La Real merece más en su visita al líder

La Real merece más en su visita al líder
Acero

Juammi igualó el gol inicial de Lenglet y al final decidió un polémico tanto con fuera de juego de Dembélé

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZBarcelona

Después de 24 años sin puntuar en el Camp Nou no iba a ser en esta torcida temporada cuando saltara la banca. Y no fue por falta de merecimientos, pero cuando algo empieza mal es mejor que acabe cuanto antes. Porque la Real fue valiente, trató de tú a tú al Barcelona, igualó el tanto inicial de Lenglet, pero se encontró con la lesión de Zubeldia en el 52 y con un gol de Jordi Alba que decidió el choque en claro fuera de juego de Dembélé en la trayectoria del disparo. Hasta se quita para no tocar el balón. Claro que en el VAR estaba Iglesias Villanueva, ya saben, el peor árbitro de Primera. Y a ver quién se atreve a anularle un gol al Barça a estas alturas...

Si en las temporadas gloriosas de Denoueix, Montanier y Eusebio nos volvimos de vacío, ahora no iba a ser menos. La cuestión, al menos, era dar la cara y ofrecer una buena imagen en casa del virtual campeón de Liga. Y eso se consiguió con un conjunto de 24 años de media, que no supone premio alguno, pero indica que las cosas abajo se están haciendo bien, aunque haga falta acertar con los refuerzos para terminar de dar empaque al equipo.

Tengo que confesar que cuando paré a comer en los Monegros camino a la Ciudad Condal me invadieron los buenos pensamientos. Pillas el móvil, entras en twitter y ves que López Ufarte celebra su cumpleaños colgando en la red uno de sus golazos en el Camp Nou y te dices, ¿y por qué no? LaLiga también le dedicaba dos tuits a la Real, en uno rememorando la remontada (3-2) de Anoeta de la 12/13 con el título 'el valor de no rendirse jamás' y en otro a Mikel Oyarzabal. Oye, pues quizás sí... ¡Quién sabe!

2 FC Barcelona

Cambios: Busquets (Arthur, m.55), Coutinho (Dembélé, m.70) y Sergi Roberto (Vidal, m.88).

1 Real Sociedad

Cambios: Sangalli (Zubeldia, m.53), Barrenetxea (Juanmi, m.85) y Sandro (Llorente, m.85).

Goles
1-0, min. 45: córner que lanza Dembélé y Lenglet supera en el salto a Merino y Oyarzabal. 1-1, min. 62: gran pase de Merino al espacio para que Juanmi marque ante Ter Stegen. 2-1, min. 63: Jordi Alba, al palo largo en claro fuera de juego de Dembélé, en la línea de visión de Rulli.
El árbitro
González Fuertes. Del comité asturiano. Asistido en las bandas por García Fernández y Rodríguez Moreno. Iglesias Villanueva estuvo al frente del VAR. Amonestó a Merino de la Real
Incidencias
75.470 espectadores en el Camp Nou.

Pero fue tomar asiento en la tribuna y ver que la cosa pintaba como siempre. Negros nubarrones que luego descargarían lluvia, viento y una alineación de Valverde con todo en el campo, en la que solo se permitió dos retoques con Semedo por Sergi Roberto en la derecha y Vidal por Busquets en el centro del campo. La Real le plantó cara, estuvo a punto de adelantarse en una doble ocasión de Juanmi y Willian, equilibró el tanto de Lenglet y vendió cara su derrota. Esperanza para el futuro, pero pobre consuelo para el presente.

Imanol, con dos cambios en el once

La alineación realista no sorprendió a nadie, porque con lo que tiene disponible ahora mismo era la más lógica. De hecho, solo introdujo dos cambios respecto al equipo de la jornada pasada contra el Eibar, al dar entrada a Pardo por Sangalli en el centro del campo y a Willian José por Barrenetxea en la línea de ataque. La media de edad subía de 23 a 24 años.

Con Rulli bajo palos, apostó por alinear una defensa basada en la rapidez con Zaldua, Aritz, Llorente y Aihen, quedándose Navas en el banquillo. En la medular encontró Pardo sitio junto a Zubeldia y Merino con el objetivo de tener control con la pelota ante un rival que dejó pensar en el centro del campo después de haber jugado hace cuatro días ante el Manchester United en Champions. Arriba la clave era sujetar balón con Willian José para que Juanmi y Oyarzabal explotaran los espacios de la defensa azulgrana.

La tienen Juanmi y Willian José

La Real planteó un partido valiente, calcando prácticamente el planteamiento del Barça. Ello permitió ver a dos equipos arriesgando en la presión en campo contrario y tratando de conservar el balón para no correr en exceso detrás del rival. El conjunto azulgrana, lógicamente, lo tuvo más por la calidad técnica de sus jugadores. Pero hasta el minuto 25, con esa falta que lanzó Messi por encima del larguero, no se acercó a las inmediaciones de Gero Rulli.

En la zona ancha Zubeldia tapó las incursiones de Suárez y Messi entre líneas, Merino ató en corto a Arthur y a Pardo le bastó con vigilar a un Vidal que no destaca tanto en las distancias cortas. Con Aritz echándole una mano a Zaldua para neutralizar la velocidad de Dembélé, el partido parecía controlado a la espera de una genialidad de Messi. Lo que pasó es que al Barcelona le interesaba reducir el choque a unos minutos concretos porque acumula esfuerzos en las piernas y la Real no podía desaprovechar la oportunidad para tratar de dar un susto al contrario.

Y ahí le faltó valentía en el primer acto para mirar hacia arriba, ya que apostó siempre por una posesión conservadora que por un pase en vertical. Tan solo un amago de desmarque al espacio de Juanmi que abortó Ter Stegen en su salida de cabeza y una arrancada desde la cueva de Zubeldia crearon cierta incertidumbre en la primera media hora. Pero a los 35 minutos la Real dispuso de una doble oportunidad clarísima con la que debió de haberse adelantado en el marcador. Una pared entre Juanmi y Pardo dejó al primero solo ante Ter Stegen, pero el alemán demostró su calidad en el mano a mano. El balón quedó muerto, pero Willian José, forzado, remató arriba con todo a su favor.

Mil recursos ofensivos...

Un equipo como el Barcelona que está a punto de ganar la Liga tiene mil recursos para sacar adelante estos partidos. Y las jugadas a balón parado son una de sus mejores bazas. La Real defendió bien los dos primeros córners con un Willian José que se hizo fuerte en la corta. Pero a la tercera no fue posible y ahí llegó el 1-0 en la última jugada de la primera parte. Dembélé puso el balón en juego y Lenglet robó la cartera a Oyarzabal, que estaba en zona, y Merino, que le seguía en individual.

Tras el descanso, la Real salió a por el empate y dispuso de un cabezazo de Oyarzabal a centro de Willian José, y de un remate forzado del brasileño tras un envío de Pardo. Después se rompió Zubeldia en una acción similar a la de Illarramendi en Mestalla. Imanol recompuso el equipo con Merino de 'cuatro' y dando entrada a Sangalli. En un gran pase del primero resuelto por Juanmi llegó el empate pero un minuto después Jordi Alba logró el 2-1 definitivo en esa acción polémica que no debió subir al marcador del Camp Nou.