Real Sociedad

Eusebio: «La sucesión de errores en nuestro juego nos ha ido minando el ánimo y no lo podemos permitir»

Eusebio gesticula durante un momento de la entrevista concedida ayer a este periódico./ARIZMENDI
Eusebio gesticula durante un momento de la entrevista concedida ayer a este periódico. / ARIZMENDI

El técnico realista no duda de su estilo de juego, porque cree que responde a una manera de entender el fútbol y a su forma de ser

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

Eusebio Sacristán (La Seca, 1964) no atraviesa un buen momento. A pesar de ello pone al mal tiempo buena cara y mantiene intacta la confianza en el equipo. Se le ve a gusto analizando desde el juego esta crisis de resultados que espera superar desde la «serenidad y la tranquilidad», aunque admite que necesitan ya las victorias.

- ¿Cómo se ha llegado a esta situación?

- El equipo ha demostrado por momentos todo el potencial que tiene, como en la primera parte ante el Barcelona o en el Wanda, la victoria ante el Sevilla o los tres triunfos del principio de Liga, pero ha acusado la renovación de la plantilla con desajustes defensivos o falta de paciencia para manejar algunos partidos. Y eso nos ha costado puntos.

- ¿A qué desajustes se refiere?

- Al principio veíamos que los rivales nos hacían daño en situaciones de contragolpe, pero lo trabajamos y lo superamos. Luego nos hemos encontrado con otros problemas, en la faceta defensiva o en la falta de paciencia para atacar bien en determinadas situaciones. Esta repetición de errores en aspectos de nuestro juego ha ido minando nuestra fortaleza anímica y no lo podemos permitir.

- ¿Y cómo se puede salir de ahí?

- Insistiendo en los automatismos defensivos y en la capacidad para poder manejar con más paciencia partidos en los que llevamos la iniciativa. Debemos entender que esto que nos ha pasado no puede afectarnos en el convencimiento de nuestra idea. Es cuestión de corregir errores, no de dudar en lo que hacemos. El que haya visto el primer tiempo ante el Barça sabe que podemos llegar muy lejos. Pero hay que pasar el presente y superar esta situación de dificultad. Las posibilidades de este club son enormes, porque tenemos algo que nos hace diferentes: una idea de juego asimilada y una filosofía única que hay que mantener.

- ¿Tan importante ha sido esa renovación de la plantilla para que haya afectado al juego colectivo cuando solo ha salido Yuri de los titulares del año pasado?

- La plantilla sí que se ha renovado, sobre todo teniendo en cuenta que hemos afrontado tres competiciones. Con tantos partidos no ha habido un once fijo en este tiempo y todos han ido participando. Era algo que podía pasar.

- ¿Son corregibles estas situaciones en el corto plazo?

- Sí, claro. Hay que hacerlo ya. No podemos permitir que los resultados afecten a nuestra confianza.

- En las últimas dieciséis jornadas solo han ganado tres partidos y sumado más que Levante, Málaga y Las Palmas. ¿es duro no?

- Los análisis me gustan hacerlos de una manera más global. También podría pensar en cómo estábamos el año pasado o al comienzo de Liga. Hay que centrarse en el presente y en cómo superar esta situación de dificultad. Ver cómo podemos dar continuidad durante un partido completo al juego que en momentos desarrollamos ante Barça o Leganés.

- Una máxima en el fútbol dice que los equipos se construyen de atrás hacia adelante. ¿La comparte?

- Claro que sí. Una de las facetas en las que tenemos que mejorar mucho es en la defensiva, en reducir ese número de tantos recibidos. En un momento puntual logramos limitar el daño que nos hacían al contragolpe pero esa mejora, por sí sola, no ha sido suficiente para mostrarnos como un conjunto solvente atrás. También me gustaría que las ocasiones que el rival pueda hacernos no nos merme en la confianza para seguir haciendo lo mismo en la fase ofensiva.

- Unas veces porque nos pillan a la contra, otras porque nos falta profundidad, cuando la tenemos resulta que no hay remate... ¿Es más preocupante que no lleguen los resultados por razones distintas?

- Puede ser. Tengo la sensación de que cada circunstancia que nos ha impedido ganar partidos y se ha ido acumulando, ha afectado al ánimo del equipo. Pero ante la adversidad debemos oponer tranquilidad y serenidad para trabajar igual.

«El que haya visto el primer tiempo ante el Barça sabe que podemos llegar muy lejos»

«Las posibilidades de este club son enormes: hay una idea de juego asimilada y una filosofía a mantener»

- ¿Los goles encajados responden al riesgo de la propuesta o a errores puntuales del equipo?

- A lo segundo. El año pasado la propuesta era la misma y ahí está el campeonato que realizamos.

- En este último año y medio la Real se ha hecho fuerte con un juego de posición que ha cuidado la posesión. ¿Ha implantado este estilo porque es su idea o porque entiende que es el mejor para las características de estos jugadores?

- A las dos cosas.

- Cambio la pregunta, ¿si entrenarse a otro equipo jugaría de la misma manera?

