Real Sociedad

Todo lo que pudo salir mal salió peor

Los jugadores del Eibar celebran eufóricos la victoria en el último suspiro en el derbi ante la Real Sociedad. /Morquecho
Los jugadores del Eibar celebran eufóricos la victoria en el último suspiro en el derbi ante la Real Sociedad. / Morquecho

La Real no merece perder en un partido en el que acumuló desgracia tras desgracia

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Como no estamos aquí para valorar resultados sino para tratar de interpretar lo que sucede en el campo, no esperen esta vez de un servidor que sea tan ácido como en las dos primeras jornadas. Porque si en las dos ocasiones anteriores creo que la Real Sociedad tuvo excesiva suerte ayer se le volvió en contra y todo lo que pudo salir mal salió peor. Primero fue la lesión de Willian en la ejecución del penalti del 0-1. Quedarse sin el principal referente ofensivo hubiera hundido a cualquiera y, sin embargo, la Real no perdió la cara al partido y tuvo más ocasiones que su rival.

La de Juanmi en el minuto 52 pudo haber cambiado el choque tras un gran centro de Sangalli pero Dmitrovic respondió con una extraordinaria parada. Después vino la lesión de Merquelanz nada más entrar al campo cuando Garitano había agotado los tres cambios que condenó a los suyos a jugar en inferioridad los últimos minutos y la guinda llegó en ese tanto en el descuento de Charles que deja a las claras las carencias que tiene la Real en su retaguardia, por mucho que en líneas generales atrás no lo hiciera muy mal. Pero este es un juego de momentos y ahí va a pagar mucho su debilidad en defensa en los próximos meses. Ojalá me equivoque.

Pero esta vez creo que el cuadro txuri-urdin interpretó mejor a lo que quería jugar. Pocas veces en Ipurua -donde ha sufrido cuatro derrotas y solo ha rascado un empate- ha mantenido el tipo de esta forma y ha firmado tres o cuatro ocasiones buenas -la del gol, el tiro de Theo, la falta de Illarramendi y ese cabezazo de Juanmi-. En el otro lado Rulli apenas tuvo que mancharse los guantes, porque en los dos goles estuvo vendido. Y otro dato importante es que con la entrada de Zurutuza la Real llegó a jugar con ocho canteranos que en un día con derrota es algo secundario pero que después de una semana en la que ha dicho adiós Agirretxe no es algo tan banal.

La lesión de Willian José tras marcar el 0-1 fue un duro golpe del que la Real supo sobreponerse

2 Eibar

Dmitrovic; Rubéén Peñña, Oliveira, Bigas (Cote, min. 46), Arbilla; Orellana (Jordáán, min. 44), Diop, Sergio Álvarez, Pere Millá; Enrich, Cardona (Charles, min. 73)

1 Real Sociedad

Rulli; Zaldua, Elustondo, Moreno, Theo; Zubeldia, Illarramendi (Merquelanz, min. 84) ; Sangalli, Oyarzabal, Juanmi (Zurutuza, min. 72); William José (Bautista, min 16).

árbitro
Sánchez Martínez. Amonestóó por el Eibar a Dmitrovic, Diop, y por la Real a Juanmi, Illarramendi.
goles
0-1, min 15, William Joséé (p). 1-1, min. 26, Marc Cardona. 2-1, min. 90. Charles).
incidencias
6144 espectadores en una colorida noche de derbi en Ipurua.

Asier Garitano realizó dos cambios en la alineación con respecto a la jornada anterior en Leganés. Uno fue obligado por la lesión de Diego Llorente, cuyo puesto lo ocupó Aritz Elustondo. El otro fue por decisión técnica, al dar entrada a Sangalli en la derecha en detrimento de Zurutuza, que está vez se quedó en el banquillo. Los nueve restantes fueron los mismos que jugaron en Butarque, con Rulli bajo palos; Zaldua, Héctor Moreno y Theo completando la defensa; Illarramendi y Zubeldia en la sala de máquinas; Oyarzabal, Juanmi y Willian José como realistas más avanzados.

Se da la casualidad de que Garitano puso en liza a los cuatro mismos atacantes que jugaron el amistoso de verano en Ipurua ante el Eibar el 20 de julio -Sangalli, Oyarzabal, Juanmi y Willian José-, Illarramendi y Zubeldia, más Rulli y Aritz. Con lo que algo tendría en mente entonces para repetir con tantos jugadores respecto a un ensayo de pretemporada.

La Real salió con el mismo sistema de Leganés con un 1-4-4-2 con Juanmi y Willian José de delanteros, con Sangalli y Oyarzabal en las esquinas. Un planteamiento valiente para intentar buscar las espaldas de la zaga eibarresa tras recuperación, porque el balón volvió a ser dominado por el conjunto rival, en esta ocasión el Eibar. Pero curiosamente con menos posesión tuvo más ocasiones que el adversario. Cosas del fútbol.

Dmitrovic evitó con una gran parada el 1-2 de Juanmi tras un gran centro de Sangalli al área

No tardó mucho en llegar la primera. En el minuto dos Sergio Álvarez erró un pase atrás y a Willian José le faltó confianza para decidirse a encarar a Dmitrovic. Pero el plan había quedado bien claro cuál era: correr al espacio. Así que al cuarto de hora a nadie extrañó que un golpeo largo de Rulli que controló Willian José en campo contrario acabara en jugada de peligro. Oyarzabal marcó desmarque de ruptura y asistió a Juanmi solo ante Dmitrovic. El serbio le derribó cuando el de Coín le había regateado con el consiguiente penalti. Sorprendentemente Sánchez Martínez solo le mostró amarilla. Habría que recordar que Aritz se fue a la calle por mucho menos hace dos años en este mismo campo en la primera parte. En fin, mejor no hablar de los árbitros.

El caso es que Willian José transformó la pena máxima con la mala suerte de que se lesionó en la misma acción. Habrá que contratar a un brujo para evitar el mal fario en los penaltis porque en febrero Prieto se rompió en acción parecida. Segunda lesión, por cierto, en dos jornadas tras la de Llorente en Leganés.

El Eibar circulaba más rápido y mejor el balón. De un lado a otro. Ganaba las primeras y las segundas jugadas, pero el buen posicionamiento defensivo txuri-urdin y el mal estado del campo le impedía concretar su dominio en oportunidades claras. Orellana le buscó las cosquillas a Theo en la línea de fondo pero el gol del empate vino por la banda contraria. Arbilla, central en Getafe la semana pasada y anoche lateral a pierna cambiada, se fue de Sangalli tras aprovechar una pared con Milla para plantarse solo en el área. Enrich hizo el movimiento de distracción y ello, unido a que los centrales estaban basculados, hizo que Cardona solo tuviera que empujar a puerta vacía.

El Eibar marcó en los dos únicos remates que hizo entre los tres palos por medio de Cardona y Charles

Curiosamente en el último cuarto de hora antes del descanso la Real dispuso de una posición adelantada sobre el campo y dispuso de dos buenas ocasiones. Una de Illarramendi en el lanzamiento de una falta y otra de Theo con un disparo lejano que salió rozando el larguero tras recoger un balón suelto fuera del área.

En la segunda parte llegaría la ocasión clarísima de Juanmi tras una rápida acción entre Zubeldia y Sangalli. Pero Dmitrovic salvó a los suyos y en el descuento Charles robó la cartera a Héctor para delirio de Ipurua y desesperación blanquiazul.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos