Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

Día para enganchar

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Me gustó escuchar ayer a Imanol cuando dijo que él no puede asegurar minutos a ningún jugador de la plantilla. Es lo mismo que decir que nadie tiene el puesto fijo. Un predicamento similar al que defendía Asier Garitano que por obvio no deja de ser relevante. Imanol está convencido de que todos los jugadores le sirven y que su plantilla tiene más valor y es más larga de lo que muchos creen. De ahí que por el momento ni haya pensado en la posibilidad de fichar. No se me ocurre mejor forma para empezar a andar que ganarse a los jugadores dándoles confianza. Bueno, sí hay una forma mejor: ganar en el Bernabéu.

En este escenario aparece la Copa. No sé si es por la victoria en Chamartín, pero los realistas hemos iniciado el año con la esperanza de quitarnos de encima las decepciones acumuladas en los últimos tiempos. Y como los jugadores están por la labor, comulgan más con las ideas de Imanol que con las de Garitano, soñamos con no sé qué en lo que parecía iba a ser un mes de enero infernal. Todo se andará.

Hoy hay partido. El más importante porque es el primero de los que vendrán en este mes. Se juega en una magnífica ciudad, en un campazo como el Villamarín y ante un equipo que deja jugar. Jugadores y técnicos de la Real tienen asumido que la eliminatoria encierra la máxima dificultad y que es una de las más equilibradas de estos octavos de final. Pienso que a la Real se le va a dar bien, por las características del rival y por las suyas. Es de esos partidos que se le suelen dar bien porque de entrada todo lo tiene en contra. Todo menos su situación anímica. La Real tiene ganas de Copa. Han sido muchos años de decepciones y disgustos y no le preocupa el sobreesfuerzo copero. Quiere llegar hasta donde pueda y por lo menos ya tiene a la vista los cuartos.

Imanol tiene entre manos argumentos suficientes para afrontar con garantías el partido de hoy y el que jugará el lunes el equipo ante el Espanyol. Más allá de los nombres que elija, la Real Sociedad tiene la oportunidad de enganchar a su gente con una competición ideal para ella.

Más

 

Fotos