La Real Sociedad ha entregado la Copa del Rey a los sanitarios del Hospital de Donostia./J. M. López

La Real Sociedad ha entregado la Copa del Rey a los sanitarios del Hospital de Donostia. / J. M. López

Real Sociedad

La Real Sociedad entrega la Copa del Rey a los sanitarios

La Real acudió ayer al Hospital Donostia para hacer entrega de la recién conquistada Copa a los sanitarios que luchan en primera línea

AITOR ANSA

La Real Sociedad se proclamó campeona de Copa hace una semana en La Cartuja, pero si hay unos verdaderos campeones en esta época de pandemia, son ellos, los trabajadores que luchan en primera línea desde hace más de un año para hacer frente a la pandemia del coronavirus. Por ello, la Real quiso homenajear ayer a todo el sector que más está luchando por el bienestar de la sociedad con un sencillo y emotivo acto llevado ayer en el Hospital Donostia de la capital guipuzcoana.

A eso de las 9.30 horas de la mañana, el autobús de la expedición txuri-urdin arribó junto al edificio principal del centro hospitalaria en cuyas escalinatas de acceso esperaban representantes de distintos gremios del Hospital, así como responsables de Policlínica Gipuzkoa y Quirónsalud Donostia. La comitiva realista estaba encabezada por su presidente, Jokin Aperribay, al que acompañaron, entre otros, el director de fútbol, Roberto Olabe, el entrenador del primer equipo, Imanol Alguacil, su segundo, Mikel Labaka, o los futbolistas Asier Illarramendi, Joseba Zaldua, Aritz Elustondo, Mikel Merino y Mikel Oyarzabal. También estuvieron presentes otros directivos como Ángel Oyarzun y Fermín Altuna o el doctor del club, Javier Barrera.

Illarramendi, con una visible cojera fruto de la lesión que sufrió en el calentamiento previo a la final y que le impidió disputar el derbi de La Cartuja, y Oyarzabal fueron los últimos en bajar del autobús portando consigo el codiciado trofeo que hicieron entrega en nombre de la Real a dos sanitarios del Hospital Donostia, el jefe de servicios de la UCI, Félix Zubia, y la enfermera Leire Rubio. «Ha sido un acto muy emocionante. Que se hayan acordado de nosotros en un año tan largo y tan duro es muy bonito», reconocía ella.

Los dos profesionales de la salud asieron la Copa de manos de los capitanes para después alzarla al cielo, lo que implicó un sonoro aplauso de todos los allí presentes. No obstante, el club blanquiazul quiso llevar con cautela y en secreto el homenaje y evitó comunicarlo previamente de forma pública para evitar aglomeraciones y un efecto llamada, por lo que solo un puñado de trabajadores y algún que otro paciente que pasaba por allí pudo comprobar la escena en primera persona.

El presidente txuri-urdin, en un discurso solemne, reconocía que se trataba de una acto que «habíamos pensado hace tiempo. Allí por el verano, al inicio de la pandemia, pensamos que si ganábamos la Copa íbamos a venir al Hospital Donostia a ofrecerla a los sanitarios, que son los verdaderos artífices de este año. Queremos agradecérselo con este gesto, ofrecerles la Copa y que se vean identificados y reflejados con la Real y agradecerles por todo lo que han hecho por todos nosotros durante este largo año y que esperemos que termine pronto».

A continuación, la directora gerente del centro sanitario, Itziar Pérez, quiso devolver el agradecimiento el club guipuzcoano, haciendo alusión a las palabras de Imanol Alguacil y Mikel Oyarzabal el sábado nada más haberse proclamado campeones. «Acordarse de nosotros en un momento tan especial para ellos, después de lograr un título, se agradece mucho. Ha sido y está siendo un año duro, intenso y lleno de emociones y este tipo de gestos nos ayuda a tirar para adelante».

Asimismo, Pérez dio las gracias también a la afición realzale «por su comportamiento en la celebración de la Copa. Estamos viviendo unos momentos duros ahora, sabéis todos que están aumentando los casos, la presión asistencial también está aumentando, y creo que entre todos necesitamos un pequeño esfuerzo para saltar esta ola y poder ir al campo a verles jugar y a celebrarlo como hace falta este triunfo».

«La Copa del fin del virus»

Asier Illarramendi, primer capitán de la plantilla, se sumó a las palabras del mandatario realista. «En este año tan duro para todos los únicos protagonistas son ellos, los que están luchando en primera fila, los sanitarios. Esperemos que todo vaya a mejor. Estoy seguro que van a seguir haciendo todo lo posible para que termine la pandemia, pero nosotros también tenemos que hacer todo lo posible para que todo vaya mejor», agregó el mutrikuarra.

«Yo soy aficionado de la Real desde muy niño y ha sido un gesto muy bonito. El fútbol es entre las cosas menos la más importante y agradecemos un montón el gesto que han hecho. Además sabemos que no ha habido celebración posible y venir así ha sido un gesto muy bonito y que nos ha emocionado. Esperemos que más pronto que tarde levantemos nosotros también la Copa del fin del virus», deseaba el jefe de servicios de la UCI.

Tras la conclusión del acto, que tuvo una duración aproximada de 15 minutos, los distintos representantes del personal sanitario aprovecharon para realizarse fotos con la gran protagonista de la mañana, la Copa, y con los futbolistas txuri-urdin.