Real Sociedad Un diablo, dos espías de la KGB y un trébol

La Real se empareja en el grupo E con el United, Sheriff Tiraspol y Omonia Nicosia con el objetivo de luchar por el primer puesto con los ingleses

Beñat Barreto
BEÑAT BARRETO

El camino de la Real Sociedad en la Europa League ha comenzado este viernes en Estambul, mientras los aficionados realistas desean que esta nueva aventura continental, la tercera de manera consecutiva, concluya en la final de Budapest el 31 de mayo de 2023. Estambul y Budapest, dos de las ciudades más bonitas del continente, podrían ser el principio y el final de una maravillosa historia.

Es el propio Jokin Aperribay quien se encarga de alimentar los sueños de todos los txuri-urdin. «La Real está capacitada para ganar una Europa League», declaró antes de la eliminatoria ante el Leipzig la temporada pasada. Sigan soñando. Su gestión tras recoger un club en ruinas para llevarlo a lo más alto avala al presidente, si bien la competición ha puesto en su lugar al equipo en las eliminatorias.

La suerte ha sonreído a medias este viernes a la Real, toda vez que en el bombo 1, el de los equipos con más coeficiente y por ende de mayor enjundia, había un 50% de posibilidades de que tocara uno de los 'cocos' de la competición. Ni que alguien en Anoeta no hubiera cogido romero y un mal de ojo sobrevolase por su cabeza. La Real recaló en el grupo E, donde esperaba el Manchester United, que ya sabe lo que es ganar la competición. Apeó, además, a la Real en dieciseisavos de final tras una noche aciaga en Turín. Aquel plantel– el de hoy es mucho más potente aunque llegue en peor momento– pasó por encima de los pupilos de Imanol, incapaces de frenar a unos futbolistas que demostraron estar tres o cuatro peldaños por encima de los realistas. En definitiva, un diablo.

Al menos, el sorteo no se cebó con la Real. El grupo lo completan un equipo creado por dos ex agentes de la KGB y el Omonia Nicosia, con un trébol en su escudo. La fortuna quiso que los realistas esquivaran a los dos equipos alemanes. Al Unión Berlín y al Friburgo no los querían ni en pintura y se cumplió. Del bombo 3 cayó el Sheriff Tiraspol, equipo que fue situado en el mapa después de que el año pasado asaltara el Santiago Bernabéu en la fase de grupos de la Champions League. El aficionado que quiera viajar para presenciar el encuentro en directo, que vaya buscando información para obtener visados y permisos.

Las claves

  • Manchester United Cristiano podría marcharse antes del 31 de agosto, aunque ha llegado Casemiro.

  • Sheriff Tiraspol Su presidente controla las gasolineras, supermercados y el 60% de la economía del país.

  • Omonia Nicosia Es el equipo más flojo de los cuatro, mientras que el viaje también es atractivo para la afición realista.

Y es que el Sheriff, pese a ser de Tiraspol, capital de Transnistria, jugará como local en la capital de Moldavia, Chisinau. La invasión de Rusia a Ucrania también tiene daños colaterales en la fase de grupos de la Real. Para poner en contexto qué zona visitarán los txuri-urdin, hay que retroceder a 1990, cuando Transnistria se declaró independiente. Sin embargo, a día de hoy, cuenta con un reconocimiento limitado. Internacionalmente se le considera parte de Moldavia, Estado que no reconoce la secesión y considera los territorios controlados por la República Moldava Pridnestroviana (RMP) como parte de la región autónoma moldava.

El equipo de fútbol, en cambio, fue fundado por el grupo Sheriff, un enorme conglomerado empresarial que controla buena parte de la economía y la política del país. Sheriff nace en los años noventa como una empresa de seguridad creada por Ilya Kazmaly y Viktor Gushan, dos exagentes de la KGB, como Vladimir Putin. El negocio crece como la espuma hasta tal punto que tiene su propio partido político. Dominan las gasolineras y supermercados del país bajo su marca. En 1997 crearon el FC Sheriff Tiraspol.

Su presidente, Gushan, y Kazmaly, también tienen miga. A día de hoy se calcula que el 60% de la economía legal del país está bajo la posesión de ambos, mientras que gran parte del porcentaje restante corresponde al contrabando de cigarrillos, combustible, material nuclear y también tráfico de personas. En lo deportivo, poco queda de aquel equipo que profanó Chamartín. Han vendido a 18 jugadores de aquel equipo y de los que jugaron en Madrid solo queda uno, el mediocentro Addo.

La lucha por el primer puesto

La Real está en disposición de luchar el primer puesto con el Manchester United. Si en las dos pasadas temporadas fue incapaz de pelear por pasar de manera directa a la siguiente ronda con Nápoles y Mónaco, el poso y la experiencia le deberían valer para, al menos, tratar de ser el mejor de los cuatro equipos. La película cambia muchísimo. El líder de cada grupo pasará a las eliminatorias de octavos de manera directa mientras que el segundo tiene que jugar un playoff ante un club que cae de la Champions League. Es lo que le sucedió a la Real el año pasado ante el Leipzig.

El Omonia Nicosia es uno de los rivales más débiles que había en el bombo 4. El Trabzonspor, Nantes y el Union Saint-Gilloise eran los clubes a evitar. El equipo chipriota es un conjunto asequible. El primer puesto será del United o de la Real, dependiendo de qué equipo se deje puntos con moldavos y el propio Omonia. El escenario ideal para la Real sería ganar los cuatro partidos a Sheriff y Omonia y jugársela cara a cara contra el Manchester United en los dos partidos. Para llegar a Budapest antes hay que pasar por Mánchester, Chisinau y Nicosia.

SORTEO DE LA EUROPA LEAGUE

SORTEO DE LA EUROPA LEAGUE

SORTEO DE LA EUROPA LEAGUE