Natalia Arroyo comparece en la previa del partido ante el Sevilla en Zubieta. / lusa

Real Sociedad

Natalia Arroyo: «En este final hay que manejar la ilusión con ese miedo por si se te escapa»

La entrenadora realista, que cumple este jueves 36 años, espera un Sevilla «que quiere cerrar una buena temporada con su gente»

Iker Castaño
IKER CASTAÑO

Cuatro son los partidos que le quedan a la Real y siete son los puntos que necesita para certificar plaza Champions y como segundas clasificadas, que daría pie a disputar una única previa en septiembre y no dos. El primero de esos cuatro es este sábado (12 horas) en Sevilla ante un conjunto en mitad de tabla que ni puede aspirar a Europa ni al descenso.

Natalia Arroyo, que cumple hoy 36 años y ha agradecido a los periodistas por las felicitaciones, ha destacado en la previa que es un «bonito día por el cumpleaños y porque hemos visto a todas entrenando después de la vuelta de todas las internacionales. Están todas bien, algunas han venido con desgaste y otras con sus objetivos personales de la selección. Seguimos avanzando sin Iris Arnaiz, probablemente no va a llegar, vamos a ver si mejora. Cecilia tampoco. Completaremos la convocatoria con algunas del filial», ha comenzado la catalana.

El equipo aprendió de la última derrota que «si las tenemos hay que meterlas, que es lo que hemos hecho bien en muchos momentos de la temporada. A estas alturas tener el marcador de cara te da serenidad. Ahora parece que se juega menos. Ese punto de angustia y prisa nos condicionó en la segunda parte, no solo a las jugadoras, también a los técnicos. Nuestra voluntad no ayudó», ha reflexionado. De cara a que no ocurra eso este sábado «nuestro aprendizaje es que hay que volver a salir como ese día, con ese ritmo desde el principio y a ver si estamos más contundentes en el área. Si vuelve a ocurrir, hay que estar serenas y seguir jugando, como el día ante el Eibar. Hay que estar serias en nuestra gestión de balón también», ha explicado.

Profundizando más sobre el último encuentro, ha comentado que «en esa primera conversación dolía y me gustó, porque pese a la derrota no nos castigaron mucho los demás resultados. Nosotras teníamos la sensación de que se nos habían escapado los tres puntos por no liquidarlo cuando lo tuvimos». Ha subrayado que, tras ver el vídeo, «trabajamos en ese punto de paciencia, en elaborar más los ataques y no presionar del todo alto. No tenemos que ir atacar de primeras, sino con pausa, sobre todo con esos rivales que te llevan al límite».

Espera un Sevilla, con treintaidós puntos en mitad de tabla y sin nada que jugarse, que «va a intentar vivir de nuestros errores y desajustes. Puede ser tentador que digamos que si no se juegan nada pensemos que no van a ir con la misma necesidad que nosotras. Eso les puede liberar más. El Sevilla con Toro le ha implantado esa energía de no tirar los partidos e imprimirle intensidad. Me espero un Sevilla que quiera cerrar la temporada de la mejor manera ante su gente y jugando lo mejor que puedan. Tiene una buena idea de juego y les irá bien enfrentarse a un equipo que propone, pero ojalá a nosotras nos ponga más en alerta por lo que nos jugamos».

«Depender de nosotras me parece una fuerza»

El club hispalense «ha sido demasiado irregular para estar un poco más arriba en la tabla, como muchos de la Liga pero especialmente ellas. Tienen grandes nombres propios (Payne, Dévora, Gabarro, Franco, Jessica, Del Estal...) en la plantilla y son capaz de todo. Puede tener capacidad de encajar un par de goles y quedarse fuera del partido y ha tenido capacidad de ganar partidos importantes como el de Copa. Es un equipo que defiende muy bien y puede dejarte la portería a cero. Es muy versátil, intuyo que va a ser un partido que quieran potenciar su velocidad arriba», ha continuado analizando.

Se acerca el final y quedan doce puntos en juego, pero en el equipo «no se está haciendo nada diferente. Hay algo de presión por que se está terminando la temporada. Lo tienes a tu alcance y ahora todo es más definitivo. Hay que manejar esa ilusión con ese miedo de si se te escapa, como a lo largo de la temporada en cada partido». Ha recalcado además que «depender de nosotras me parece una fuerza. Si estamos con ese punto de concentración, todo va a salir bien. Ahí tenemos que mirarnos, que nos guste lo que vemos y creer en ello. Puede estar más complicado porque los rivales nos tienen ganas y somos el rival a batir. Tenemos esa responsabilidad porque nos hemos ganado el derecho a ese objetivo».