Real Sociedad

No todos los días se celebra un título

Mariasun y Sandra y Nahikari, con la Copa en alto, encabezan la comitiva realista a la llegada al Palacio Foral. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La jornada ya fue con retraso desde el despegue del avión en Granada, pero la espera mereció la pena | La plantilla de la Real Sociedad llegó minutos antes de las 13.00 horas a Zubieta para partir de manera inmediata a la Diputación y a los jardines de Alderdi Eder

Beñat Arnaiz
BEÑAT ARNAIZSAN SEBASTIÁN.

Gente. Gente por todos los lados. Es lo que vieron las jugadores de la Real Sociedad desde que aterrizaron en Loiu hasta que se fueron a dormir, si es que lo han hecho después de veinticuatro horas locas. Aficionados de todas las edades recibieron a las campeonas de Copa allá donde fueran.

La primera parada fue Zubieta. Llegaron minutos antes de las 13.00 horas en el autobús conducido por Patxi, el chófer querido por toda la plantilla, que mientras las jugadoras estaban de fiesta en Granada, él recorrió por la noche los 822 kilómetros que separan la ciudad nazarí del aeropuerto de Loiu para que el autocar estuviera listo para la intensa jornada que les esperaba. No está inscrito como miembro de la plantilla, pero Patxi es uno más en los viajes que ha realizado el equipo femenino de la Real.

A diferencia del equipo masculino, la mayoría de trayectos que hace el conjunto femenino para jugar los encuentros a domicilio son en autobús. Muchas horas de carretera y manta, y fueron las propias jugadoras las que demostraron el cariño que le tienen al conductor cuando en el viaje de ida, nada más aterrizar en Granada, cada una de las jugadoras se abrazó a Patxi, que les esperaba en el aeropuerto andaluz.

En las instalaciones de entrenamiento muchos aficionados, sobre todo familias con sus hijos, fueron los que recibieron al ritmo de 'txapeldunak, txapeldunak'. También estaba David Zurutuza, que se encontraba en Zubieta y aprovechó para hacer de anfitrión y recibir a las jugadoras. Además, recibieron un ejemplar de EL DIARIO VASCO del día de ayer para que lo guarden de recuerdo con cariño.

Ayer sí que hubo champán

Después tocó ir a la Diputación en la Plaza Gipuzkoa de San Sebastián. Los aficionados empezaban a acumularse en el edificio foral y se impacientaron, con algunos pitos incluidos, por el retraso que acumulaba la expedición txuri-urdin ya desde el despegue del avión en Granada. Pero llegaron, y devolvieron los aplausos con los habituales golpes a las lunas tintadas del autobús.

Recibimiento en la Diputación Foral de Gipuzkoa.
Recibimiento en la Diputación Foral de Gipuzkoa. / Pedro Martínez

Allí, con Markel Olano, Diputado General, y Denis Itxaso, Primer Teniente de Diputado General y Diputado de Cultura, Turismo, Juventud y Deportes, fueron homenajeadas con un aurresku. La plantilla recibió una txapela y los dos dirigentes les dedicaron unas palabras.

Itxaso destacó que «Gipuzkoa es una auténtica potencia deportiva femenina y es el resultado a un trabajo de décadas, y hoy es justo que reconozcamos a las chicas del Añorga o del Oiartzun que en la década de los 80 lograron gestas similares y abrieron un camino en condiciones muy distintas a las actuales». Se dirigió a ellas recalcando que «el escaparate del deporte se convierte en el mejor referente del empoderamiento de las mujeres y de los valores del esfuerzo y el trabajo en equipo, porque lo queráis o no, ya sois un referente para muchas mujeres. Y eso conlleva una enorme responsabilidad».

Olano, por su parte, fue breve para que los pitos que iban en aumento en el exterior no fueran a más. «El viernes, antes de partir hacia Granada, di a Sandra Ramajo el bastón de mando en representación de todos los guipuzcoanos. Os pido que mantengáis esa 'makila' porque sois las representantes de toda Gipuzkoa. El triunfo que habéis conseguido es un triunfo impresionante para todos, sobre todo para las mujeres guipuzcoanas. Todo lo que habéis hecho es una maravilla y no nos terminamos de creer la repercusión que está teniendo vuestra victoria. Celebrarlo tal y como os lo merecéis», sentenció, añadiendo que ayer, a diferencia del sábado, sí que podían hacerlo con champán.

Salieron al balcón para saludar a los aficionados que les esperaban en la Plaza Gipuzkoa. La capitana Sandra Ramajo agradeció su apoyo declarando que «volvemos a traer un trofeo, va para todos vosotros», y posteriormente la plantilla cantó junto a los realistas los cánticos ya habituales en la Grada Aitor Zabaleta.

Pero todavía esperaba el plato fuerte. Hacía mucho tiempo que los jardines de Alderdi Eder no presentaban tan buena imagen. Los colores azul y blanco inundaron el centro de San Sebastián y las jugadoras ofrecieron el trofeo de la Copa. A su llegada se mostraban incrédulas del gentío que se había congregado para recibirlas a ellas.

En el interior del salón, Eneko Goia, alcalde de San Sebastián, sorprendió con un «sois la leche. En días como hoy gozamos en las calles y en nuestras casas».

La mañana se alargó más de lo esperado, pero mereció la pena. Incluso Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, vio cómo la comida entre las directivas de la entidad blanca y blanquiazul se retrasó media hora, de las 14.30 horas hasta las 15.00, para que Jokin Aperribay pudiese llegar al restaurante Martín Berasategi. No todos los días se celebra un título.

La Real, campeona de la Copa de la Reina