Borrar
Natalia Arroyo, en el banquillo de La Romareda. Iñigo Arizmendi
Natalia Arroyo: «No hemos sido competitivas, el Barcelona está a muchos años luz»

Natalia Arroyo: «No hemos sido competitivas, el Barcelona está a muchos años luz»

La entrenadora de la Real asumió la derrota de su equipo: «El sueño se ha terminado muy rápido, nos ha superado la final»

Iris Moreno

Enviada especial a Zaragoza

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 18 de mayo 2024, 21:57

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Natalia Arroyo no puso paños calientes a la derrota. La entrenadora de la Real consideró que el equipo no estuvo a la altura, no fue competitivo, y lamentó no poder dar algo más a la afición a la que agradeció su apoyo con un «gigante eskerrik asko».

«Hemos estado muy superadas desde el principio», arrancó Arroyo en su análisis del desarrollo del partido. «Se ha terminado muy rápido el sueño. Las jugadoras han estado muy superadas desde el principio. Hemos llegado tarde, a destiempo, ellas encontrando superioridades, hemos tratado de superar agujeros, pero a los veinte minutos se nos ha ido la final. Es difícil jugar así cuando ellas están con el acelerador dado. Hemos intentado poner orgullo al menos para darle algo, acercarnos a su portería pero nada, no ha sido posible. No hemos tenido opciones desde el minuto 3-4. Estoy muy triste por eso. Me hubiera gustado ver una mejor Real pero hemos estado muy lejos. Tenemos que seguir aprendiendo, reconociendo que están a muchos años luz de nosotras en un escenario así. Nos ha superado la final».

Una vez analizado el partido, la entrenadora tuvo palabras para los más de cinco mil aficionados de la Real que poblaron las gradas de La Romareda y los que se quedaron en Gipuzkoa». «Por eso siento más pena todavía porque la gente ha estado de diez. Hemos querido y no hemos podido. Eso frustra. Seguro que jugadoras como Nahia, en su primer año, se está culpando de acciones, pero hay que aprender de esto. Eskerrik asko gigante a la gente por la entrega y el cariño, por el orgullo con el que han intentado darnos alas. Ser subcampeones duele mucho por el cómo porque no hemos estado ni mínimamente competitivas pero aquí no llega todo el mundo, solo dos equipos y el Barcelona nos ha ganado. Nos llevamos el plato de subcampeona. La afición ha ganado pero las jugadoras y el equipo no hemos sido capaz. Estoy muy triste porque no les hemos podido dar lo que todos queríamos».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios