El emblema del nuevo Anoeta

La grada Aitor Zabaleta puso color y calor al partido durante los 90 minutos./ARIZMENDI
La grada Aitor Zabaleta puso color y calor al partido durante los 90 minutos. / ARIZMENDI

La grada Aitor Zabaleta, donde la afición anima de pie, se llenó hasta la bandera y se volcó con el equipo desde el calentamiento hasta el final del choque

MIKEL DEL VALSAN SEBASTIÁN.

No cabía un alfiler. La grada Aitor Zabaleta es el emblema del nuevo Anoeta y el partido se vivió de una forma muy especial en la nueva zona de animación. En esa grada el club repartió bufandas, que se ondearon desde que los jugadores saltaron al césped media hora antes del partido. La gente animó sin cesar desde el calentamiento y los jugadores salieron muy enchufados al partido.

El homenaje que el club preparó para Imanol Agirretxe se vivió con emoción en la nueva grada. El exdelantero de la Real Sociedad fue aclamado por un estadio repleto a grito de «Agirretxe ale ale ale, ale ale ale...», algo que el ariete agradeció de corazón. Tuvo tiempo de meter su último gol en la portería de la grada Aitor Zabaleta y de volar por última vez en Anoeta con una grada entregada, que lo celebró con él.

Sin las pistas, todo está mucho más cerca. Se puede incluso sentir el aliento de los jugadores. En el calentamiento varios balones llegaron a la grada con facilidad, algo impensable cuando existían las pistas de atletismo. El partido se ve desde otra perspectiva, ya no existe esa sensación de lejanía con respecto a los futbolistas

La grada está mucho más cerca del césped, se nota hasta el aliento de los jugadores

La afición apretó, y eso en el terreno de juego se nota. Todo es más grande, moderno y espacioso. Los asientos son más amplios que los anteriores, y hay más espacio entre las filas. El acceso al estadio, los baños, los bares... todo lució renovado para el estreno del campo. La grada estuvo de diez, y pese al resultado, no dejó de alentar al equipo.

El partido comenzó con una afición entregada a una con su equipo. Los jugadores fueron recibidos a gritos de «Real, Real...» mientras los seguidores ondeaban sus banderines y bufandas.

Pero el júbilo llegó con el gol de Aritz Elustondo, en la portería de la grada Aitor Zabaleta, a un palmo de la gente. Héctor Moreno dejó el balón muerto en el área del Barcelona tras tocarla de cabeza, y Aritz empalmó un zurdazo imparable que se coló en la meta defendida por Ter Stegen. Detrás de la portería, se escuchó el golpeo a la perfección.

Fue el primer gol oficial de la Real en el nuevo Anoeta, y en el fondo se celebró a lo grande. La grada Aitor Zabaleta vibró y enloqueció. No era para menos. Primer gol en Anoeta y ganando al Barcelona en casa una vez más. Los jugadores celebraron el gol en frente de los aficionados y se sintieron partícipes del tanto txuri-urdin.

«El nuevo campo es espectacular y hay mejores perspectivas para ver el partido»

Los seguidores siguieron a una con el equipo pese a las adversidades. La remontada del Barça en cosa de tres minutos cayó como un jarro de agua fría en Anoeta, y ahí la afición demostró que no estaba por la labor de rendirse. Se siguió animando incluso con más garra, y pese a no poder lograr la victoria, los jugadores agradecieron el apoyo de una afición entregada al equipo. A los futbolistas el calor de los suyos les llega más de cerca y eso se notará durante la temporada.

La gente, «impresionada»

La afición también se quedó impresionada con las dimensiones del nuevo estadio y del ambiente que se generó durante el partido. Jon, joven seguidor de la Real Sociedad, disfrutó con el «ambiente», y aseguró no haber visto «Anoeta así» con anterioridad. Finalizó diciendo que «espero que cuando el campo se termine se siga llenando como hoy».

Aitor calificó el ambiente vivido en el día de ayer como «increíble. La gente ha animado mucho a pesar del resultado que no ha sido favorable para nosotros». En cuanto al estadio, apuntó que «me ha gustado mucho cómo ha quedado, ahora todo está más cerca y el partido se siente de otra manera».

Un grupo de jóvenes aficionados que «disfrutó» con el partido y con el juego desplegado por la Real Sociedad, comentó que «el campo es espectacular y hay mejores perspectivas para ver el partido. El nuevo fondo es increíble, estamos pegados al césped, y se apretará mucho durante la temporada».

El nuevo Anoeta ya es una realidad. Se estrenó ayer con las gradas repletas. El llenazo fue total. Más de 26.000 personas deseosas de volver a ver fútbol en Anoeta tras una larga espera se congregaron para ver el debut de la Real en el nuevo campo, y los seguidores no defraudaron. Tampoco los jugadores, que se dejaron el alma por conseguir la nueva victoria en un día muy especial para la institución.

Desde el club se repartieron banderines y bufandas que dieron colorido al estadio. Anoeta lució sus mejores galas. El ambiente fue espectacular. Increíble. La grada Aitor Zabaleta ya vibra. Mucho más cerca de la Real.

 

Fotos

Vídeos