Tres goles para arrancar el curso más ilusionante

RS

Pretemporada

Tres goles para arrancar el curso más ilusionante

La Real estrena la pretemporada con una victoria ante la UD Logroñés gracias al doblete de Portu y otro gol de Willian José en un choque a puerta cerrada

BEÑAT ARNAIZ

Zubieta acogió ayer el primer capítulo de la segunda temporada completa de Imanol Alguacil al frente de la Real Sociedad. La primera cita no defraudó a una afición feliz y deseosa de que la inactividad del equipo no fuera muy larga. Incluso los guionistas de este 2020 dejaron un final abierto con la final de la Copa del Rey pendiente.

Han pasado 34 días desde aquel gol de Adnan Januzaj en el Wanda Metropolitano hasta que el balón ha vuelto a rodar en forma de partido amistoso. Como es habitual en este tipo de choques, reencontrarse con las sensaciones del ritmo de competición y desoxidar los conceptos tácticos son más importantes que los resultados y los goles.

Imanol Alguacil alineó a Zubiaurre como portero titular y el ordiziarra completó los 90 minutos. Zubeldia ejerció de central derecho acompañado por Llorente y las bandas estuvieron flanqueadas por Gorosabel y Aihen en sus respectivas posiciones naturales. El técnico oriotarra dibujó un centro del campo con cuatro jugadores ubicados en forma de rombo: Zubimendi en la posición más baja, Roberto López por la derecha, Guridi por la izquierda y Willian José de enganche. Portu y Bautista formaron pareja en la delantera. Un once con ocho canteranos y en el que destacaba la vuelta de Guridi y Bautista.

3 Real Sociedad

Zubiaurre, Gorosabel (Blasco, m.45), Llorente (Sagnan, m.45), Zubeldia (Le Normand, m.45), Aihen (Monreal, m.45), Zubimendi (Merino, m.45), Guridi (Navarro, m.45), López (Oyarzabal, m.45), Portu (Djouahra, m.45), Bautista (Barrenetxea, m.45) y Willian José (Isak, m.45).

1 Logroñés

Miño (Meykher, m.71), Gorka (Viguera, m.74), Bobadilla (Sergio, m.45), Olaetxea (Sierra, m.45), Vitoria (Víctor, m.45), Zelu (Siddiki, m.45), Rubén. (Lapeña, m.58), Errasti (Petcoff, m.45), Adrián (David, m.45), Iñaki (David, m.76), Andy (Gómez, m.67).

  • Goles: 1-0 min.4: Willian J. (p.); 2-0 min.39: Portu (p.); 3-0 min.40: Portu; 3-1 min.52: Andy (p.).

  • Árbitro: I. Rezola Etxeberria (Villabona).

  • Incidencias: partido amistoso disputado a puerta cerrada para aficionados y periodistas en el José Luis Orbegozo de Zubieta. Una media de 4.500-5.000 espectadores vieron el encuentro a través de Youtube.

Los dos equipos dedicaron poco tiempo al tanteo. En el tercer minuto Bautista centró desde la derecha y, pese al despeje de la zaga riojana, Portu interceptó el rechace y fue derribado por un rival. El colegiado, el guipuzcoano de Villabona Ibai Rezola Etxeberria, señaló penalti. Willian José se encargó de ejecutarlo, a su izquierda y a media altura. Fue extraña la manera que tuvo el portero de la UD Logroñés, Miño, de intentar atajar el disparo. Se metió casi un metro dentro de su propia portería y no atravesó la línea divisoria hasta que el brasileño entró en contacto con la pelota. Adivinó el lado, pero no pudo detenerlo.

Con 1-0 a las primeras de cambio, el equipo recién ascendido a Segunda se olvidó de esperar al rival dentro de su campo. Su técnico, el exrealista Sergio Rodríguez, ordenó una presión agresiva cuando la Real sacara el balón desde su portería. Los txuri-urdin no tuvieron problemas en superar esa primera línea adelantada, pero les costó concretar los pases en tres cuartos de campo.

La posición retrasada de Willian José permitió a Bautista combinar la banda izquierda con las posiciones centrales. El errenteriarra se mostró muy activo en la presión tras pérdida del rival y tuvo varias oportunidades para colgar el balón en el área, como la mencionada en el primer gol del choque.

