Illarramendi se dirige al césped con la Copa para reunirse con sus compañeros. / LOBO ALTUNA

Si sonríe el capitán, seguro que el barco llega a puerto

Asier Illarramendi, que no pudo jugar un solo minuto por problemas físicos, ya tiene la foto que le hará entrar en la historia txuri-urdin

Jon Agirre
JON AGIRRE

Seguramente no ha ocurrido tal y como Asier Illarramendi se lo había imaginado este último año, pero el mutrikuarra ya tiene una foto que le dará u n lugar especial en la historia de la Real. Las molestias físicas que notó en el entrenamiento del viernes lo apartaron de la final y, como a todos los aficionados, los casi 100 minutos de partido

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores