A un escenario fantástico

Es posible que la Real, con el cambio de entrenador, pierda una pieza importante en el fútbol base, pero es evidente que Imanol no podía decir que no

Roberto López Ufarte
ROBERTO LÓPEZ UFARTE

La Real Sociedad se presenta en el Santiago Bernabéu, un escenario fantástico en el que hay que jugar sin miedo, sin complejos. Además, en este campo hay que estar plenamente concentrados los noventa minutos solo con lo que ocurre en el campo, en el fútbol. Y digo esto porque en nuestros tiempos y en otros no tan lejanos, había que estar pendiente del Madrid en todo momento, pero también del árbitro. Ahora, con la implantación del VAR, solo hay que preocuparse, si es que hay que preocuparse de algo, del contrario. Recuerdo que la temporada de la imbatibilidad, cuando fuimos al Bernabéu, empatamos a dos. Y yo siempre digo que la Liga la perdimos en aquel partido. Íbamos ganando 0-2, pero nos empataron con un árbitraje tremendo, algo que ahora no puede pasar, al menos no de forma tan clara como nos ocurrió aquel día en este campo.

El Madrid está superando todos los males que ha padecido, pero también creo que es vulnerable. La Real tiene argumentos suficientes para poder hacer daño a este Real Madrid. Tanto Carvajal, si juega, o si lo hace Odriozola, como Marcelo, suben mucho al ataque y dejan huecos en la parte de atrás. Si la Real sabe aprovechar esas oportunidades que le va a dar el Madrid, tendremos mucho ganado porque yo creo que el centro del campo de la Real es tan fuerte como el centro del campo del Madrid y donde normalmente se general el fútbol es en el centro del campo. Pero claro, vamos a intentar acertar en las áreas y no cometer errores en defensa, porque esto es lo que realmente nos ha martirizado en lo que llevamos de temporada.

Yo tengo muy buenos recuerdos del Santiago Bernabéu. El mejor gol que he metido lo marqué allí. Fue una jugada por la izquierda moviéndome hacia la derecha y tirando con el pie derecho al ángulo largo. Ese partido acabó 1-1. Nos pusimos por delante con ese gol, pero luego nos empataron.

La Real y la paciencia

A mí me gustaría que la Real fuese ese club de toda la vida que tuviese esa paciencia inglesa con los entrenadores. No me gusta que se haga un proyecto, se fiche a un entrenador y se le eche a los pocos meses. A la Real siempre le ha dado muchos éxitos tener un mismo entrenador durante bastantes años, como por supuesto fue el caso de Alberto Ormaetxea, o el de John Toshack. Los dos estuvieron mucho tiempo en el banquillo blanquiazul y eso siempre da sus frutos.

Es verdad que también hay que tomar decisiones y cuando hay que decidir no te puede temblar el pulso, pero a mí me hubiese gustado que la Real tuviera acierto a la hora de elegir el entrenador, y luego que tuviera paciencia para no tener que romper todo a los seis meses. Respecto a Imanol, tengo que decir que soy un fan suyo y me considero a la vez amigo y creo sinceramente que es posible que la Real, con este cambio, pierda una pieza muy importante en el fútbol base, en el Sanse. Y tampoco me gustaría, por decirlo de alguna manera, que Imanol saliera quemado de esta situación. A mí me habría gustado que se hubiese quedado en el Sanse, porque estaba haciendo un gran trabajo como entrenador en el filial. Su trabajo estaba siendo espléndido en un puesto muy importante en un club como la Real Sociedad.

Ahora bien. Entiendo que Imanol no podía decir que no a la oportunidad que se le presentaba. En el fútbol de hoy en día no puedes decir que no a situaciones como la que se le ha presentado a él.