DISFRUTEN DEL FÚTBOL

IMANOL LIZASOAIN

Con el inminente regreso de Eusebio a la que fue su casa durante dos temporadas y media los sentimientos y los recuerdos afloran en la parroquia txuri-urdin. Leía hace pocos días en una encuesta que la afición realista recibiría sin rencor a Eusebio. ¡Qué menos!

No me entra en la cabeza tener rencor hacia una persona que nos llevó a Europa. Tampoco sentiría rabia o resentimiento si el pucelano no nos hubiese metido en esa sexta plaza y ni mucho menos sentiría odio hacia su persona si en el peor de los casos hubiésemos descendido de categoría. El fútbol está para disfrutarlo, no para odiar a nadie. Bien es cierto que este deporte saca muchas veces lo peor de cada uno.

Todavía me cuesta mucho escuchar los insultos hacia, por ejemplo, un juez de línea que arbitra un partido de Segunda B en Zubieta cuando se llevan disputados solamente treinta segundos de partido. Pero por suerte el fútbol también saca nuestra mejor faceta. Nunca hay que olvidarlo.

Con Eusebio jugamos un gran fútbol. Un estilo de toque rápido con el que el aficionado disfrutó muchísimo. Pero con el paso de las jornadas ese estilo fue muriendo paulatinamente hasta convertirse en un tiki-taka un tanto aburrido y previsoble. El seguidor se cansó, los resultados no le respaldaron, y Eusebio fue despedido. El lunes regresa a Anoeta y por desgracia para la mayoría de los entrenadores los triunfos son efímeros y los fracasos rotundos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos