Los buenos propósitos duraron media hora

Los buenos propósitos duraron media hora
Jose Mari López

Los realistas han tenido buenas ocasiones pero no las concretaron y un gol de César tras una mala salida de Remiro ha decidido

IMANOL LIZASOAIN y MIGUEL GONZÁLEZ

Ya saben cómo son las pretemporadas. Dos detalles ante un Tercera desatan el optimismo y una derrota contra un Segunda siempre tiene un cariz negativo. Pero ni una cosa ni otra. Este periodo de preparación sirve para rodar y para repartir minutos entre la plantilla. Al menos en esta primera fase hasta que dentro de unas semanas Imanol vaya definiendo un once y opte por dar más de una hora seguida a los jugadores. Hasta entonces pocas conclusiones se pueden sacar cuando presenta dos onces diferentes en cada parte y no son de la partida hombres importantes como Oyarzabal, Merino, Zubeldia o Illarramendi, éste en la grada con una sobrecarga en el aductor derecho. Por el mismo motivo se quedó también en la grada Moyá, que este domingo trabajará aparte en Zubieta y mañana se integrará al grupo. Rulli, a la espera de ver qué sucede con su futuro, tampoco jugó, aunque Labaka lo atribuyó a la necesidad de «repartir minutos» entre todos.

Sirva esta introducción para contextualizar un amistoso que, como todos, no pasará a la historia. Eso sí, se vieron detalles, positivos y negativos, que no se pueden dejar pasar. La Real gustó mucho en la primera media hora, en la que se mostró como un equipo eléctrico, vertical y agresivo en la presión, lo que le hizo robar mucho para atacar constantemente.

0 Real Sociedad

Remiro; Zaldua, Le Normand, Sagnan, Kevin; Guevara, Zurutuza, Odegaard; Gorosabel, Isak y Portu. Tras el descanso jugaron Zubiaurre; Aritz, Llorente, Navas, Aihen; Zubimendi, Pardo, Sangalli; Januzaj, Willian José y Thior.

1 Rácing de Santander

Luca Zidane; Buñuel, Olaortua, Figueras, Abraham; Cayarga, César Díaz, Sergio Ruiz, Cejudo; César Díaz y Barral. También jugaron Crespo, Kitoko, Gil, Moi, Castañeda, De Vicente, Ramón, Siverio, Musy, Puras y Sainz-Maza.

Gol:
0-1, min. 36: César Díaz, tras recoger un cabezazo de Cayarga al poste.
Árbitro:
Daniel Palencia, asistido en las bandas por Ion Rodríguez y Julen Escalaro.
Incidencias:
Partido a favor del Kilometroak en Asti, Zarautz. Fue gratificante ver recuperado en el palco a Javi Pérez después del accidente de tráfico que sufrió.

Imanol salió de inicio con Remiro; Zaldua, Le Normand, Sagnan, Kevin; Guevara, Zurutuza, Odegaard; Gorosabel, Isak y Portu. Con un fútbol preciso atrás, rápido en el centro del campo al jugar a pocos toques y con Isak y Portu aportando profundidad, las ocasiones se sucedieron ante Luca Zidane, el hijo de Zinedine al que el Real Madrid ha cedido al Rácing. La destacada actuación del guardameta y la falta de puntería realista impidieron que el marcador se moviese. Fueron momentos en los que Odegaard agarró balón para imaginar pases imposible, en los que Portu desbordó una y otra vez por la izquierda e Isak generó peligro cada vez que entraba en acción. Los tres nuevos dieron un aire diferente al equipo.

Pero todo cambió a la media hora porque esa presión alta que permitía a la Real jugar en terreno rival y acampar con la defensa en el centro del campo para someter al cuadro cántabro a una tortura, dejó de ser efectiva. El Rácing realizó un movimiento táctico que le salió perfecto. Abrió a los centrales, colocó a los laterales altos y puso a Zidane, al portero, como líbero para iniciar el juego. El cuadro txuri-urdin no supo neutralizar ese movimiento y los precisos pases del meta hacia las bandas hicieron inútil esa primera presión y le obligaron a correr una y otra vez hacia atrás, partiéndose el equipo y perdiendo la homogeneidad que había demostrado hasta entonces.

Los centros laterales

A ello se unió la debilidad que mostró atrás para defender los centros laterales del contrario. Un hándicap que fue un lastre hace dos temporadas y que volvió a hacerle daño. Le Normand y Sagnan estuvieron mejor con balón que sin él, ya que concedieron metros a los delanteros rivales para rematar a placer. En especial a César Díaz. Primero cabeceó picado a placer ante Remiro, aunque se le fue alto, después obligó al meta navarro a realizar una gran intervención y a la tercera marcó el gol del triunfo. Fue en un centro a pierna cambiada de Barral que Remiro midió mal y Cayarga, tras ganar la espalda a Kevin, cabeceó previamente al poste. No tuvo más que empujar a puerta vacía. Una de esas situaciones llegó en un saque de banda en el que faltó la atención necesaria.

Tras el descanso Imanol puso en liza a Zubiaurre; Aritz, Llorente, Navas, Aihen; Zubimendi, Pardo, Sangalli; Januzaj, Willian José y Thior. Un equipo con menos juego al espacio y más balón al pie, lo que se notó en una menor productividad ofensiva. Porque las ocasiones llegaron, bien en acciones de estrategia o en disparos lejanos como ese de Willian José que salvó Zidane.

El Rácing apretó fuerte arriba con 1-4-4-2 sobre Llorente y Navas, lo que dificultó mucho la salida de balón realista. Con el paso de los minutos el cuadro cántabro no pudo mantener la misma intensidad y ello fue aprovechado por la Real para dar un paso hacia adelante que le hizo generar cuatro buenas opciones para empatar a falta de un cuarto de hora. Dos de Willian José, una de Thior y un gol anulado por fuera de juego que no lo pareció a Llorente, en una falta lateral colgada por Pardo.

Pero el balón no entró y pasado ese arranque ofensivo, la cosa volvió a calmarse sin que el marcador se moviese. Januzaj apenas generó peligro, Willian José quedó sujetado por los centrales y únicamente la chispa de Thior parecía poder sorprender a la zaga cántabra. El siguiente ensayo llegará en tierras inglesas el próximo viernes ante el Nottingham Forest.