Merino, concentrado, durante el partido. / LOBO ALTUNA

Merino, un todoterreno que marca las diferencias

Elegido mejor jugador de la final, Merino fue escudo antiaéreo cuando el rival quiso colgar balones y desequilibró el partido con un pase a lo De Pedro

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

Encasillar a Merino en un tipo de futbolista se hace cada vez más complejo. El navarro domina todas las suertes del juego y es imposible adivinarle puntos débiles. Lo primero que llama la atención de él es su envergadura y poderío en el juego aéreo, algo que es una bendición para su equipo. Porque cuando el rival aprieta alto sabes que Remir

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores