Real Sociedad

Diego Llorente: «Vamos a luchar en cada partido como si fuera el último»

Diego Llorente, ante el escudo de la Real que defenderá mañana en el Camp Nou. /Unanue
Diego Llorente, ante el escudo de la Real que defenderá mañana en el Camp Nou. / Unanue

Diego Llorente afronta con «más motivación» el partido contra el Barça y asegura que en el Camp Nou «hay que ser valientes»

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Su tarea será una de las más complicadas mañana en el Camp Nou. Se antoja como un jugador clave para detener las acometidas de una de las mejores delanteras del mundo. Diego Llorente (Madrid, 1993) tiene calidad para ello. No en vano, Luis Enrique ha considerado que es uno de los hombres capaces de medirse a los mejores arietes internacionales y le ha convocado con la selección. De su rendimiento ha dependido hasta ahora y dependerá -mañana y los próximos cinco partidos ligueros- la solidez defensiva de la Real.

- ¿Cómo está la moral del vestuario antes de viajar a Barcelona?

- Está claro que el empate en los últimos minutos contra el Eibar dejó un mal sabor de boca. Estábamos ante una posible victoria que nos hubiera metido más de cerca en la lucha por los puestos europeos. Además, el empate llegó en una acción que no es típica del Eibar, que es un equipo más de centros por las bandas.

- Hubo alguna acción más en la que se veía que venía el gol...

- La imagen del equipo no fue la idónea pero defendió hasta el minuto 86 de una manera efectiva, aunque nos fuimos con un mal sabor de boca por el resultado final.

- Toca visitar al líder y el entorno se agarra a la victoria en el Bernabéu para soñar. ¿En qué es diferente este partido a aquél?

- Cada partido es completamente diferente a otro. En el Bernabéu dimos la sorpresa. Llegábamos con un cambio de entrenador y el Madrid no se esperaba de ninguna manera el gran partido que hicimos.

- ¿Y ahora?

- Ahora estamos en otra fase en la que todos los equipos saben bien a lo que jugamos y el Barça viene con una dinámica muy positiva tras su clasificación para las semifinales de la Champions y con la Liga en el bolsillo. Lo que no cambia es que nosotros, como siempre, vamos con la intención de sacar los tres puntos en juego.

«El fútbol nos guarda todavía una oportunidad y matemáticamente hay opciones de ir a Europa»

«A nivel individual y colectivo, ni mucho menos estamos tan mal como se habla fuera del vestuario»

- ¿Es un partido diferente para un defensa sabiendo la calidad de las estrellas a las que se va a tener que enfrentar?

- Yo personalmente encaro este tipo de partidos con mayor motivación si cabe. Ellos tienen jugadores de talla mundial arriba y si te descuidas pocos segundos o cometes cualquier error pequeño te puede costar caro. Hay que estar aún más concentrado que en otros partidos.

- ¿Cuáles cree que son las claves para poder sacar algo positivo del Camp Nou?

- En estos encuentros es donde se ve el valor del equipo y el de las ayudas colectivas por encima de lo individual. Ese aspecto tiene que prevalecer para poder sacar un buen resultado allí.

- Porque supongo que tampoco Diego Llorente tendrá la varita mágica para parar a Messi.

- No. Al final parece que todos sabemos lo que hace pero aun así es muy difícil pararle. A ese tipo de jugador no se le detiene de manera individual. En las ayudas y coberturas estará la posibilidad de neutralizar sus acciones o de hacer que entre menos en contacto con el balón.

- ¿Le aliviaría que Valverde no hiciera jugar al astro argentino?

- Si no juegan Messi y compañía jugarán otros que tendrán muchas ganas de demostrar su calidad porque habitualmente no lo pueden hacer, así que la amenaza será parecida en cualquier caso.

- ¿Qué errores no hay que cometer en Barcelona?

- Al final, en el Camp Nou tienes que ser valiente. Si te encierras atrás, ellos tienen armas suficientes para derribar esa barrera que puedas colocar atrás. En combinar nuestro estilo de juego con balón y nuestra valentía sin balón puede residir la clave del partido.

- Habiendo crecido en la cantera del Real Madrid, ¿es el de mañana un partido especial para usted? ¿Le tiene más ganas al Barça?

- No, más ganas no, pero está claro que si llevas desde los 7 años en la cantera del Madrid has tenido más enfrentamientos de este tipo y sí que es verdad que se viven de otra manera. Pero no es una cuestión de ganas. Yo diría que la palabra es motivación. Es una cuestión de querer ganar delante de jugadores que son de lo mejor del mundo.

- ¿Qué se juega el equipo en los seis partidos de Liga que quedan?

- Bueno, matemáticamente nos jugamos el objetivo de este equipo que no es otro que entrar en puestos europeos.

- ¿Y dejando las matemáticas?

- Está claro que ha habido oportunidades que se nos han presentado y se nos han escapado, pero el equipo todavía tiene opciones matemáticamente. Cuando no las tenga, ya entraremos en otro debate. Mientras tanto, el equipo va a luchar cada partido como si fuera el último porque estamos viendo que los resultados están siendo muy ajustados tanto por la parte baja como en la parte de la lucha por Europa.

- ¿Siguen haciendo cálculos en el vestuario sobre las opciones europeas?

- Está claro que nosotros éramos los más 'jodidos' el otro día cuando entramos en el vestuario con el empate. Son oportunidades que dejas pasar y te pueden dar opciones de estar más cerca de esos puestos que ambicionamos, pero creo que todavía el fútbol nos guarda alguna oportunidad y esperamos aprovecharla.

- Al principio del año el equipo encadenó una serie de partidos de gran solidez defensiva. ¿Qué ha cambiado?

- Está claro que los equipos pasan por tramos positivos y tramos negativos. Después de esa serie de partidos ha habido un bache, pero creo que en líneas generales, si miras las estadísticas y las comparas con el año pasado, en cuanto a goles recibidos, hemos mejorado notablemente la cifra. Podía haber sido aún mejor, en cuanto a algunos goles que podían ser evitables, por ejemplo los encajados en Sevilla. Pero en términos generales, creo que hemos mejorado.

- En febrero cumplió cien partidos con la Real y aseguró que estaba en su mejor momento. ¿Lo reitera hoy?

- Lo dije porque creo que tras una lesión bastante dura como fue la de inicio de temporada, pude recuperarme y completar una buena dinámica de partidos en cuanto me incorporé al equipo y recuperé la titularidad. Ahora ha habido un pequeño bache que tenemos que saber sobrellevar, pero tanto a nivel individual como a nivel colectivo ni mucho menos estamos tan mal como se puede hablar fuera del vestuario y vamos a luchar todavía por cosas que matemáticamente se pueden conseguir.

- Si no fuera suficiente con la fractura del peroné de agosto, en diciembre sufrió una lesión y en marzo otra. Vaya racha...

- Sí, justo después del partido contra el Atlético de Madrid (3 de marzo) tuve una lesión muscular, que era la primera de este tipo que tenía en mi carrera. Fue un momento muy desafortunado, aunque solo me perdí tres partidos (el 5-2 en Sevilla, el 1-1 contra el Levante y el 1-1 en Valladolid). Entré contra el Betis (victoria 2-1) y estaba también disponible contra el Celta (derrota 3-1), aunque había un periodo muy corto de tiempo entre uno y otro y no jugué como titular. Ahora estoy bien y quiero estar disponible para todos los partidos que quedan.

- ¿Encuentra alguna explicación a la epidemia de lesiones de esta temporada en la Real?

- Creo que no hay ninguna tecla que lo explique. Al final, depende de muchas cosas: de la preparación tanto individual como colectiva, de la fortuna... Este año le ha tocado al equipo y aun así sigue vivo en sus aspiraciones.

- ¿Tendrá que ver con la intensidad de los entrenamientos?

- Cada uno está acostumbrado al ritmo de todo tipo de entrenamientos. Ya digo que no hay una explicación exacta. Influye el descanso, la alimentación, la anatomía de cada uno... Lo intentamos mejorar aquí, en Zubieta. Intentamos equilibrar si tenemos alguna pierna más floja que otra y trabajamos en la prevención de lesiones, pero eso no garantiza que no las suframos.

- ¿La continuidad incide en el rendimiento del jugador?

- No cabe duda de que un jugador, cuando acumula minutos, se siente con más confianza. No es un seguro de que el rendimiento sea mejor, pero ayuda. En cuanto a mi balance hasta ahora, creo que estoy aportando al equipo y que puedo aportar mucho más. Es lo que voy a intentar hacer en lo que queda de temporada.

- ¿Se puede alcanzar el máximo nivel de uno mismo con tanta interrupción?

- Es verdad que este año no he tenido la continuidad que me hubiera gustado tener por las lesiones, y por eso aún más quiero estar muy centrado en todos los partidos que quedan hasta final de temporada.

- Parece que a Luis Enrique no le han importando sus lesiones y que cuenta con usted para los futuros compromisos de la selección.

- Recuerdo perfectamente la primera llamada. Fue un momento agridulce. Era una época delicada para mí, nada más lesionarme. Estaba muy bajo de ánimo. Fue precisamente la inyección de moral y ánimo que necesitaba para iniciar mi recuperación, para pensar que había gente que me había estado observando y que confiaba en mí. Fue un chute de confianza que he intentado devolver cuando he ido con la selección y también en el día a día para hacerlo lo mejor posible y poder obtener el futuro premio de poder repetir como internacional.

«Estar en Europa fue uno de los motivos por los que fiché por la Real»

Sus buenas aptitudes físicas y técnicas, unido a que se ha forjado en el Real Madrid y ha sido convocado con la selección, colocan un buen cartel a Diego Llorente en el mercado. Tiene contrato hasta 2022, una cláusula de 50 millones y unos cuantos pretendientes en la Premier League.

- Héctor, Navas, Aritz, Le Normand, Sagnan... parece que algún central saldrá a final de temporada. ¿Dónde se ve en verano?

- Todavía creo que queda temporada, que no estamos en tierra de nadie porque matemáticamente podemos aspirar al objetivo. Mientras queden aspiraciones, y hasta el último partido, a mí no me gusta hablar de este tipo de cosas. Creo que luego llegará un gran tiempo de especulaciones y debates sobre posibles confecciones de plantilla, así que habrá tiempo de hablar si es que hay que hablar de algo.

- ¿Y si hubiera que hablar de jugar en la Premier?

- Bueno, al final son palabras y habladurías. Yo no vivo de eso, sino de mi día a día, de mi trabajo. La última conversación que he tenido con mi representante es la que tuve cuando nació mi hija (23 de marzo) y no fue para hablar de fútbol.

- ¿Ninguna oferta?

- No me gusta hablar de rumores. Es más vuestro trabajo el de informar de posibles noticias que os podáis enterar. Mi trabajo es estar a tope hasta final de temporada y si es que hay algo de lo que hablar al final, pues se hablará. Pero mi estado actual es que estoy muy contento aquí y no miro más allá.

- ¿Afecta en algo su reciente paternidad para quedarse en San Sebastián o marcharse?

- No. Tanto mi mujer como yo hemos decidido una vida que es ésta, que es muy cambiante muchas veces. Ahora llevamos dos años aquí y estamos contentos, pero el fútbol es muy cambiante y estamos preparados para todo. Mi familia ya sabe cómo es este mundo. Eso no quiere decir que me vaya a ir. Ya habrá tiempo de hablar de esas cosas si es que hay que hablar, porque de momento estoy muy bien aquí.

- ¿Condicionaría más su futuro el hecho de que la Real lograra una plaza europea?

- Evidentemente es un factor importante para un jugador que tu equipo esté en puestos europeos o que luches por una competición europea. Sí que es un factor que atrae. De hecho, es uno de los grandes motivos por los que en su día fiché por la Real (en junio de 2017).

- ¿Cambia eso ahora?

- En ese momento la Real estaba en puestos europeos y creo que es un equipo para terminar en puestos europeos. Este año ha habido muchos cambios, ha venido el problema de las lesiones y al final no es fácil encontrar una estabilidad, pero seguimos vivos por mucho que a algunos les cueste creer. Tres puntos te alejan mucho de donde estás ahora. Hay que tener tranquilidad y pelear por sacar todos los partidos. Al final de la temporada veremos dónde está el equipo y dónde estoy yo.