karrikaburu celebra el gol que supuso el empate /EFE

karrikaburu celebra el gol que supuso el empate / EFE

Real Sociedad Imanol pinta un boceto en Alemania

La Real Sociedad empata ante un rival rodado con un once inicial de lo más reconocible y suficientes ocasiones como para ganar

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Sigue persiguiendo la inspiración la Real Sociedad en esta pretemporada, aún lejos de ofrecer su versión definitiva, pero el viaje a Alemania ha servido a Imanol para dibujar un primer boceto, no solo de conceptos e intenciones, sino de nombres. El míster txuri-urdin haalineado este sábado en la primera parte del partido contra el Borussia Monchengladbach un once de lo más reconocible, susceptible de ser repetido en cualquier jornada liguera, aunque lo realmente identificativo de los once jugadores que lo conformaron fue su idea: iniciativa con balón, posesión, búsqueda de la asociación de los jugadores más desequilibrantes y, sobre todo, agresividad en la presión al rival tras pérdida.

Con estas premisas saltaron al césped del Borussia Park Remiro en la portería, Le Normand y Pacheco en el eje de la zaga, con Aritz de lateral derecho y Rico en el otro costado. Illarramendi ejerció de brújula y primer integrante de un rombo completado ni más ni menos que por Merino, Silva y Brais. Ahí residía el color más fuerte del cuadro. Su esencia. Y arriba, velocidad al cuadrado: Isak por la derecha y Cho por la izquierda.

El boceto de Monchengladbach descubría un equipo muy adelantado, acosando la salida de balón rival, cargando las tintas sobre el campo contrario y dejando prácticamente en blanco el propio, aún asumiendo el riesgo que ello conlleva. De este planteamiento llegó la primera gran ocasión. Robo alto de Isak ante una defensa acosada y disparo a bocajarro dentro del área que repele el guardameta Sommer. No sería la única oportunidad clara del sueco en la primera mitad. En el minuto 16 Pacheco sirvió un gran pase, de una punta a otra del campo, para dejar al espigado ariete de nuevo ante la portería rival. ¡Ojo al recurso! Si la fuerza y precisión de la zurda del de Elizondo conecta con la concentración y velocidad del nórdico...

Trataron de conectar los jugones del centro del campo con la velocidad de Cho por la izquierda, pero el francés estuvo atado en corto. Tampoco Brais pudo sacarse de encima la presión alemana, lo que, unido a la poca participación de Silva, evitó que los brochazos surtieran el efecto deseado sobre el lienzo germano. Los realistas se mostraron todo lo agresivos que pueden llegar a ser un 23 de julio a las 15.30 con 26 grados y los tonos del cuadro, tan bien definidos de inicio, se fueron diluyendo con el paso de los minutos. Influyó también el poderío físico del conjunto que había enfrente, que disputaba su sexto y último amistoso en casa.

1 MONCHENGLADBACH

Sommer; Skally (min 75 Lainer), Takura, Elvedi (min 67 Netz) , Bensebaini; Kramer (min 67 Jantschke), Neuhaus; Herrmann (min 85 Conor), Hofmann, Stindl (min 85 Fraulo); Thuram (min 75 Müsel).

1 REAL SOCIEDAD

Remiro (Zubiaurre, min 61), Aritz, Le Normand, Pacheco, Rico, Illarramendi, Merino, Silva, Brais, Cho, Isak. Gorosabel, Zubeldia, Arambarri, Gómez, Turrientes, Martín, Navarro, Kubo, Carlos Fernández, Karrikaburu.

  • Goles: 1-0, min 43 : Bensebaini, de penalti. 1-1 min 60: Karrikaburu.

  • Árbitro: Robin Braun. Amonestó a Le Normand por parte de la Real por la jugada del penalti.

  • Incidencias: Partido disputado en el Borussia Park con 26 grados de temperatura y media entrada.

Aunque fuera lo de menos en la jornada de este sábado, se cumplió la máxima que dice que quien perdona, lo paga. Un balón largo a la espalda de la defensa -todo un quebradero de cabeza para el equipo txuri-urdin- propició el uno contra uno de Thuram con Le Normand, que acabó metiendo la pata una centésima de segundo tarde fruto del cansancio. Corría el minuto 41. Bensebaini no perdonó.

Chilena de Karrikaburu

Dejó el boceto Imanol en el vestuario. Que reposara. A ver qué pinta tiene mañana, cuando lo vuelva a observar con detenimiento. Sacó en su lugar un conjunto más alegre, con muchas pinceladas de desparpajo sobre todo en el centro del campo, donde Beñat Turrientes se echó el equipo a la espalda y Robert Navarro confirmó que es un futbolista diferente. Junto a ellos colocó la electricidad de Take Kubo, que buscó con mucha movilidad su espacio dentro del dibujo blanquiazul, y la efervescencia de Carlos Fernández. El resultado fue algo más alocado y barroco, pero divertido. Dejó un gol de chilena de Karrikaburu, paredes de complicidad entre el baztandarra y Robert Navarro, así como quiebros interesantes del debutante Kubo, todo ello ante un rival empeñado en contentar a su público, lo que siempre le pone al asunto algo más de credibilidad. ç

Aficionados txuri-urdin en el Borussia Park. / Twitter RS

Le faltaron, sin duda, más goles al entretenido bolo veraniego, que no hizo honor al espíritu de Jupp Heynckes, ilustre ídolo local -220 tantos anotó en la Bundesliga-, pero un boceto es un boceto y quedan aún tres semanas para completar la obra. El buen nivel del once inicial fue complementado por destellos reivindicativos de quienes saltaron tras la reanudación, lo que hace que el objetivo del viaje a Alemania se cumpla, máxime teniendo en cuenta que no hubo que lamentar daños físicos.

En tres días llega la siguiente oportunidad para seguir haciendo probaturas. Otro rival rocoso, de perfil alemán, como Osasuna, llegará a plantar la oposición necesaria a Zubieta.