Borrar
Synne Jensen, durante el choque de este sábado ante el Sporting de Huelva. RS
La Real Sociedad firma un empate amargo en Zubieta
Liga F

La Real Sociedad firma un empate amargo en Zubieta

A pesar de tener opciones las de Natalia Arroyo no consiguen la victoria ante el colista en casa (1-1)

Iris Moreno

San Sebastián

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 13 de abril 2024, 14:54

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Real Sociedad no ha conseguido pasar del empate a uno ante el Sporting de Huelva hoy en Zubieta. Tablas en el marcador entre dos conjuntos con objetivos muy diferentes a los que sólo les valía ganar en sus diferentes retos y para los que el empate sabe a muy poco. Mirari ha logrado adelantar a las suyas en un inicio intenso en el que las txuri-urdin han mostrado su mejor cara. Sin embargo, tras el empate de Carrasco y el paso por vestuarios, el choque se ha ido difuminando y el partido ha terminado en una mañana calurosa de sofocos ante el colista.

Tras el parón por selecciones las de Natalia Arroyo, prácticamente en tierra de nadie clasificatoriamente hablando, necesitaban recuperar su mejor versión en estas últimas jornadas antes de la Copa de la Reina. Y la Real arrancó el partido destapando sus cartas, atacando y con mucho poderío ofensivo desde el inicio. Amaiur Sarriegi tuvo la primera ocasión clara del partido en una acción a la contra el equipo txuri-urdin: la Real recuperó el balón y una gran transición ofensiva de Mirari terminó en una buenísima apertura para Amaiur, que en posición reglamentaria a punto estuvo de marcar el primero. Sin embargo, se topó con la portera onubense, que evitó el gol de la donostiarra.

Fue sólo un aviso porque el primer gol no tardó en llegar a balón parado. Nerea Eizagirre puso en movimiento el balón en una falta y colgó el balón la capitana para que Mirari sentenciara: perforó la portería de Zala Meršnik, sin que la guardameta nada pudiera hacer.

Continuó mandando en el marcador el equipo local, mucho más preciso, con mejores sensaciones y muchas menos imprecisiones que su rival. Las ocasiones se sucedieron, un gran disparo de Sanni Franssi en otra buena intervención de la portera eslovena. O un balón bombeado de Andreia para Amaiur que con un buen control la tuvo en sus botas. La Real estaba jugando con mucho criterio, pero sin llegar a aprovechar alguna de las oportunidades más claras en la primera media hora de juego.

Fue entonces cuando llegó el gol del Sporting de Huelva. Carrasco en el minuto 36, en un balón filtrado, consiguió marcar con pierna derecha para poner el marcador en tablas. La venezolana generó la acción y marcó tras una buena conexión y pase de Miku.

Intentó reaccionar el conjunto local, y un fuera de juego -con una Amaiur Sarriegi adelantada- puso el punto y final a una primera parte muy intensa que terminó con el empate en el luminoso de Zubieta.

Imprecisiones y poco peligro tras el descanso

Tras el paso por vestuarios, Nerea intentó sorprender buscando la escuadra izquierda de la portería onubense en un lanzamiento de falta. Barbara López también la tuvo y fue un aviso al que la Real reaccionó. Eizagirre se la puso a Amaiur y ésta la mandó al larguero. El partido se animaba y la grada de Zubieta con él. Al Sporting de Huelva, virtualmente descendido pero no matemáticamente, de nada le servía el empate, pero seguían apurando sus opciones hasta el final. Sólo un milagro sumando de tres en tres podía salvarles del descenso, y de ahí la obligación visitante de arriesgar e ir a por la victoria. Pero en el tramo final dio la sensación de que se conformaban con el empate.

El partido se difuminó, con alguna jugada de peligro que quedó en nada. Arroyo empezó a mover el partido para intentar desequilibrar con atacantes frescas: Synne Jensen y Lorena fueron las elegidas. También Izarne Sarasola, para ayudar a una defensa que echó en falta a Manuela Vanegas, baja médica por presentar una lesión muscular en la región posterior del muslo izquierdo. La intensidad de los últimos compases no fue efectiva.

El empate no era un buen resultado para los intereses de ningún equipo, pero la necesidad de anotar se tradujo en un carrusel de faltas, caídas e imprecisiones. Ana Tejada se lamentó porque la tuvo para conseguir la victoria en los minutos finales del tiempo añadido. Pero se repitió la historia, una vez más apareció Meršnik, que con sus intervenciones logró un punto insuficiente para las suyas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios