Real Sociedad

La Real Sociedad cierra la incorporación de Sandro

Sandro aparece con la camiseta del Sevilla en el partido de Champions que jugó ante el Bayern de Munich./JULIO MUÑOZ
Sandro aparece con la camiseta del Sevilla en el partido de Champions que jugó ante el Bayern de Munich. / JULIO MUÑOZ

El club inglés acepta la petición de cambiar de aires del jugador canario, que tiene prevista su llegada a San Sebastián para mañana | El jugador llega del Everton en calidad de cedido y en el acuerdo no se recoge opción de compra

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

El Everton ha respondido de forma afirmativa a la petición de la Real Sociedad para incorporar a Sandro Ramírez. Era lo que faltaba para que la operación acabase de concretarse. El grancanario de 23 años es el escogido por el club para reforzar la línea de ataque con un futbolista de características diferentes a las que hay en la plantilla y que puede jugar por dentro para suplir al lesionado Agirretxe. Se espera que mañana llegue a Donostia.

La Real Sociedad llevaba tiempo trabajando en esta opción aunque no haya trascendido hasta ahora, tanto con el Everton como con el agente del jugador, Ginés Carvajal, quien también lleva al sevillista Pablo Sarabia, por el que preguntó hace unas semanas y se interesó en el caso de que no llegara a un acuerdo de renovación con el Sevilla. La sintonía con este representante es buena, lo que sin duda ha sido un factor favorable para que la operación haya podido llegar a buen puerto.

La piedra estaba en el tejado del Everton, que debía responder al requerimiento de la Real Sociedad por el jugador. El club de Liverpool no contaba con el grancanario, como lo demuestra que no hubiese jugado ni un minuto en las tres jornadas que ya ha disputado en la Premier ante el Wolverhampton, Southampton y Bournemouth. Arriba tiene a hombres como Cenk Tosun, Theo Walcott, Richarlison, Oumar Niasse, Calvert-Lewin y, por si fuera poco, en la mediapunta cuenta con el islandés Sigurdsson. Así las cosas, en los dos últimos partidos no llegó a sentarse siquiera en el banquillo, lo que agudizó su pretensión de cambiar de aires.

LAS CLAVES

Mantiene contrato hasta 2021 con el Everton, que no ha querido desprenderse de sus derechos SITUACIÓN

El conjunto inglés tiene cubierta su delantera con otros siete hombres más y por eso le ha dejado salir CUBIERTO

El jugador quiere reeditar en la Real su año con el Málaga, en el que firmó 12 goles en Liga y 2 en Copa RETO

A los de Goodison Park les sobraban los atacantes, porque además de Sandro tienen a Ademola Lookman con un pie en el Leipzig. El conjunto alemán quiere prolongar la cesión del delantero inglés que tan buen sabor de boca dejó en la Bundesliga en la segunda mitad de temporada. La única duda que podían albergar los 'toffees' era si desprenderse de ambos delanteros a la vez, aunque ninguno de los dos entraba en los planes del portugués Marco Silva y por eso la respuesta final fue afirmativa.

Sandro ya le había hecho saber al Everton que quería aprovechar la oferta de la Real Sociedadpara volver a LaLiga, una competición que entiende se adapta mucho mejor a sus características, como ha demostrado anteriormente en el Málaga y en el Sevilla. En Inglaterra apenas había sido tres veces titular en la Premier y eso le hacía pensar en la conveniencia de un regreso. Eso sí, tiene contrato firmado hasta 2021 con el conjunto del Merseyside y esa circunstancia no cambia.

Su ficha no fue un problema

El acuerdo entre el jugador y la Real Sociedad era total. En este sentido, nunca ha existido problema alguno. Sandro quería jugar en un conjunto que entiende importante como la Real Sociedad y dio el visto bueno a las condiciones económicas, por lo que su ficha no ha sido ningún incoveniente. Lo que faltaba es que el Everton terminase de abrirle la puerta de salida, algo que ya se ha producido a falta del intercambio de documentación y la firma definitiva.

El grancanario llega como cedido para esta temporada y el acuerdo no recoge opción de compra. Su propietario no estaba dispuesto a venderle con tres años de contrato por delante en un momento en el que no jugaba y su cotización no era la más alta, precisamente. Hace un año pagó al Málaga los seis millones que recogía su cláusula de rescisión, pero es consciente de que es un delantero muy joven que tiene todavía mucho margen de recorrido por delante.

Sandro se formó en la Unión Deportiva Las Palmas, donde se hartó a marcar goles. Sus habilidades llamaron la atención de los ojeadores del Barcelona, que lo incorporaron al cadete azulgrana, con el que conquistó la Nike Premier Cup. A partir de ahí fue subiendo escalones dentro del club y en las categorías inferiores de la selección española. Se rompió los meniscos externos de las dos rodillas en 2012 y en 2013 pero nada le frenó hasta debutar con el primer equipo culé en la 14/15 aprovechando una sanción a Luis Suárez. Marcó en su primer partido ante el Villarreal en el Camp Nou y cerró esa temporada con doce partidos y cuatro goles marcados con los mayores, ya que entonces tenía ficha del filial.

Pudo fichar por el Atlético

La sanción que le impidió fichar al Barça en la 15/16 le abrió un hueco en la plantilla, aunque apenas jugó 347 minutos repartidos en diez partidos. En verano de 2016 fichó con la carta de libertad en la mano por el Málaga. En la Costa del Sol firmó un año de ensueño tras hacer 14 goles en Liga y dos más en la Copa del Rey. De hecho, estuvo muy cerca de irse al Atlético, pero la sanción del TAS a los colchoneros provocó un giro en su destino.

Llegó incluso a pasar reconocimiento médico con el conjunto rojiblanco en la clínica Fremap aprovechando un descanso en la concentración de la selección sub-21, cuando preparaba en Las Rozas el Europeo de la categoría. Pero la sanción del TAS frustó su llegada al Wanda Metropolitano que, curiosamente, habría conllevado la salida de Ángel Correa a la Real. Hoy el argentino es intocable para Simeone.

Así que apareció el Everton y Sandro cambió de opinión. Hizo las maletas y aterrizó en el Inglaterra, donde ni Ronald Koeman ni Sam Allardyce confiaron en sus posibilidades, relegándolo a un papel residual. En enero buscó una salida y ahí se encontró con un Sevilla que necesitaba un delantero. Entre enero y mayo jugó 13 partidos de Liga, dos de Copa y tres de Champions. No pudo ver puerta pero siempre aportó en los minutos que estuvo en el campo, casi siempre como revulsivo. En Sevilla estaban contentos con su juego, incluso se plantearon volver a contar con él, pero finalmente optaron por otras vías. Ahora su futuro parece que pinta en blanquiazul.

La Real Sociedad gana con él un delantero que va al espacio, con una punta de velocidad idónea para jugar al contragolpe y que es un especialista en la ejecución de los libres directos. Al menos en el Málaga marcó varios goles de falta. Un atacante completo que dará más alternativas a Asier Garitano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos