Amistoso

Emocionante victoria de la Real Sociedad ante el Eibar en Ipurua

Emocionante victoria de la Real Sociedad ante el Eibar en Ipurua
Lobo Altuna

Capilla, tras una gran jugada de Bautista, ha dado el triunfo en el último instante a los hombres de Garitano (2-3)

MIGUEL GONZÁLEZ y LETIZIA GÓMEZ

Pareció más un partido oficial que el clásico bolo de pretemporada para echar a rodar. Y no solo por la lluvia que le acompañó, sino por las ganas que Real Sociedad y Eibar exhibieron en el evento que ponía el broche de oro al centenario de la Federación Guipuzcoana de Fútbol. Los 2.500 espectadores que se dieron cita en Ipurua disfrutaron cuando lo normal en estas situaciones es sestear, principalmente gracias a la emoción, los goles y el buen juego que por fases mostraron ambos equipos.

Desde el bando txuri-urdin, ya se pueden extraer algunas conclusiones, a pesar de que Garitano solo lleva dos semanas a los mandos de la nave. Esta Real pretende ser más pragmática sobre el campo y más rápida en sus acciones para que el rival tenga dificultades a la hora de enfrentarla. Así alterna posiciones adelantadas en el terreno de juego con situaciones de repliegue más marcado, pero siempre con una presión intensa para tratar de recuperar el balón y contragolpear con rapidez. La jugada del 0-1, que se inicia en un blocaje por alto de Rulli, es un ejemplo de un ataque rápido y sencillo que se ve favorecido por jugar con dos delanteros, lo que siempre impone más miedo en el adversario.

Garitano juntó arriba a Willian José y a Juanmi, con Sangalli de interior de equilibrio por la derecha y Oyarzabal escorado a la izquierda, aunque situándose en el tercer escalón del centro del campo cuando la jugada había que iniciarla desde atrás esperando su turno tras Illarramendi y Zurutuza. El resultado es que no necesitas estar presente para atemorizar al adversario. Sin mostrar un excelente fútbol -algo imposible a estas alturas de pretemporada-, además del tanto de Sangalli, Juanmi tuvo una situación inmejorable solo ante Riesgo y Oyarzabal, tras dejada del de Coín, también pudo batirle al borde del descanso. Willian generó el centro del 0-1 y tuvo presencia por arriba para lanzar en carrera al malagueño.

En el centro del campo nada cambia para Illarramendi y Zurutuza, que se hicieron dueños de esa parcela en el primer acto, pero si algo merece destacarse en el ensayo de ayer es la actuación de los meritorios, chavales que buscan hacerse con un hueco en Primera División. Sangalli dejó muestra de sus excelentes golpeos con un golazo que sirvió para abrir el marcador, Concha volvió a hacer otro gol en una acción en la que se separa inteligentemente de los rivales para hacerse sitio para rematar y Capilla selló la victoria con una jugada en la que pone de cara a Bautista por la izquierda y tiene tiempo de acompañarla para culminarla en el área pequeña. Merquelanz ha vuelto más fuerte si cabe tras su grave lesión y todo lo que hace tiene sentido, mientras que Guevara ofreció buenos minutos por delante de la defensa. También merece reseñarse las tras manos que sacó el meta Zubiaurre a Arbilla, Jordan y Milla, por mucho que estuviera algo blandito en su salida por alto en el 1-1.

En el lateral derecho Zaldua firmó la jugada del partido, la del 1-2, tras irse de Hervías y Cote y darle el gol hecho a Concha. No tengo tan claro como Eusebio que sus prestaciones sean muy inferiores a las de Odriozola y a sus 26 años, y con la confianza que le ha demostrado Garitano, puede ser uno de los hombres de la temporada.

Primer revés armero

El Eibar puso todo el empeño del mundo en tratar de evitar el primer borrón de esta pretemporada, pero su amor propio sucumbió ante el mayor ímpetu de una Real que exprimió los últimos instantes para llevarse un triunfo. No es que la escuadra armera no embistiera con las mismas ganas que su rival, pero después de lograr neutralizar hasta en dos ocasiones las ventajas del conjunto de Asier Garitano se quedó sin tiempo y fuerzas para poder equilibrar elmarcador.

Así como ante el Tudelano pudo exhibirse en ataque ante las facilidades que le concedió el equipo navarro, ayer le tocó fajarse en tareas defensivas, dejando patente que aunque la mayoría de los efectivos de esa línea siguen siendo los mismos que en la pasada temporada, aún queda mucho trabajo por delante.

Con poco más de una semana de entrenamientos a sus espaldas, tampoco se puede exigir que estén en plena forma o ni siquiera al mismo nivel que su oponente, que arrancó su período de preparación una semana antes que los armeros.

Mendilibar volvió a dejar fuera de la convocatoria a Christian Rivera e Iván Alejo, los primeros que apuntan a abandonar la plantilla, y también concedió descanso a Orellana para así dibujar dos onces diferentes, pero con un planteamiento calcado.

Por encima de los resultados, prima el ir asumiendo los conceptos de Mendilibar, que siguen siendo los mismos de siempre, intensidad máxima, presión muy arriba y apertura del juego hacia las bandas para surtir de balones a los hombres más adelantados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos