Los azulgranas Giráldez y Caldentey y las realistas Eizagirre y Arroyo posan ayer con el trofeo de la Supercopa en el Teatro Romano de Mérida. / EFE

Real-Barcelona, 12.00 horas

Ningún imperio es eterno

La Real desafía este domingo la hegemonía del Barcelona en la final de la Supercopa que se disputa en Mérida convencida de poder plantar batalla

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

Real y Barcelona vuelven a encontrarse en una final de Supercopa. Como si el tiempo no hubiera avanzado desde aquel 9 de febrero de 2020. Pero sí lo ha hecho. Hoy el escenario cambia y la realidad del cuadro blanquiazul también. El Barça sigue siendo ese equipo dominador que no encuentra rival en las competiciones domésticas, pero el conjunto g

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores