Real Sociedad

Espanyol-Real Sociedad: Con dos 'nueves' así la vida es más fácil

Los jugadores de la Real celebran la victoria ante el Espanyol./Alterphotos/Txabarri
Los jugadores de la Real celebran la victoria ante el Espanyol. / Alterphotos/Txabarri

Un doblete de Willian José y un golazo de Isak firman un cómodo triunfo de la Real en Cornellá

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZCORNELLÁ

Todo el verano debatiendo quién tenía que jugar arriba y al final resulta que Willian José e Isak firman en Cornellá los tres goles que nos permiten dormir en Champions en la quinta jornada, lo que demuestra que tener dos delanteros centro de semejante nivel nunca es problema. Más bien al revés, es una bendición.

A esta Real Sociedad el diez aún le queda grande. Incluso el nueve si me apuran, porque la segunda parte no fue buena. Pero ver la facilidad con la que ganó en Cornellá invita a pensar en que esta temporada volará alto. Porque tampoco necesitó hacer un partidazo para sumar los tres puntos. Le bastó con aprovechar sus momentos, estar seria en defensa y tirar de contragolpe para destrozar a un Espanyol que acusó el esfuerzo europeo del jueves a pesar de los cinco cambios introducidos en el once por Gallego. El sesteo durante buena parte de la segunda mitad que derivó en el 1-2 lo arregló Isak a continuación robándole la cartera a Calero y marcando un golazo tras conducción de 30 metros para evitar sufrimientos de última hora. Y menos mal, porque este equipo tan joven podría haber tenido problemas con un marcador apretado al final.

El caso es que uno mira la clasificación y se ve con 10 puntos, y la sonrisa es inevitable. Porque no es solo lo que has sumado, sino cómo lo has sumado. Con un calendario bastante complicado en el arranque de Liga y después de jugar fuera cuatro de las cinco primeras jornadas. Y ojo, que se ha enfrentado a tres de los siete primeros del año pasado -Atlético, Valencia y Espanyol- y ha disputado un derbi a domicilio. Y aún así ahí arriba está la Real Sociedad, con tantos puntos como juego, lo que siempre es una buena señal cuando queda todo el curso por delante.

1 Espanyol

Diego López; Víctor Sánchez, Lluís López, Calero, Dídac Vilá (Pedrosa, min.57); Marc Roca (David López, min.80), Darder, Granero (Campuzano, min.65); Vargas, Wu Lei y Calleri.

3 Real Sociedad

Moyá; Zaldua (Le Normand, min.80), Elustondo, Diego Llorente, Monreal; Zubeldia, Merino (Zurutuza, min.84), Odegaard; Portu, Oyarzabal y Willian José (Isak, min.65).

Goles:
0-1, m.18: Willian José. 0-2, m.34: Willian José. 1-2, m.72: Zaluda (p.p.). 1-3, m.74: Isak.
Árbitro:
Cordero Vega (Comité cántabro). Mostró tarjeta amarilla a Granero (min.27).
Incidencias:
Partido de la quinta jornada de LaLiga Santander disputado en el RCDE Stadium ante 19.173 espectadores.

Willian José se reivindica

Sorprendió su ausencia en la alineación de Imanol, principalmente porque repitió el mismo equipo que tan buena impresión causó ante el Atlético, con la única novedad de su entrada por Isak. Después del partido pudimos enterarnos en zona mixta que el internacional sueco había sufrido un pequeño problema en el entrenamiento del viernes que aconsejó a Imanol prudencia al afrontar tres partidos en ocho días. Es lo que tiene tener a dos delanteros centros enchufados, que si uno está al 95% juega el otro. Y el beneficiado es el equipo. Algo que no sucedía el año pasado, cuando Willian tuvo que jugar sin poder chutar tras aquella lesión muscular que sufrió en Eibar.

El brasileño se quitó una mochila de encima con los dos tantos. En el primero elevó suavemente el balón ante la salida de Diego López, haciendo buena la asistencia de Oyarzabal. Y en el segundo se separa lo suficiente del contrario para empujar el caramelo que le deja Portu. Dos acciones que parecen fáciles pero que no lo son. Más lo eran esas últimas contras de la Real Sociedad que se escaparon al limbo por errores de sincronización en el último movimiento.

A Imanol no le pudo salir mejor la jugada porque ahora tiene a los dos 'nueves' enchufados para el jueves. Si Willian José dejó encarrilado el duelo Isak lo resolvió con una carrera que recordó a la de Tolosa en el amistoso ante el Eibar. Jugar con un gacela que va tan bien al espacio es lo que tiene: que el rival no tiene margen para el error. Calero no esperaba que alargarse tanto la pierna para interceptar su pase en zona de iniciación, es verdad, pero es que después había que conducir 30 metros el balón en carrera y cruzarlo al palo largo con la pierna mala. Lo hizo tan fácil que parecía más demérito del contrario que mérito suyo, cuando fue un golazo en toda regla. El sueco es un diamante de 20 años por pulir. Es el tercer extranjero más joven en la historia de la Real Sociedad en marcar en Primera. Pensar que solo costó 6,5 millones es para frotarse los ojos, porque estamos ante un jugadorazo de los que no abundan.

Plan A, plan B y plan C

Uno de los aspectos más destacados de esta Real Sociedad de Imanol es la cantidad de variantes que maneja. El ejemplo está en el origen de sus tres goles. En el primero tira de contragolpe, el segundo viene en un ataque posicional tras generar superioridad en zona de creación y el tercero, de un robo adelantado. Así, el contrario no sabe ni por dónde le da el aire.

Como sucediera contra el Atlético, Moyá jugó los saques de meta en largo hacia Merino, que se merendó por arriba a Darder en las disputas. Y cuando trataron de neutralizarle con dos jugadores, orientó el balón hacia Monreal, muy superior en el juego aéreo a Wu Lei. La frustración del Espanyol era entendible porque todo los balones caían a pies realistas. Y desde ahí le tocaba correr hacia atrás, algo que hacen bastante mal los de David Gallego, un conjunto más de vocación ofensiva.

Las claves

Pegada:
La Real aprovechó sus dos primeras llegadas para ponerse en ventaja por 0-2 con los goles de Willian
Alternativas:
Un gol a la contra, otro en ataque posicional y un tercero tras robo alto hablan de su versatilidad
Oportunismo:
Los realistas flojearon en la segunda parte y el Espanyol hizo el 1-2, pero Isak evitó que se metiera en el partido

Después de unos minutos iniciales de tanteo un centro lateral de David Sánchez blocado por Moyá se convirtió en el origen perfecto del 0-1. El balear ya ha lanzado tres contras que han acabado en gol en cinco partidos: la de Mallorca, la del tanto de Odegaard ante el Atlético y ésta. El caso es que jugó rápido con Merino para que este sirviese un balón largo en profundidad a Oyarzabal. El eibarrés no falla en esas acciones y pudo un centro perfecto que Willian José no desperdició. En Cornellá se frotaban los ojos: ¿cómo es posible que un ataque nuestro se convierta en 0-1?

La Real genera mucho por bandas

Además de la competencia entre los dos delanteros centro y la riqueza táctica para utilizar distintas variantes, otra novedad en la Real Sociedad es el poder que demuestra en el juego por bandas. Dos partidos con extremos a la antigua usanza y dos partidos resueltos con solvencia. Si en el primer gol fue clave la presencia de Oyarzabal para abrir el campo en ese contragolpe por la izquierda, en el segundo lo fue Portu por la derecha. En mi opinión, el mejor del partido. Les voy a contar una anécdota que quizás no se vio por televisión. El murciano terminó destrozado con esa carrera en el descuento en la que saca del punto a David López con su velocidad. De la inercia que llevaba acabó en la colchoneta publicitaria junto a la portería sin poder levantarse. Se le había subido todo. Cuando Cordero Vega pitó el final nadie reparó en que seguía ahí tirado sin incorporarse hasta que Aritz, quién si no, cruzó medio campo para ayudar a ponerse en pie. Parecía que venía de la guerra. Es el reflejo de esta nueva Real, un jugador capaz de exprimirse en cuatro o cinco carreras de 40 metros a máxima intensidad después de haber realizado una gran labor defensiva. Otro fichajazo.

Y es que Portu fue determinante en el 0-2. En desventaja en el marcador tras el primer gol de Willian José, el Espanyol trató de adelantar su presión. Vargas se situó junto a Calleri arriba, con Wu Lei y Granero como interiores escoltando a Darder y Roca. La Real Sociedad no se inmutó. Vio la jugada y decidió crear superioridad por la zona de Granero. Ahí combinaron Odegaard y Zaldua en una salida de balón para solventar la presión y que el noruego se colocase de cara. Su calidad hizo el resto. Un pase de exterior puro caviar lanzó a Portu en carrera a la espalda de Calero. De repente se vio solo ante Diego López. Combinación en iniciación y creación, y verticalidad en finalización. No acertó de primeras a quitarse al portero perico pero estuvo listo de segundas para dar ese caramelo a Willian José.

En el lado negativo figura la primera media hora de la reanudación en la que el cuadro txuri-urdin cedió demasiado la iniciativa a su rival y pasó problemas. Imanol dijo que se trataba de un repliegue calculado para buscar las espaldas del rival a la contra, pero bajar tanto la presión a punto estuvo de meter en el partido a un adversario que estaba muerto. Menos mal que Isak lo evitó.

Más