Los realistas celebran la clasificación para la Europa League sobre el césped de La Cerámica. /alterphotos

Los realistas celebran la clasificación para la Europa League sobre el césped de La Cerámica. / alterphotos

Real Sociedad A la Europa League por la puerta grande

Una gran Real da la vuelta al partido en la segunda parte con los goles de Isak y Zubimendi para dejar todo sentenciado

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ Villarreal

Celebraba Villarreal sus fiestas en honor a San Pascual y la fiesta fue txuri-urdin. Ver a toda la plantilla y cuerpo técnico abrazados por el suelo con el campo vacío tras concluir el encuentro es el reflejo de lo mucho que ha peleado este grupo para sacar el billete por tercer año seguido para la Europa League. Un mérito enorme culminado con una remontada en casa de todo un semifinalista de Champions al que le ganó jugando al fútbol y con todas las de la ley. Ahora, conociendo a Imanol, afrontará la última jornada ante el Atlético con el cuchillo entre los dientes para intentar repetir la quinta plaza del pasado curso y aumentar la puntuación.

La implicación y el buen fútbol han sido las claves para este nuevo éxito que ha rubricado el cuadro realista. Este domingo también le costó tomar ventaja cuando más lo mereció pero no desfalleció y en la segunda parte, con un Isak estelar, se hizo acreedor a un triunfo que fue celebrado como en las noches del Wanda y El Sadar en los últimos años. Porque la Real estará en la segunda mejor competición continental.

Cuatro cambios en el once. Imanol refrescó el 40% de los jugadores de campo en la alineación después de jugar el jueves contra el Cádiz. Dos de las novedades estaban cantadas, porque volvían tras cumplir sanción Le Normand e Isak, titulares indiscutibles. No hay mal que por bien no venga y, dentro del contratiempo inicial que supuso no contar con ellos frente al cuadro gaditano, se logró entonces la victoria y llegaron con menos fatiga en las piernas a Villarreal. El sueco se salió tras el descanso.

Otro retoque se dio en el lateral derecho, donde volvió a formar de salida Zaldua después de que Gorosabel hubiese enlazado tres titularidades seguidas ante Rayo Vallecano, Levante y Cádiz. Mucha tralla para estas alturas de temporada contando con dos jugadores de parecidas prestaciones en esa posición. La mayor sorpresa fue la presencia de Illarramendi en el centro del campo por Rafinha, pero esa maniobra aportó profundidad de banquillo con la entrada luego del brasileño.

Gran puesta en escena

La Real arrancó el partido como un tiro generando hasta cuatro oportunidades para marcar en el primer cuarto de hora, tres de ellas resueltas por Rulli. Los de Imanol entraron con mejor pie que el rival, se hicieron con el balón en el centro del campo y desde ahí pudieron explotar los desmarques de ruptura con Sorloth e Isak.

Dominio

La Real se hizo con el balón de inicio y generó peligro con la profundidad de Isak y Sorloth al principio

Duelos

El Villarreal jugó directo hacia Dia y ganó campo porque Capoue y Coquelin ganaban las caídas

Profundidad

Imanol escoró a Isak más a banda para generar duelos individuales claros y por ahí se ganó el partido

El noruego tuvo un mano a mano clarísimo en el segundo minuto tras peinada de Silva y pase en profundidad de Isak pero Rulli rozó el balón lo suficiente para impedir que su vaselina tuviera éxito. A continuación fue Isak el que después de un envío en largo de Diego Rico probó suerte con un remate de zurda que sacó Rulli con el pie.

Un pase al espacio de Silva para Zaldua permitió al donostiarra poner un centro raso y tocado al que no llegaron Sorloth -que estorbó la entrada de Illarramendi- ni Isak. El sueco completó la cuarta buena ocasión con un disparo desde el perfil izquierdo que Rulli detuvo en dos tiempos tras escapársele el balón inicialmente.

El Villarreal tira de estrategia

Después cambió el decorado porque el Villarreal ajustó mejor sus marcas y pasó a jugar más adelantado. Viendo que no podía iniciar desde atrás por la presencia adelantada de Sorloth e Isak, decidió jugar más en largo con Rulli buscando a Dia en su duelo con Zubeldia. Con esa acción acampó en campo rival simplemente porque Capoue y Coquelin ganaban las segundas jugadas. Completaba el dibujo la exploración de los pasillos interiores con estos dos jugadores y la filtración de Foyth en la derecha aprovechando que Lo Celso metía demasiado atrás a Zubimendi y se generaba un espacio en el centro del campo.

Con todo, Remiro vivía una tarde tranquila teniendo que emplearse solamente a sendos remates de Chukwueze y Parejo que no entrañaron peligro tras contras rivales. Hasta que llegó ese córner en el minuto 42. Se sabía del peligro del cuadro amarillo en esas jugadas -el jueves en Vallecas hizo tres goles a balón parado- y volvieron a repetir con un córner lanzado por Parejo y empalado de volea por Coquelin que entró solo desde la frontal del área hacia el segundo palo. Zaldua, Zubeldia y Merino quedaron bloqueados y cuando se liberaron ya era tarde para salir a tapar el disparo.

Isak emerge para remontar

El gol, que en otros tiempos pudiera haber supuesto un duro golpe por estar cerca del descanso, fue un acicate más para ganar. Porque en la segunda parte la Real salió como en la primera: mandona y con el balón en sus pies.

En dos minutos ya había dispuesto de dos buenas ocasiones con un disparo de Rico al lateral de la red y un zurdazo de Merino rozando el poste. La clave de la remontada estuvo en la actuación de Isak, que desbordó una y otra vez a su par por la derecha. Imanol planteó bien la jugada porque atraía con Zubimendi algo retrasado para que el Villarreal fuera alto en la presión y después buscaba duelos individuales de sus delanteros con los centrales locales. Para el minuto 53 ya había empatado tras una combinación en la que Silva abrió a la derecha para Gorosabel y este puso un gran balón que Isak, que había iniciado la jugada, llegó para empujar en el segundo palo.

La acción del 1-2 fue el ejemplo de la segunda parte, con Isak rompiendo en velocidad por la derecha tras cocinarla Merino y Silva entre ellos, Sorloth ganando la posición en zona de remate y Zubimendi llegando para remachar. Un gol que supone la clasificación matemática para la Europa League y la sexta posición. Ahora queda pelear con el Betis la quinta.