Real Sociedad

No todos los días son domingo

Zaldua conduce el balón, este viernes en Butarque /Alterphotos
Zaldua conduce el balón, este viernes en Butarque / Alterphotos

Una Real Sociedad que se dedicó a especular con el 0-2 resulta arrollada por un Leganés que debió ganar

Miguel González/ Enviado especial a leganés
MIGUEL GONZÁLEZ/ ENVIADO ESPECIAL A LEGANÉS

No fue un partido muy diferente al de la semana pasada en Villarreal. Solo que esta vez la Real Sociedad cuajó un cuarto de hora inicial muy bueno, con fútbol creativo y profundidad que le puso el encuentro de cara hasta el punto de que nos frotábamos los ojos solo de imaginarnos con seis puntos en la segunda jornada. Pero lo que vino después fue un ejercicio de puro conservadurismo mal entendido que echó por tierra esa ventaja inicial y que redujo a los realistas a la mínima expresión, incapaces de nuevo de dar dos pases seguidos. Que el Leganés culminara casi el triple dice mucho de lo que pasó en Butarque. Afortunadamente, la suerte volvió a estar de cara de los de Garitano, que se merecieron salir derrotados por mucho pero al que sujetó una gran parada de Rulli y el desatino en el remate de los pepineros. No sé si así vamos a llegar muy lejos, salvo que cambie mucho el panorama y sea cuestión de que aún falta acoplamiento a las ideas de entrenador. Pero por lo visto hasta ahora, para este viaje no se necesitaban alforjas.

Asier Garitano introdujo dos novedades en la alineación respecto al equipo que presentó la semana pasada en Villarreal. Juanmi, el héroe de la primera jornada, entró en detrimento de Rubén Pardo para acompañar a Willian José en ataque y escoltar al brasileño en las maniobras ofensivas. Sus desmarques siempre aportan profundidad y es lo que había faltado en el estreno liguero. La segunda novedad fue la presencia de Zurutuza, que venía de realizar un gran trabajo defensivo para sostener el marcador favorable en el Estadio de la Cerámica. El sacrificado fue Mikel Merino, que aún está en fase de adaptación al grupo tras llegar hace apenas un mes al club.

El técnico de Bergara se ha cansado de repetir en las últimas semanas que quiere un plan diferente para cada partido que permita a los suyos acoplarse mejor al contrario y que, a la vez, no le haga tan previsible a los ojos del adversario. Y a fe que fue así, porque esta vez puso en práctica un sistema diferente, en este caso un 1-4-4-2 con Juanmi y Willian José arriba, Oyarzabal y Zurutuza en las esquinas y Zubeldia e Illarramendi en la sala de máquinas. Un equipo con capacidad para sostenerse en defensa, presionar bien en zona de creación rival sin necesidad de ir muy arriba y, lo más importante, de contragolpear con peligro tras robo.

Lesión de Llorente

Zaldua, un puñal por la derecha. La entrada en el partido de los blanquiazules fue algo a lo que no estábamos acostumbrados. Sobre todo fuera de casa. Bastó un despeje de cabeza bien orientado de Llorente tocado por Willian José para que Juanmi corriera al espacio que se abrió a la espalda del brasileño. El de Coín no la enganchó bien cuando iba a encarar a Cuéllar, quizás porque tenía a Siovas encima. Pero la Real había conseguido su primer propósito: meter el miedo al contrario. Con dos toques se había plantado en el área rival.

En el minuto once el cuadro de Garitano golpeó de lleno en una gran jugada combinativa en la que participó casi todo el equipo. Los dos mediocentros, las dos esquinas ofensivas, Juanmi y Zaldua. Theo metió un buen balón a Zurutuza, que levantó el periscopio y cruzó un balón milimétrico a la derecha para Oyarzabal. Este lo templó y se le dio en profundidad a Zaldua, quien llegó hasta línea de fondo para dar el pase de la muerte a Zurutuza. Los centrales locales se quedaron fijando a Willian y a Juanmi, por lo que el debarra llegó solo al área pequeña. Una obra de arte que puso a la Real por delante en el marcador y que llegó la firma de Zaldua, un puñal que también dejaría su huella en el segundo gol.

2 Leganés

Cuéllar, Juanfran, Ezequiel (En-Nesyri, min.84), Siovas, Jonathan Silva; Rubén Pérez, Gumbau; El Zhar, Ojeda (Rolan, min.65), Eraso (Santos, min.46); y Carrillo.

2 Real Sociedad

Rulli; Zaldua, Llorente (Elustondo, min.26), Héctor Moreno, Theo; Illarra, Zubeldia, Zurutuza (Merino, min.58), Oyarzábal (Pardo, min.73); Juanmi y Willian José.

árbitro
Munuera Montero (Comité andaluz). Amonestó a Zaldua (min.52) y Juanmi (min.80).
goles
0-1, min.11: Zurutuza. 0-2, min.17: Illarra. 1-2, min.52: El Zhar. 2-2, min.88: El Zhar.
incidencias
encuentro correspondiente a la tercera jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Butarque ante 10.500 espectadores. En la previa se guardó un minuto de silencio en memoria de los abonados fallecidos durante la pasada temporada.

Voleón de Illarramendi. Bien soportada en el aspecto defensivo el cuadro txuri-urdin gozaba sobre el césped, porque cada recuperación le permitía encontrar las debilidades de un Leganés que quería desplegarse. A los 17 minutos el que se salió fue Illarramendi, que robó un balón en el centro del campo y medio minuto después tendría los arrestos para acompañar la jugada y culminarla con una excelente volea. Antes había pasado por Juanmi, quien la había orientado a la derecha para que Oyarzabal y Zaldua hicieran superioridad, este dejase sentado a Silva y Juanmi cabeceara dentro del área. Como Cuéllar repelió en primera instancia tuvo que llegar Illarramendi para poner en práctica el plan B: el remate del mediocentro llegador a zona de rechace.

La lesión de Llorente cambia todo. Después llegaría el punto de inflexión de la noche, cuando en el minuto 24 Llorente se dañó su pierna izquierda tras caer desequilibrado después de un salto con Carrillo. A apenas un centenar de metros de su casa -es de Leganés-, el central txuri-urdin tuvo que salir del campo en camilla reconfortado al menos por los aplausos de Butarque, que se solidarizó con su paisano. Esa circunstancia aplacó la alegría que mostraba la Real en el campo hasta ese momento, que pasó un instante de duda cuando Siovas cabeceó al larguero de Rulli un centro desde la derecha de Ojeda en una segunda jugada tras una falta lateral por la izquierda. Desde ahí en adelante la Real fue cuesta abajo y sin frenos.

Porque la segunda mitad fue un monólogo local ante un equipo que apenas podía achicar agua a duras penas. Pellegrino puso en el campo toda la artillería pesada con Silva, Rolán y En-Nesyri mientras en el banquillo contrario Garitano contenía el empujón como podía. Sacando a Merino y a Pardo para tratar de reforzar el centro del campo.

El resultado fue un desastre porque El Zhar acortó pronto distancias tras aprovechar un espacio entre Illarramendi y Zurutuza y conectar un buen remate ante el que no pudo reaccionar Rulli. Después la colección de ocasiones locales fue larga y extensa: Santos, Rubén Pérez, dos de Carrillo, otra de En-Nesyri hasta que el cántaro se rompió de tanto ir a la fuente. Es cierto que Willian José tuvo en sus botas el 1-3 pero el empate final de El Zhar fue corto para los méritos locales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos