El ejemplo de Asenjo

El portero del Villarreal ha sufrido cuatro roturas del ligamento cruzado pero mantiene la ilusión de un chaval

Asenjo Villarreal
Asenjo celebra un triunfo de su equipo. / EFE
Karel López
KAREL LÓPEZ

Es un ejemplo para todos. Sergio Asenjo es de esas personas que merecen un fuerte aplauso y que nos enseñan a luchar, a seguir adelante. A pesar de todo...

El portero palentino del Villarreal ha sufrido la friolera de cuatro roturas del ligamento cruzado de sus rodillas: una en la izquierda y tres en la derecha. La primera llegó cuando jugaba en el Atlético de Madrid, la segunda en el Málaga y las dos últimas en el submarino amarillo. Sin embargo, el guardameta de 29 años nunca se ha rendido. Siempre ha seguido luchando para recuperar su mejor nivel y, a pesar de las lesiones sufridas, ha vuelto a hacerse con un hueco en el once de un club de primer nivel como el Villarreal.

Hoy defiende la meta del primer rival liguero de la Real Sociedad y seguro que no se lo pone nada fácil a Oyarzabal, Willian José, Juanmi y compañía.

A pesar de haber vivido un auténtico drama (podríamos hablar prácticamente de una maldición), Asenjo siempre es uno de los porteros que, cuando está bien, suena para vestir la camiseta de la selección española. Él siempre vuelve.

No solo es un ejemplo por recuperarse físicamente (mucho habrá tenido que trabajar en cada una de sus lesiones), sino por hacerlo también mentalmente. La primera caída tiene que ser dura, pero ¿y la segunda? ¿La tercera? ¿La cuarta? ¿Cuántas veces habrá tenido Asenjo ganas de tirar la toalla? Nunca lo ha hecho.

¿Necesita un jugador como él, con varios años en la élite, los ingresos que el fútbol le da? Probablemente no, pero da igual. Siempre ha querido recuperar su mejor versión, tratar de superarse y ganarse, como lo ha hecho en el Villarreal, la titularidad. Sin duda, el de Asenjo es un ejemplo a seguir para todos.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos