David Silva observa con gesto serio una jugada ayer en el Ciutat de Valencia. / MANU REINO

Real Sociedad | El seguimiento a... David Silva Diez segundos de furia no son suficientes

El canario tiró dos paredes maravillosas y marcó su gol sin dejar de protestar al árbitro, en el único instante en que la Real se salió del guion

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

En plena discusión con el árbitro, David Silva tiró una pared. Siguió discutiendo, le llegó el balón y tiró otra pared. Siguió discutiendo, avanzó y metió un gol. Siguió discutiendo y corrió a centro del campo para volver a empezar. Los diez segundos de la jugada del empate a uno –que incluyó un balón de Isak al larguero– explicar

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores

Celebra con nosotros el sexto aniversario. Suscríbete 3 meses por 1€