Inicio de la temporada

La Real Sociedad, en obras

Zaldua Real Sociedad
Zaldua trata de golpear el balón con la cabeza en el partido de Anoeta ante el Barcelona. / AFP

Los cambios en la dirección de fútbol, entrenador, cuerpo técnico y plantilla han sido profundos y requieren tiempo

JAVIER ONDARRETA

«El equipo está obtuso y se encuentra aún en obras». Esta es la frase que pronunció el director de fútbol blanquiazul, Roberto Olabe, antes de que la Real Sociedad perdiera el sábado ante el Barcelona. Se han completado cuatro jornadas de Liga con un balance de cuatro puntos, seis goles a favor y siete en contra. En todos los partidos disputados, los realistas se han puesto por delante en el marcador, pero solo en uno de ellos, ante el Villarreal, pudieron completar los minutos de juego manteniendo esta renta a su favor. Han caído lesionados Llorente, William José, Merquelanz, mientras Januzaj, Moyá y Sandro han tenido problemas físicos que les han impedido estar disponibles para jugar. Nuevo entrenador, nuevo equipo técnico, nuevo director de fútbol, bajas significativas como las de Xabi Prieto, Agirretxe, De la Bella, Odriozola, Carlos Martínez, Canales o la definitiva de Markel Bergara, compensadas por las incorporaciones de Zaldua, Theo Hernández, Sangalli, Mikel Merino, Sandro o el propio Merquelanz, completan un panorama de brutal transformación en muy escaso espacio de tiempo. Los cambios han sido profundos y requieren tiempo para asentarse.

El primer equipo de la Real Sociedad está como Anoeta, en plenas obras de reconstrucción. Y este proceso reclama paciencia, pero también autoexigencia máxima para que sea posible culminar tan profunda transformación sin perder de vista que el objetivo imprescindible continúa siendo competir al más alto nivel en Liga y Copa.

Dudas en la portería. Rulli ha comenzado la temporada como titular cuando parecía ya descatalogado para seguir jugando en la Real después de las dudas que suscitó en la pasada campaña. La lesión de Moyá, que le ha impedido participar en el arranque de la competición, han facilitado esta opción, aunque los errores ante el Barcelona, dejan de nuevo al meta argentino en una situación controvertida. Zubiaurre es una alternativa que el club va a trabajar hasta las últimas consecuencias, después de la salida de Toño Ramírez, y su sitio de momento estará en el Sanse. La edad de Moyá y las dudas que pueda suscitar Rulli dejan abiertas las posibilidades para que el club planifique con tiempo la incorporación de un portero joven y con proyección de futuro de cara a la próxima temporada.

Defensa en construcción. Las salidas de Odriozola y De la Bella, se han compensado con el regreso de Zaldua y la cesión temporal de Theo Hernández. El flanco derecho de la defensa está bien cubierto con Zaldua y Gorosabel, mientras en la banda izquierda la incorporación de Theo ofrece solvencia y obliga a Kevin Rodríguez a dar un paso adelante para pelear por el el puesto y por su futura permanencia en la Real. Es el eje de la defensa la línea del equipo que más dudas ofrece de cara al futuro, sobre todo tras la salida inesperada de Iñigo Martínez en enero. A la espera de la progresión que puedan acreditar Le Normand y Lapeña este año en el Sanse, la veteranía de Héctor Moreno y Raúl Navas, ya en la treintena, deja en manos de Llorente y Aritz Elustondo una responsabilidad que, mirando hacia el futuro, va a necesitar más pronto que tarde la incorporación de un jugador estratégico en esta línea.

Centro del campo con futuro. Esta posición es la que reúne ahora mismo un grupo de jugadores que por su juventud y calidad contrastada están llamados a ser el fundamento sobre el que vaya a asentarse un futuro esperanzador para la Real. Illarramendi, Zubeldia,, Mikel Merino y Rubén Pardo son la base de un centro del campo que suma con Zurutuza una experiencia contrastada, y añade con Guevara, Sangalli y Jon Guridi, cuando pueda recuperarse plenamente, un complemento de alto valor.

Delantera con potencial. Tras la triste y precipitada baja de Imanol Agirretxe, son William José, Oyarzabal, Juanmi, Januzaj, Bautista, Merquelanz y Sandro los jugadores que deberán soportar el peso ofensivo del equipo. Con la salvedad del lesionado de larga duración Martín Merquelanz, los seis jugadores restantes conforman una línea de ataque solvente, con talento, versatilidad y capacidad de gol más que suficientes. La Real tiene una delantera que ofrece garantías para ser competitiva con diferentes sistemas de juego y el elevado valor que para la Real representaría la continuidad de estos jugadores en la plantilla, se complementa con la calidad de otros jugadores que comienzan a mostrar su calidad en categorías inferiores.

Más

 

Fotos

Vídeos