Europa se escapa a balón parado

La Real cede un injusto empate al perdonar al Levante y fallar, una vez más, en una jugada de estrategia

Merino golpea el balón ante la presión de dos jugadores levantinistas anoche en Anoeta./MICHELENA
Merino golpea el balón ante la presión de dos jugadores levantinistas anoche en Anoeta. / MICHELENA
PEDRO SOROETA

Definitivamente esta temporada no es la de la Real. Si en Sevilla hizo un partido lamentable, ayer no mereció otra cosa que la victoria, pero de nuevo se le escaparon dos puntos de Anoeta. Y de una forma bien conocida, es decir a balón parado. La estrategia es una parte muy importante del fútbol hoy en día y ahora mismo no es que la Real no la domine, sino que le dominan todos sus rivales. En el último partido de Anoeta, el Atlético de Madrid se llevó los tres puntos con dos jugadas a balón parado. Ayer, el Levante solo hizo peligro en las jugadas de estrategia. A punto estuvo de marcar en un saque de esquina que Rulli sacó no sabemos cómo, pero poco más tarde encajó un gol en otra acción similar. Y es que la Real lleva tiempo fallando en esta parte tan importante del fútbol.

Una pena, pero Europa se le escapa al conjunto realista en su campo, en donde no ha conseguido rendir con regularidad en toda la temporada. Ayer fue de más a menos. Mereció sentenciar el encuentro en la primera parte y también lo pudo hacer antes del gol del empate, pero cuando no cierras los partidos el peligro de encontrarte con un gol en contra está ahí. Y ahí estuvo para desgracia de la parroquia realista, que no puede disfrutar de los suyos cuando acude al campo de Amara. No les negaré todo el esfuerzo del mundo, el empeño y las ganas de llevarse los puntos, pero es que en los balones parados no damos miedo, y cada vez que nos sacan un córner o una falta, las pasamos canutas y muchas veces, por desgracia, el balón acaba dentro de nuestra portería. Ayer, además, la Real fue a menos desde que Sandro, sí, Sandro, sí, Sandro, se fue del campo...

Cantera, esto es cantera

El estreno en el primer equipo de Ander Guevara se une a los anteriores de Barrenetxea, Roberto López, Aihen, Le Normand, Sola, Merquelanz y Sangalli. Ocho apariciones en la Real de gente de su filial, lo que confirma una vez más que el club blanquiazul trabaja bien y confía en su cantera. Y lo digo ahora después de un mal empate en Anoeta. Muchas veces se mide el grado de compromiso de la entidad de Anoeta con los jugadores de casa con el número de canteranos que son alineados en un partido determinado. No voy a decir que sea injusto, porque cada cual tiene sus propias referencias, pero la apuesta o no por la cantera no se puede cuantificar en un número, porque son muchas las circunstancias puntuales que llevan hasta una alineación.

Esta temporada, sin ir más lejos, a la Real le hubiera gustado contar con Xabi Prieto y Agirretxe, pero no pudo por causas que ya conocemos. Si ambos estuviesen jugando, la Real tendría dos canteranos más en sus alineaciones, pero eso no significaría que su apuesta por la cantera fuera mayor. Otra cosa es que el once realista se llene de jugadores de fuera que no marquen la diferencia... Pero ahora mismo, la cantera de la Real ilusiona por lo que tiene -Oyarzabal es su máximo exponente- y por lo que viene por detrás. Imanol hizo lo que debía. Sin Illarra y sin Zubeldia, a jugar Guevara. Y muy bien por cierto.

Lo mejor

El estreno de un nuevo jugador del Sanse, Guevara, el octavo que debuta esta temporada

Lo peor

Los blanquiazules fallaron claras ocasiones para sentenciar y lo pagaron caro al final

El dato

Cinco puntos han volado de Anoeta en los dos últimos partidos por tres jugadas de estrategia

Las claves del partido

Bautista tuvo en sus botas el segundo goly poco después llegóel tanto del empate