Real Sociedad

Bien está lo que bien acaba

Los jugadores de la Real celebran el gol materializado por Mikel Oyarzabal. /ACERO
Los jugadores de la Real celebran el gol materializado por Mikel Oyarzabal. / ACERO

Una Real con mejores intenciones que eficacia rasca un punto al final por medio de Oyarzabal de penalti después de que el Valencia estrellara un balón en el poste y errara un penalti.

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Empatar en el campo del vigente campeón de Copa en el último suspiro y de penalti es un subidón. Un punto de refuerzo moral para arrancar la Liga que, teniendo que afrontar las tres primeras jornadas fuera, tiene una enorme importancia. Y como las valoraciones se hacen siempre en función del resultado, hay que dar por bueno el partido. Pero no es oro todo lo que reluce porque fue el Valencia el que dejó escapar una victoria que era suya cuando ganaba por 1-0 con ese remate al palo con la portería vacía de Rodrigo y el penalti fallado por Gameiro antes de que Oyarzabal transformase el suyo. Eso es así.

La Real tuvo buenas intenciones

Propuso más que el contrario, le llegó a asfixiar en su campo durante muchos momentos con una fuerte presión y en posicional movió el balón con más sentido. Sin embargo, los propósitos no suman puntos y el Valencia, con poco, estuvo más cerca del triunfo. Esto merece una reflexión.

El cuadro de Imanol fue prácticamente el mismo del año pasado ya que, después de pasarnos todo el verano hablando del juego al espacio, Portu estaba lesionado e Isak salió con el marcador en contra cuando no había huecos para correr. Y aun así, se sacó de la manga la jugada de la falta en la frontal del área que acabó en el empate. Así que el único nuevo fue Odegaard en un equipo que abusó del juego al pie y al que le costó generar en ataque estático. Queda la incógnita de saber qué hubiera sucedido con el sueco desde el inicio, porque cuando la Real robo y tuvo espacios él no estaba. Salió cuando el Valencia replegó para no concederle ni un metro.

Con todo, el balance es positivo

En la portería, Moyá despejó cualquier duda, igual que en defensa Le Normand y Zubeldia, que hicieron olvidar a los dos centrales titulares, Aritz y Llorente. Y en el centro del campo Illarramendi y Merino se impusieron con autoridad. Aunque esto no ha hecho más que empezar...

Remiro se queda en el banquillo

Finalmente, fue el veterano guardameta mallorquín el escogido por Imanol para arrancar la Liga bajo los palos en detrimento de Remiro, que tendrá que esperar un mes para debutar en Primera. A principio de semana el técnico tenía clara su apuesta para la portería, pero que no se levantara la sanción a Llorente y Aritz terminó haciéndole cambiar de opinión. Solo le quedaban un central natural, Le Normand, y un centrocampista reconvertido, Zubeldia, por lo que pensó que era mejor apostar por alguien veterano que por un debutante para cerrar ese triángulo en la retaguardia. En principio, Moyá jugará estos tres partidos hasta el parón de septiembre. Incluye las visitas a Mallorca y Bilbao. Después habrá que ver cuál es el análisis que hace el oriotarra de la situación.

Por lo demás, Zaldua y Aihen completaron la línea defensiva, Illarramendi y Merino formaron en la sala de máquinas, con Januzaj y Odegaard intercambiándose las posiciones por el flanco derecho del ataque, Willian José fijando centrales y Oyarzabal en la izquierda.

Presión alta y robo para atacar

La Real sorprendió al Valencia de inicio. Imanol utilizó un 1-4-4-2 en defensa para ir a presionar alto a la salida de balón che, lo que le reportó varias recuperaciones interesantes para atacar rápido y en posición adelantada. La primera generó un remate de Januzaj que obligó a intervenir a Cillesen en el palo corto. Un robo de Merino a Kondogbia lanzó después a Oyarzabal para que probase fortuna desde la frontal del área. Salió fuera por poco. También pudo marcar Merino en un disparo desde media distancia que desvió Gabriel y a punto estuvo de superar a Cillessen, que tocó con el pie milagrosamente. Incluso un centro de Zaldua desde la derecha lo buscó de cabeza con peligro Willian José.

Tan agarratado vio a los suyos Marcelino que indicó a su portero que jugase largo cargando el juego sobre el duelo de Soler con Aihen para intentar atacar desde el robo en campo rival. Le funcionó porque cuando la Real no pudo presionar tan adelantada sufrió más en un partido que se abrió con transiciones más rápidas.

Buenas intervenciones de Moyá

El Valencia se encontró más a gusto sin la necesidad de crear en la parcela ancha. Sin Parejo y con el calor que hacía, no estaba para lanzar cohetes en esa faceta. Era más fácil explotar la velocidad de Gameiro y Rodrigo y buscar sus duelos con Le Normand y Zubeldia. Guedes puso a prueba dos veces a Moyá, que tiró de su buena colocación para desviar el balón. Rodrigo lo hizo al borde del descanso, con otra intervención del balear.

A la Real le costaba bastante más generar desde lo posicional. En el fondo era el mismo equipo que el del año pasado con la presencia de Odegaard. Por mucho que en la fase ofensiva jugara un 1-3-3-2-2 con Illarramendi metido entre los centrales y Odegaard y Januzaj buscando la espalda al mediocentro más retrasado. Aun así, Odegaard dispuso de buena opción antes del descanso y Willian José, de otra después de una internada de Oyarzabal hasta línea de fondo.

¿Quién tapa a Wass?

En la segunda parte, a la Real le costó llegar con peligro. Cuanto más balón agarraba, menos daño hacía. Y el Valencia empezó a gustarse con su velocidad. Una combinación iniciada por Guedes en la que Soler se fue hacia adentro liberó el espacio por la derecha para que Waas se colara hasta la cocina y Gameiro marcase ante Moyá. Desde ahí los de Marcelino tuvieron dos claras opciones para matar el partido por medio de Rodrigo y ese penalti de Gameiro, pero fue Oyarzabal el que marcó en el 98 tras un penalti por clara mano de Coquelin en la falta de Willian José.

1 Valencia

illesen, Wass, Garay, Gabriel Paulista, Jaume Costa (Piccini, m.82), Carlos Soler (Ferran Torres, m.89), Coquelin, Kondogbia, Guedes, Gameiro y Rodrigo (Cheryshev, m.84).

1 Real Sociedad

Moyà, Zaldua (Barrenetxea, m.82), Le Normand, Aihen (Rodrigues, m.85), Illarra, Zubeldia, Merino, Januzaj (Isak, m.71), Odergaard, William José y Oyarzábal

goles:
1-0, m.59: Gameiro. 1-1, m.100: Oyarzabal, de penalti.
árbitro:
Gil Manzano (comité extremeño). Amonestó por el Valencia a Coquelin y Garay y por la Real Sociedad a Odegaard, Merino, Zaldúa y Le Normand. EXpulsó con roja directa a Coquelin (m.100).
incidencias:
Partido disputado en Mestalla ante 41.800 espectadores. Los jugadores de la Real Sociedad hicieron pasillo de honor al Valencia por el título de Copa del Rey conseguido por el equipo local en el último encuentro de la pasad temporada.

Valencia - Real Sociedad