Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades
Copa del Rey

Fue bonito mientras duró

La Real, tras empatar a dos, ha quedado fuera de la Copa./Arizmendi
La Real, tras empatar a dos, ha quedado fuera de la Copa. / Arizmendi

Una entregada Real Sociedad muere con las botas puestas en un partido de más goles (2-2) que juego que tuvo la clásica emoción copera; el Betis, clasificado para cuartos de final de la Copa del Rey

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Hasta aquí hemos llegado en la Copa del Rey. Sin perder un partido nos vamos a casa, pero ya sabíamos del peligro que tenía el valor doble de los goles fuera cuando nos vinimos del Villamarín sin marcar y que delante había un señor equipo al que la Real Sociedad le puso contra las cuerdas en la media hora final de la eliminatoria. Incluso llegó a soñar con superarla cuando Merino marcó el 2-1 en ese remate en plancha con todo aprovechando la golosina de Januzaj, pero después había que defender la portería y ahí no anduvo fina para hacerlo. Y entre que Theo desvía el centro de Barragán y Le Normand le da un metro a Loren para que remate, la historia ya no tuvo vuelta de hoja.

Analizando en frío lo sucedido en los dos partidos, nadie puede decir que el Betis sea un ganador injusto. La Real Sociedad también hizo muchos méritos, aunque el partidazo de Rulli allí no lo hizo Robles aquí, lo que a los puntos quizás respalda la clasificación bética. A favor del cuadro txuri-urdin hay que reseñar su competitividad porque, como les decía hace cuatro días tras ganar al Espanyol, no atraviesa por un buen momento. Especialmente en lo físico, con muchos jugadores tocados y otros lejos de su mejor versión. Y aún así ha dado la cara en todo momento y ha comprado muchos boletos para clasificarse, aunque su número no haya salido agraciado.

Ahora queda toda una segunda vuelta por delante en Liga para recobrar la brillantez necesaria para convertirse en un firme aspirante a pelear por Europa. Para ello debe recuperar a sus mejores hombres y adquirir un nivel de juego y frescura que le permitan ganar partidos con regularidad. Eso sí, el domingo le espera un caramelo envenenado en Vallecas ante un Rayo que lleva diez días sin jugar.

2 Real Sociedad

Moyá; Zaldua, Le Normand (Juanmi, min.86), Héctor, Theo; Illarramendi, Zubeldia, Merino; Januzaj (Sandro, min.71), Oyarzabal, Willian José.

2 Betis

Joel; Bartra, Javi García, Mandi; Tello, Canales, Willian Carballo, Barragán; Joaquín (Feddal, min. 78), Lo Celso y Loren Morón (Sergio León, min. 90).

goles:
0-1, min, 37: Canales. 1-1, min. 39: Zubeldia. 2-1, min. 61: Merino. 2-2, min. 69: Loren
árbitro:
González Fuertes (Comité Madriileño). Expulsó a Lo Celso en el minuto 90 por doble amarilla. Amonestó a Le Normand, Januzaj, Héctor, Illarramendi, Loren Morón, Barragán.
incidencias:
Encuentro de vuelta de los octavos de final en una noche lluviosa en Anoeta. La ida terminó con empate a cero goles en Sevilla.

Regresa Moyá bajo palos. La presencia del mallorquín en la portería en lugar de un Rulli que venía de hacer tres buenos partidos fue la gran novedad en la alineación, ya que el resto fue más o menos la que se presentía, con seis novedades respecto al día del Espanyol. En defensa regresaron Zaldua, Le Normand y Theo en las posiciones de Aritz, Llorente y Aihen, mientras que se mantuvo Héctor Moreno. En el centro del campo, donde había más escasez de efectivos, continuaron Illarramendi y Merino y entró Zubeldia en posición de interior izquierdo para cubrir las subidas de Theo. Arriba Januzaj y Willian José estuvieron acompañados por Oyarzabal después del respiro que tuvo el eibarrés el lunes. Un once de gala en toda regla, teniendo en cuenta la lesión de Zurutuza y la sobrecarga de partidos de Llorente, para pelear la Copa.

Presión alta para ganar el balón. Desde el pitido inicial la batalla consistió en hacerse con el balón, por lo que ambos equipos dispusieron de una presión adelantada en los saques de meta rivales. En el caso bético con referencias casi individuales en campo contrario y en el realista, con muchos hombres adelantados obligando a los centrales a asumir situaciones de riesgo lejos de portería, como esa amarilla que vio Le Normand ante Carvalho en el minuto 25. Era lo que tocaba si se quería hacer daño a los de Setién: impedir que iniciasen el juego desde atrás, porque si les quitas esa fase del juego bajan en sus prestaciones.

Más

En lo que a la Real se refiere, que no anda tan fina combinativamente porque sus jugadores del centro del campo no están radiantes y vienen de una propuesta de juego diferente, superó la presión verdiblanca buscando en largo a Zaldua, en la derecha, o a Willian José arriba. En esa partida de ajedrez en la que se convirtió el partido, en el que cada movimiento estaba calculado al milímetro, la primera media hora no ofreció grandes emociones.

Zubeldia responde a Canales. Ninguno de los dos contendientes acertaba a construir desde lo posicional, así que los errores cobraban más trascendencia. Un mal despeje de Zaldua por la derecha derivó en el 0-1 bético. El donostiarra no se percató de que Januzaj estaba demasiado lejos de su posición y su balón cayó franco a los pies de Tello cerca del área. Con la Real a contrapié sin poder salir del área inició una jugada con Lo Celso y Loren que Canales se encargó de culminar solo desde el punto del penalti. Zubeldia, que debía haberle encimado, se fue a por Loren que ya tenía a dos blanquiazules encima y esa descompensación en las marcas resultó fatal.

Pero no era el día para rendirse tan pronto y a continuación, en la única ocasión del primer tiempo en la que la Real logró lanzar a Theo por la izquierda, llegó uno de esos córners prometedores. Héctor Moreno y Le Normand ganaron sendas disputas aéreas y Zubeldia, enmendando el desajuste anterior, soltó una buena volea ante la que no pudo responder Robles. Las espadas estaban en todo lo alto.

La Real Sociedad embotella al Betis. Pasados unos minutos de la reanudación la Real se hizo con el partido gracias a que equilibró las fuerzas en la zona ancha al meter a Oyarzabal de enganche por dentro como cuarto centrocampista y dejar arriba a Januzaj y Willian José. Un saque de banda rápido del brasileño lanzó al belga, que levantó la cabeza y le puso un centro a Merino de esos que el navarro no desaprovecha. Zubeldia, en un remate rozando el poste, y Theo, en una internada que salvó Robles, habían avisado anteriormente.

El Betis parecía tocado al verse por detrás y sin balón, pero Loren encontró petróleo en ese centro de Barragán que sería definitivo. Imanol sacó a Sandro y Juanmi, acabó jugando con 1-4-4-2, el tercer dibujo de la noche, con Zubeldia de central, pero no encontró el gol. Sandro lo tuvo cerca. Remató arriba y la Real Sociedad cayó eliminada de la Copa del Rey.

Más

 

Fotos