La afición ha empujado a las jugadoras / J.M.LÓPEZ

Las gradas de Zubieta se quedan pequeñas

Los seguidores txuri-urdin han abarrotado desde primera hora las gradas del Z7 en una jornada histórica

AITOR ANSA

Hace tiempo ya que el equipo femenino de la Real no es cuestión menor para la afición txuri-urdin. Y así ha vuelto a ser este domingo, en el que los realzales han copado hasta la bandera la grada del Z7 de Zubieta y que, por momentos, se ha quedado pequeño para todos aquellos guipuzcoanos que han querido presenciar en directo una jornada histórica. Unos hinchas que, si hubiese sido necesario, habrían abarrotado también dos, tres o cuatro campos más.

Es por ello que, incluso una hora antes de que el balón comenzara a rodar sobre el verde, en el parking de Zubieta era ya imposible aparcar el coche. Nadie se quería perder un día histórico. «Venimos casi todos los partidos y hoy no iba a ser menos», aseguraba Carlos que se ha acercado desde Donostia junto a la pequeña Naiara, de cinco años, enfundada con la camiseta de Nerea Eizagirre. «El de hoy puede ser un día histórico y hay que venir animar a las chicas», exponían Sara y Mikel, realzalez andoaindarras.

En el Z7 tampoco han faltado ilustres seguidores txuri-urdin como el alcalde de Donostia, Eneko Goia, y el presidente realista, Jokin Aperribay.