- Habría matices diferentes pero la idea principal respondería a cómo entiendo yo el juego, que viene marcado por mis vivencias durante mi carrera y mi forma de ser. Habrá matices que pueden ser diferentes a la hora de poner en práctica esa visión.

- Entiendo por tanto que la idea es innegociable. ¿Y el sistema?

- Este equipo está dotado de unos automatismos, no parte de cero, y si algo no funciona lo que hay que hacer es mejorarlos. Yo hablo de fases del juego, no del sistema, que no es más que la fotografía inicial de un posicionamiento en el campo. A mí me interesa cómo me comporto. Si presiono en campo contrario, ver qué hace el rival. Si sale con el balón jugado o lo hace en largo. A partir de ahí, yo lo que quiero es tenerle en su campo y tratar de recuperar el balón arriba con una presión alta. Para presionar no hay sistemas, hay posicionamientos. Si el Barcelona me juega con un solo punta tengo que meterle los laterales en el medio del campo para igualar sus marcas. Si el contrario me juega en largo como el Leganés, trataremos de juntarnos para ganar segunda jugada. A partir de ahí, si llevan el balón atrás vamos a tratar de presionarles para volver a recuperar. Si hay un equipo que consigue salir de la presión por la calidad que tiene y te lleva a tu portería, debemos posicionarnos para defender de forma consistente pero con la idea de volver a llevarles a su campo, porque con las características que tenemos es donde más cómodos nos sentimos: en campo rival y saltando hacia adelante en la presión.

- ¿Y en la fase ofensiva cuando tienen el balón?

- Si nos presionan arriba, ver qué movimientos debemos hacer para llevar la iniciativa y que desde Rulli podamos encontrar siempre un hombre libre. Si salimos de ahí, el rival se va a juntar y nos va a esperar en su campo, por lo que se trata de superar líneas a través de la salida de los centrales, de meter gente por dentro o de abrir por fuera a los laterales. Quedaría la última fase, en la que queremos profundizar con nuestros puntas o con los laterales entrando desde segunda línea. Así entiendo el fútbol. No es cuestión de un dibujo sino de cómo quieres que tus jugadores se comporten y dónde pueden rendir mejor.

- ¿...?

-¿Dónde está mejor Illarra en la fase de construcción? En el medio, porque es donde más participa ¿Y Zurutuza? Pues cerca de él, ayudándole en la faceta defensiva y presionando hacia adelante. ¿Prieto? En posiciones intermedias. ¿Canales? En posiciones intermedias pero picando en profundidad porque lo necesitamos. Se trata de ir dando cabida a nuestros jugadores en las distintas fases de juego y que todos tengan unas referencias para que sepan cómo actuar en cada momento.

- ¿Es por esa necesidad de jugar en terreno rival que la Real se comporta del centro del campo hacia adelante más en individual que en zona? ¿No es un riesgo alto por el enorme desgaste que implica y por jugar solo tres centrocampistas?

- Si lo haces bien, el rival sufre mucho, física y anímicamente. Como lo hizo el Barcelona en la primera parte. Lo que nos falta es darle continuidad en noventa minutos. Y ya lo hemos hecho anteriormente.

- ¿No contempla manejarse en zonal en el medio para que los extremos no tengan que perseguir tan abajo a sus pares?

- No, porque entiendo que la presión no sería tan buena y quedarían rivales libres que podrían meterte balones a la espalda. Entiendo la defensa zonal para estar más cerca de tu área, que es como nos comportamos en campo propio porque permite más ayudas defensivas. Nuestro comportamiento colectivo exige ese trabajo defensivo a los extremos para que mantener el equilibrio.

- Da la sensación de que la Real alcanzó un nivel alto en su idea de juego hace un año y que no ha podido evolucionarlo desde entonces.

- Lo que nos ha pasado es que encontramos ese punto y en verano se produjo una renovación en la plantilla. Y para conseguir que todo el mundo domine ese desarrollo táctico como lo hacíamos antes con un núcleo de jugadores se requiere un proceso, pero necesitamos acelerarlo para lograr resultados.

- ¿Por la importancia que tienen los laterales en su estilo de juego se ha acusado más de lo que se pensaba el traspaso de Yuri?

- Prefiero no hablar de nombres puntuales. Me refiero a una situación de renovación en general, no de un jugador concreto.

- En su primer año aquí, después de la goleada en Gijón, logró equilibrio defensivo poniendo a Reyes de pivote. La Real fue más un equipo de reacción que de acción que logró ganar partidos con la portería cero. ¿Se ha planteado volver a hacer algo parecido ahora?

- Si supiese que tocando una tecla empezábamos a ganar partidos, lo haría. Lo que ahora hago es tratar de potenciar nuestras virtudes y corregir aquellas cosas que nos están penalizando. El camino que hemos elegido es muy bueno y va ligado a la filosofía de este club, de cómo trabaja la cantera y las características de sus jugadores. Por eso me llamaron a mí en su día.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos