Momento intenso en el entrenamiento de este miércoles en Zubieta./luis michelena

Momento intenso en el entrenamiento de este miércoles en Zubieta. / luis michelena

Entrenamiento

Más roces que cariño en Zubieta

Sesión llena de agresividad la de hoy, donde solo Illarramendi, y en parte, se suma a la normalidad entre los lesionados

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA San Sebastián

No ha habido novedades en el entrenamiento de este miércoles en Zubieta. Ni nuevos efectivos, ni relajación, por mucho que estemos en un ciclo largo sin competición, hasta el día 16. Doce jugadores de campo (Aihen, Le Normand, Gorosabel, Navarro, Zubimendi, Portu, Guevara, Januzaj, Elustondo, Illarramendi, Zubeldia y Zaldua) más Remiro (acompañado en la tarea de portero por Marrero) han completado una sesión de lo más exigente en cuanto a la presión y la intensidad de las acciones. «¿Semana tranquila? No nos equivoquemos. No hay tranquilidad. Si nos relajamos...», comentaba Imanol en su habitual saludo a los compañeros de los medios de comunicación.

Habría que preguntar a los jugadores si hacen suyo el dicho de que 'el roce hace el cariño', porque en los ejercicios de posesión de esta mañana ha habido numerosos roces como consecuencia de una agresividad exigida desde la banda por el propio Imanol. Aihen, Zubeldia, Illarramendi, Guevara, Zaldua y Gorosabel en un equipo; Le Normand, Navarro, Portu, Aritz, Zubimendi y Januzaj en el otro. La tensión entre compañeros, resuelta en unos casos mejor que en otros, ha sido notoria en más de una acción en la que los defensores mordían a quienes tenían la posesión. De eso se trataba, de robar rápidamente. Es la máxima de esta Real. La sangre no ha llegado al río, pero...

Y mientras tanto, en una de las bandas, el médico Javier Barrera, observando y pensando: «¡Cómo van a entrar en esa selva los tocados!». Por mucho que haya jugadores que se van recuperando, el ritmo demostrado por los que vienen jugando habitualmente hace presagiar que a los relevos les costará ganarse la titularidad.

Ninguno de los que ha pasado por enfermería recientemente se ha incorporado a la normalidad. Illarramendi ha sido la única cara nueva en la docena de futbolistas de campo. Relativamente nueva, ya que el mutrikuarra ya había completado sesiones con el grupo antes, pero paró la semana pasada para no forzar demasiado. Hoy se ha ejercitado como uno más, salvo en determinados momentos de carreras contínuas, donde ha trabajado aparte con Igor Zubeldia, y en algunos ejercicios de posesión en los que, con peto distintivo, era el hombre al que no se podía agredir. Imanol también se ha referido a él con la significativa expresión en euskera «erdi-purdi», indicando que aún no está al cien por cien y que «hay que ir tranquilo» con él.

«Sorloth va mejor»

En el capítulo de lesionados, Alexander Sorloth «va mejor», ha señalado el técnico. El noruego ha saltado puntual, a las 11.00 horas, al campo del Z-2, acompañado por un recuperador. Se ha ejercitado por espacio de media hora, con carreras que ya vaticinan una pronta recuperación. Una hora más tarde, al mismo terreno han saltado Jon Guridi y Diego Rico, para seguir con sus procesos de recuperación, aparentemente más lentos.

Barrenetxea se ha tomado el día de descanso y tampoco se ha dejado ver Silva.