Un punto de mejoría

Un punto de mejoría
Arizmendi

La Real empata ante un Sevilla al que termina acorralando pero suma la quinta jornada consecutiva sin ganar en Anoeta. Los blanquiazules, con una propuesta más equilibrada, realizan un partido serio ante un rival que había ganado cinco de los últimos seis encuentros

Axel Guerra
AXEL GUERRA

La Real Sociedad sigue reñida con la victoria en Anoeta. Es la primera lectura fría que se extrae del empate a cero que reflejaba el marcador del estadio al finalizar el encuentro ante el Sevilla. Un resultado escaso para los méritos de los blanquiazules, que merecieron lograr mayor botín y que suman la quinta jornada consecutiva sin ganar ante su afición.

Lo que no explica el luminoso es el punto de mejoría que ofrecieron los realistas ante un rival que se presentaba en Donostia como el mejor equipo de las últimas seis jornadas, en las que había ganado cinco encuentros. En el fútbol, como en la vida, no es todo blanco o negro. Hay grises y para pasar de uno a otro, para invertir una situación, hace falta tiempo y constancia. Es complicado hacerlo de la noche a la mañana.

Es lo que le sucedió a una Real que mostró una mejoría importante respecto a los últimos compromiso de LaLiga y que le valió para puntuar ante un Sevilla situado en plazas de Champions League . Un rival que era el segundo mejor equipo del campeonato a domicilio -con un punto menos que los realistas- y que lejos del Ramón Sánchez Pizjuán llevaba una media de tres goles por partido.

Los de Garitano estuvieron más ordenados y equilibrados en su juego que en ocasiones precedentes, lo que les permitió plantar cara a un adversario con buena pinta, al que terminaron por acorralar en busca del gol que se les resiste ante su afición. Los blanquiazules suman tres partidos consecutivos sin anotar, algo que no ocurría desde 2011 con Montanier como entrenador.

La movilidad de Januzaj, Theo o Aritz logran dar al equipo alternativas de juego por banda

Con todo hay que recibir el empate con buenos ojos porque más allá de su valor cuantitativo supone un paso en la construcción del nuevo proyecto. Es un respaldo para la confianza de un grupo que se creció ante la adversidad y que ahora comienza a recuperar unos efectivos que le deben ayudar a avanzar en el camino emprendido. Ahora hay que confirmar esta mejoría en el Ciutat de Valencia el viernes, en el último encuentro antes de un nuevo parón liguero.

0 Real Sociedad

Moyá; Aritz, Llorente, Moreno, Theo; Illarramendi, Zubeldia, Januzaj; Oyarzabal (Zurutuza, min. 63), Juanmi (Sandro, min. 69) y Willian José (Jon Bautista, min. 88).

0 Sevilla

Vaclík; Sergi Gómez, Amadou, Carriço; Guilherme Arana (Escudero, min. 65), Franco Vázquez, Banega, Jesús Navas; Sarabia, Luis Muriel (Roque Mesa, min.71), Quincy Promes.

Árbitro:
Prieto Iglesias (Navarra). Amonestó a Theo, Jesús Navas, Amadou y Roque Mesa.
Incidencias:
Partido de la undécima jornada de la Liga disputado en el estadio de Anoeta ante 24.882 espectadores.

Una alineación más atrevida. El entrenador blanquiazul esperó hasta ayer mismo para ofrecer la convocatoria por los problemas musculares que arrastra Navas y que le impidieron estar el jueves en Vigo. Finalmente, el central no mejoró y se quedó fuera de la lista y el bergararra contó con los dieciocho mismos jugadores que estuvieron en la ida de la eliminatoria copera. Donde sí hubo cambios fue en la alineación. Garitano ofreció su versión más atrevida en lo que va de temporada y por primera vez juntó desde el inicio a cuatro hombres de marcado perfil ofensivo como Januzaj, Oyarzabal, Juanmi y Willian José.

Después de descansar en la Copa, Moyá volvió a defender la portería txuri-urdin. La línea defensiva estuvo compuesta por los cuatro futbolistas que habían formado en Balaídos tres días antes. Aritz ocupó el lateral derecho, Llorente y Moreno fueron los centrales, con Theo a su izquierda.

Los realistas rematan en once ocasiones a portería y lanzan siete córners sin acierto

Illarramendi regresó al once y junto a Zubeldia se colocó en la sala de máquinas. Por delante de ellos, una línea de tres con el belga, el eibarrés y el malagueño, mientras que en punta se situó el brasileño.

Pelea en los espacios. La Real saltó al terreno de juego dispuesta a hincar el diente al partido desde el primer minuto, pisando campo contrario, ante un rival que acumulaba muchos hombres en el centro del campo. Las mejores opciones de los realistas pasaban por aprovechar la movilidad de su línea de tres o las ocasiones en las que Theo y Aritz se incorporaban al ataque. Así llegó la primera ocasión clara txuri-urdin, después de que el beasaindarra pusiera un balón desde el vértice del área al que Juanmi no acertó a dar dirección con su cabezazo.

Mientras tanto el Sevilla seguía agazapado, a la espera de encontrar un contragolpe con el que hacer daño a los realistas o a que Banega, Vázquez y Sarabia se activasen. Precisamente una acción del madrileño dejó solo a Muriel ante Moyá. El colombiano regateó al portero y marcó a puerta vacía pero la jugada quedó anulada por fuera de juego.

Por primera vez desde 2011, los txuri-urdin suman tres partidos seguidos sin marcar en Anoeta

La Real no se amilanó por el avisó sevillista y respondió rápido con una acción de Januzaj, que demostró que cuando él está en el terreno de juego siempre pueden ocurrir cosas diferentes. Cuando todos esperaban un centro desde la línea de fondo, el belga se inventó un chut que se marchó por encima del travesaño y rebotó en la red de la portería rival. También lo intentó desde lejos, como en el último minuto de la primera parte con un tiro de rosca desde el vértice del área. Antes, Banega había puesto a prueba a Moyá con un tiro desde fuera del área que obligó al balear a realizar la mejor intervención de la tarde.

Asedio sin premio. A la vuelta de vestuarios fue el Sevilla el que tuvo las dos primeras ocasiones, las dos por la banda de Theo. Primero con una acción de Promes y luego con otra de Navas, que acabaron en saque de esquina. Pero fue un espejismo porque los realistas asumieron el mando del partido en busca de la victoria que se les resiste.

Sus mejores opciones las encontraron cuando Januzaj y Aritz se asociaron por la derecha, que encontraron un filón por la zona de Arana. La mejor oportunidad la fabricaron ellos y acabó con un centro raso del extremo que se paseó por el área pequeña de Vaclik sin que encontrara quien lo tocara para enviarlo al fondo de la red. La siguiente ocasión la firmó Willian José con un cabezazo y la última clara fue de Sandro, que solo ante el portero no acertó a rematar un gran servicio de Zurutuza. Zubeldia también lo intento desde lejos.

Eran los mejores momentos realistas ante un Sevilla que fió su suerte a los contragolpes, sobre todo, tras los saques de esquina. Y a punto estuvo de sorprender a los blanquiazules, volcados en ataque. Especialmente en uno que Mesa envió fuera con todo a favor. Hubiera sido injusto para un equipo que mostró síntomas de mejoría.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos