Real Sociedad

Fue bonito mientras duró

Willian José durante el partido ante el Espanyol / PABLO ALCONADA

La Real Sociedad ha llevado la iniciativa en la primera hora de juego pero le ha costado profundizar y no ha sabido reaccionar al gol de Rosales en un córner

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

No lo merecíamos y seguramente será justo que el Espanyol juegue en Europa el curso que viene, un equipo que llegó a ir segundo en la undécima jornada, que no ha conocido la derrota en los últimos nueve partidos y que solo ha perdido dos de los 17 más recientes. Por eso Cornellá ha celebrado con la ola la primera clasificación europea que ha vivido desde su inauguración en 2009 ante una Real Sociedad que asumió resignada su suerte. Ganar tres partidos seguidos al final no es suficiente para ser séptimo. Es así.

El curso no ha dado para mucho más. Si yerras en la elección del entrenador que debía comandar el proyecto y en dos de los tres refuerzos –Theo y Sandro tampoco han jugado–, tu suerte está echada. Con cambio de timonel en el ecuador del campeonato y un rosario de lesiones que ni los más viejos del lugar recuerdan, haber llegado con vida hasta aquí ha sido un milagro que ha tenido como protagonista Zubieta. Zubeldia y Oyarzabal se han echado el equipo a las espaldas con 21 años y Aihen y Barrenetxea han sido ese soplo de aire fresco que, además de sacar los colores al que trajo a Theo y Sandro, han dado fuelle al grupo cuando más lo necesitaba.

No ir a Europa no significa que la temporada haya sido en vano. La Real Sociedad ha demostrado que tiene un grupo de jugadores de casa con calidad, compromiso y futuro al que solo resta acompañar de foráneos que estén a su altura. Porque no es de recibo que la lista de los mejores del año la encabecen los de casa, con la excepción de Merino y la segunda vuelta que ha firmado Rulli. El resto, o no ha tenido un rol importante o no ha rendido. Así de claro.

Así que ahora toca extraer las conclusiones de lo sucedido para no volver a cometer los mismos errores que hace doce meses. Al menos, partimos con la ventaja de contar en el banquillo con un Imanol que ha salido reforzado de su segunda experiencia como entrenador en la élite y que ha recuperado para la Real Sociedad un estilo de juego que se adapta mucho mejor a las condiciones de la plantilla. El próximo curso, con la posibilidad de diseñar el trabajo de toda una temporada y participar en la confección del grupo, las cosas le tienen que salir todavía mejor.

2 Espanyol

Diego López; Rosales, Naldo, Hermoso, Pedrosa; Darder (Víctor Sánchez, min.53), Roca, Granero; Wu Lei (Sergio García, min.79), Melendo (Puado, min.87) y Borja Iglesias.

0 Real Sociedad

Rulli; Elustondo, Llorente (Illarramendi, min.65), Héctor Moreno, Muñoz; Pardo (Janujaz, min.65), Zubeldia; Oyarzabal, Merino, Barrenetxea (Juanmi, min.73) y Willian José.

goles:
1-0, min.58: Rosales. 2-0, min.65: Wu Lei.
árbitro:
Jaime Latre (comité aragonés). Amonestó a Llorente (min.36), Víctor Sánchez (min.62), Wu Lei (min.65), Elustondo (min.83).
incidencias:
partido correspondiente a la última jornada de LaLiga Santander disputado en el RCDE Stadium ante 26.568 espectadores.

Imanol apuesta por los mismos

El técnico dio continuidad al mismo grupo de jugadores que han mantenido viva la llama europea hasta la última jornada. La única novedad con respecto al partido frente al Real Madrid fue el regreso de Aritz, en este caso para jugar de lateral, en detrimento del lesionado Zaldua. Illarramendi y Januzaj, teóricos titulares que salían de sendas lesiones, se quedaron en el banquillo.

Así las cosas Rulli se colocó bajo palos, con una defensa formada por Aritz, Llorente, Héctor Moreno y Aihen. En el centro del campo estuvieron Zubeldia, Pardo y Merino, con Oyarzabal, Willian José y Barrenetxea en la línea de ataque. La misma estructura de equipo que logró los triunfos ante el Getafe, Alavés y Real Madrid.

Las claves

Escasa profundidad:
Barrenetxea, que fue el mejor arriba, estuvo poco acompañado por Willian y Oyarzabal en ataque.
Despiste:
Una jugada ensayada del Espanyol en un córner dejó un remate franco en la frontal del área para el 1-0.
Resignación:
Con el marcador en contra la Real sufrió mucho ante la velocidad del cuadro perico al contragolpe.
La Real sale a adueñarse del balón

El conjunto realista entró al encuentro con la misma idea de siempre: hacerse con el balón y tratar de someter al contrario mediante la posesión, que en la primera parte llegó a alcanzar picos del 65%. Lo hizo gracias al trabajo de espaldas de Willian José y a la seguridad en zona de iniciación de Héctor Moreno y Zubeldia, que primaron siempre el pase de seguridad al de ruptura. El equipo de Rubi optó por un repliegue en campo propio para explotar al contragolpe la velocidad de Wu Lei, la habilidad de Melendo y las incorporaciones desde segunda línea de Darder. Todo ello partiendo siempre de una acción previa de Iglesias.

Nadie quiso descuidar la espalda en un choque que se iba a decidir al final, por lo que las ocasiones de gol se han hecho de rogar. Y las primeras fueron guipuzcoanas. Después de un disparo alto de Willian José desde lejos, la mejor opción vino en una jugada individual de Barrenetxea de fuera hacia adentro a pierna cambiada que culminó con un remate que salió rozando el poste. El donostiarra generó incertidumbre en cancha contraria con su movilidad y sus conducciones con el balón cosido al pie. Pero nadie más le acompañó arriba. Pasada la media hora Merino fue derribado en falta por Hermoso en el lateral del área y la falta colgada por Pardo fue rematada arriba por Llorente.

El Espanyol despertó antes del descanso con un centro de Pedrosa al que no llegaron Wu Lei e Iglesias y en una falta lateral botada por Granero que el delantero chino estrelló en el larguero y que en el posterior rechace introdujo en la portería tras cometer falta en el salto con Rulli, aunque el VAR dictaminó fuera de juego en la acción inicial.

El gol de Rosales acaba con la Real

Tras el gol del Sevilla antes del paso por vestuarios que abría el partido de Cornellá, el cuadro txuri-urdin salió en la reanudación con la intención de profundizar más. Dos córners seguidos fueron el preludio de la mejor oportunidad que llegó tras un jugadón de Barrenetxea que supo culminar Willian José, que disparó a las manos de Diego López en inmejorable situación. El Espanyol solo salía de atrás con pelotazos hacia Iglesias, que pusieron a prueba a Rulli, primero, y forzó el saque de esquina del 1-0 después. Un córner que la Real no leyó bien y que aprovechó Rosales para marcar desde lejos con la colaboración de Willian José.

Imanol quiso reaccionar y dio entrada a Illarramendi y Januzaj justo antes de que Wu Lei ganara la espalda a Aritz para sentenciar en la enésima jugada que se originó en el cuerpeo de Iglesias. Ya no hubo margen para la reacción y sí para la reflexión que debe acompañar a las próximas semanas.

Más sobre el Espanyol 2 - Real Sociedad 0