Mucho dominio, poca ocasión

Esta situación originó que Aihen Muñoz tuviera el carril izquierdo entero para él. Sin ninguna amenaza reseñable, el lateral navarro se gustó y rememoró su pasado como extremo para buscar la espalda de la defensa y encarar a Miño. En una de esas acometidas estuvo cerca el segundo tanto. Roberto López cambió la dirección del juego con un pase en diagonal preciso. Aihen llegó, pero el control con el pecho se le fue muy largo y no pudo rematar con firmeza.

Pasaban los minutos con dominio de los de Imanol Alguacil, infructuoso en cuanto a ocasiones de gol. En el minuto 22, un balón largo del Logroñés encontró destinatario detrás de la espalda de los centrales, pero una atrevida salida de Zubiaurre cortó de raíz cualquier peligro. Esta acción sirvió para redimirse de la realizada minutos antes entre el portero y Gorosabel. No se entendieron entre ellos y con sendos errores en el pase, a punto estuvo el Logroñés de marcar.

Que el partido se jugara a puerta cerrada para aficionados y periodistas no evitó que se pudieran escuchar las indicaciones de los integrantes del cuerpo técnico gracias al micrófono de ambiente. «¡Hay que cortarla, eh!», le gritaron desde el banquillo a Zubimendi cuando no consiguió frenar con una falta la transición ofensiva de los riojanos. En la segunda parte sucedió lo contrario. Isak corría con el balón en los pies y el entrenador visitante ordenó su derribo con un claro, conciso y repetido «¡Páralo!». Lo consiguieron.

En los instantes finales de la primera parte, la Real aumentó su renta. En el 38 Gorosabel cabalgó por la banda derecha y después de entrar en el área y realizar un recorte, la defensa le puso la zancadilla y el arrasatearra se fue al suelo. Esta vez fue Portu el responsable de tirar el penalti. Miño repitió su técnica. Resultado idéntico: gol. Un minuto después, un centro de Roberto López se paseó por el área hasta llegar al pecho del murciano, que se acomodó la pelota para rematar de volea y convertir el tercero.

Diez cambios al descanso

Zubiaurre fue el único que repitió en el once de la segunda parte. La defensa, a excepción de Monreal, estuvo formada por tres jugadores franceses: Jeremy Blasco –del Sanse– en el lateral derecho, Le Normand de central diestro y Sagnan en el lado izquierdo. Tras el descanso, el dibujo fue el habitual 4-3-3 con Merino en el centro del campo y Oyarzabal y Robert Navarro por delante. El tridente de ataque lo formaron Barrenetxea por la izquierda, Naïs Djouahra por el perfil diestro e Isak de referencia.

A pesar de la entrada de piernas frescas, los segundos 45 minutos estuvieron marcados por la pesadez en el juego. Solo los destellos individuales de Barrenetxea, Navarro y Djouahra sirvieron para abrir huecos en la defensa riojana, pero no hubo oportunidades de mandar el cuero al fondo de la red.

A pesar de ser una temporada distinta, hay veces que las escenas se repiten. Siddiki, dentro del área, centró y el balón se encontró con la mano de Robin Le Normand. Se dice en el ciclismo que los corredores involucrados en las caídas, a la larga, son siempre los mismos. En este caso, el central galo es un sospechoso habitual en este tipo de acciones.

Andy engañó a Zubiaurre en la pena máxima y puso el definitivo 3-1. Dio la sensación de que el Logroñés llegó más entero al final del choque. Los últimos ocho minutos fueron de dominio visitante y con oportunidades para recortar distancias.

Aritz Elustondo tiene ya el alta de Osakidetza tras dar positivo

Aritz Elustondo está ya más cerca de volver a entrenarse con sus compañeros. El defensa beasaindarra tiene ya el alta médica de Osakidetza tras dar positivo hace una semana en el test PCR de coronavirus. El jugador se someterá a una nueva prueba antes de incorporarse a los entrenamientos. El club está a la espera de recuperar también al segundo jugador que dio positivo, quien ha preferido que no trascienda su identidad.

En el partido de ayer la Real tuvo las bajas de los lesionados Sangalli, Guevara, Merquelanz, Sola e Illarramendi, además del portero Rulli, que permanece a la espera de encontrar destino. También se quedaron fuera de la convocatoria Adnan Januzaj, Joseba Zaldua, Alex Remiro y Kevin Rodrigues. En la portería, Imanol Alguacil probó con Andoni Zubiaurre, tercer portero, mientras que Miguel Ángel Moyá se sentó en el banquillo como suplente.