Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Jornada 19

Ganar con sufrimiento siempre sabe mejor

Los jugadores de la Real celebran uno de los goles. /Lobo Altuna
Los jugadores de la Real celebran uno de los goles. / Lobo Altuna

La Real Sociedad sigue su inercia positiva con Imanol a pesar de que se durmió tras los dos goles tempraneros

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Finalizó la primera vuelta y la Real Sociedad se encuentra a un punto del séptimo, el Betis, y a tres del Getafe, sexto. Y eso haciendo una primera mitad de campeonato de aprobado raspado siendo generosos. Pero estas dos victorias con Imanol han valido su peso en oro en una competición tan igualada, lo que permite mirar a los cinco próximos meses con la ilusión del que se sabe aspirante a volver a Europa. Aunque mucho tiene que mejorar este equipo para ello, porque el Espanyol fue una buena vara para medir el nivel actual del conjunto txuri-urdin y el examen, como el de la primera vuelta, se saldó con otro aprobado por los pelos. Y así no nos da. Eso sí, estos tres puntos no nos los quita nadie y eso es lo que cuenta. Siempre es más fácil progresar desde la confianza que dan los triunfos que desde los malos resultados.

Con dos goles de ventaja en ocho minutos la Real Sociedad se las prometía muy felices pero se le olvidó que había por delante casi un partido entero y ahí su rival fue superior en muchas fases del mismo con un Melendo estelar que trajo de cabeza a los blanquiazules. Eso y la debilidad en el juego aéreo permitió al Espanyol meterse en el encuentro e igualarlo, y no se llevó un punto porque Didac y Naldo no estuvieron acertados en sus cabezazos finales.

En el plano positivo reseñar la recuperación de Willian José para la causa, con dos goles y un remate al poste, la calidad de Merino, con otro tanto y una asistencia genial al brasileño, el descaro de Aihen en la izquierda y el debut de Roberto López, el sexto en la temporada después de los de Sangalli, Merquelanz, Le Normand, Barrenetxea y el propio Aihen. No está nada mal.

3 Real Sociedad

Gero Rulli; Muñoz, Moreno, Llorente, Aritz; Illarra, Merino, Sangalli (Roberto López, min. 61); Juanmi (Oyarzabal, min. 63), Willian José, Januzaj (Zubeldia, min 83).

2 Espanyol

Diego López; Rosales, David López, Naldo, Didac Vila; Melendo (Alex López, min. 82), Darder (Piatti, min. 72), Roca, Granero (Puado, min. 77); Leo Baptistao, Borja Iglesias.

Árbitro:
Del Cerro Grande (Comité Madrileño). Expulsó a Merino en el minuto 75 por doble amonestación. Amonestó a Aritz, Moreno, Illarra, Willian José, Rulli, David López, Darder y Naldo.
Goles:
1-0, min. 2: Merino. 2-0, min. 7: Willian José, de penalti. 2-1: m. 32, Naldo. 2-2, min. 45: Llorente p.p. 3-2, min. 64: Willian José.

Ocho jugadores de refresco. En los dos primeros partidos con Imanol frente a Madrid y Betis hasta 18 jugadores diferentes formaron como titulares y eso posibilitó que el oriotarra pudiera formar anoche con un once más fresco, ya que solo tres hombres repitieron en la alineación respecto al Villamarín: Rulli, Sangalli y Juanmi. Y menos mal, porque de lo contrario me da que la Real hubiera perdido, porque físicamente la veo peor de lo que pensaba.

La gran novedad estuvo en la izquierda, en la que formaron Aihen y Juanmi por Theo y Oyarzabal. Theo, que acabó el año con problemas musculares en un gemelo, venía de jugar en Sevilla y con dos partidos más por delante esta semana, el técnico optó por darle descanso. Oyarzabal venía de completar 180 minutos ante Madrid y Betis.

Así las cosas, Rulli siguió bajo palos por tercer encuentro consecutivo, con una defensa formada por Aritz, Llorente, Héctor Moreno y Aihen, la misma del Bernabéu. En el centro del campo regresaron Illarramendi y Merino y fue Sangalli el que ocupó la plaza del lesionado Zurutuza. En la línea de arriba volvieron Januzaj y Willian José para formar junto a Juanmi. Imanol cumplió con ese primer objetivo de formar con un once con las piernas frescas que resultaría determinante.

Arranque arrollador. La Real Sociedad salió con ímpetu dispuesta a remediar su mala racha en Anoeta. Con un Januzaj muy activo por la derecha forzó un córner que tuvo premio a la segunda tentativa. El belga colocó el balón en el segundo poste y el cabezazo de Willian José se estrelló en la madera. Merino, el más listo de la clase, recogió el rebote en el primer palo para marcar a puerta vacía. No se había cumplido el tercer minuto.

El tanto espoleó a los de Imanol, que siguieron con su plan y se fueron arriba. Otro nuevo córner colgado por Januzaj desde la derecha fue interceptado con la mano por David López en su disputa con Héctor Moreno. El árbitro no vio el penalti inicialmente pero tras ser asistido por el VAR señaló la pena máxima que transformó de modo magistral Willian José. Ocho minutos y dos goles de ventaja. Mejor imposible.

¿Quién pilla a Melendo? El Espanyol estuvo noqueado durante unos momentos que la Real aprovechó para tener el balón y lanzar por la banda izquierda a Aihen, que se entendía a la perfección con Sangalli de sus tiempos en el Sanse. Una internada del lateral navarro hasta línea de fondo fue interceptada cuando se adivinaba rematador dentro del área.

Pero el cuadro perico resucitó después de centrar la posición de Melendo y buscar la espalda de Sangalli para pillar a Illarramendi en superioridad. Roca, Granero, el propio Melendo y Darder ejercían un dominio en zonas interiores que la Real no acertaba a neutralizar. Mandaba por dos goles en el marcador pero en el campo hacía minutos que había dejado de hacerlo.

Así que en una contra Iglesias probó fortuna desde lejos y su disparo fue desviado a córner por Aihen. El saque de esquina botado por Granero fue cabeceado a placer por Naldo tras ganar en el salto a Merino. El Espanyol se metía en el partido.

Llorente, en propia puerta. El cuarto de hora previo al descanso fue muy malo por parte de la Real Sociedad, que no sabía por dónde le daba el viento. No tenía el balón y no sabía juntarse para que no le hicieran peligro. Melendo forzó la amarilla de Merino en una jugada cerca de la frontal del área en el minuto 42 y tres más tarde nació el gol del empate desde esa misma situación. Ganó una pelota con la que puso a prueba a Rulli para su desvío. Aihen no acertó en el despeje y David López puso un centro al corazón del área. Ahí Iglesias ganó en la disputa a Llorente, Leo Baptistao remató al larguero y el propio Llorente marcó en propia meta en su intento por despejar. La Real había sesteado demasiado y este gol psicológico hacía justicia.

Genialidad de Merino antes de la roja. La segunda parte, como el partido en general, tampoco resultó brillante, pero sí vibrante. Las ocasiones llegaron casi todas a balón parado y en centros al área. Aritz y Willian José probaron fortuna en sendos córners antes de que el brasileño sentenciara en el 63 con un tanto en el que tuvo mucho que ver Merino, con un centro con rosca contraria indefendible para la zaga perica. Luego el navarro vería la segunda amarilla, de nuevo provocada por Melendo, lo que obligó a un esfuerzo extra con uno menos durante veinte minutos que tuvo premio con esta sufrida victoria de la Real Sociedad que sabe a gloria.

 

Fotos