La demolición de la tribuna norte pisa el acelerador