Demasiada diferencia entre los dos equipos

ALBERTO LÓPEZ Entrenador y exjugador

La Real venció ayer a un rival que milita cinco categorías por debajo, que no está acostumbrado a jugar en un campo de hierba natural, y que, salvando las distancias, tenía una forma de jugar parecida a la de la Real. Intentaba salir con el balón jugado desde atrás. Todo le beneficiaba a la Real y encima se puso por delante en el marcador en el minuto 1... Había demasiada diferencia entre unos y otros.

Pero pasaban los minutos, la Real merecía más, y en el minuto 68 saltaba la banca. A todos se nos quedaron los ojos como platos al ver que el Cazalegas conseguía empatar. Quedaban veinte minutos y tocaba picar piedra. La Real, sin embargo, no se puso nerviosa. Además, en ese momento el rival se quedó sin gasolina y los pesos pesados realistas volvieron a poner la realidad en su ser. Aunque pueda parecer injusto decirlo, ayer se vio la diferencia entre titulares y suplentes en el equipo.

No se puede decir que hasta el empate la Real hubiera disfrutado de cuatro o cinco ocasiones claras de gol, ni que su portero se estuviera saliendo. Navarro era el que más destacaba en ataque y también el que más minutos estaba disputando hasta el momento. Se notó. Estos partidos ante un rival de categoría inferior se suelen decidir en los duelos individuales. Lo cierto es que al principio no ha habido una diferencia tan grande como sí ha ocurrido más tarde.

Este partido, además de servir para pasar de ronda, era una ocasión ideal para que los menos habituales como Karrikaburu, Turrientes, Marín, Navarro, Illarramendi, Zubiaurre o Guevara sumaran minutos y demostraran su calidad. Este curso se va a necesitar fondo de armario, sobre todo con el final de temporada. Por eso tenía que haber habido una mayor diferencia

Yo debuté en un partido de Copa contra el Real Madrid. Ganamos 4-1 y eso ayudó para que luego el entrenador me pusiera más adelante. El jugador siempre tiene que estar preparado en cada partido porque supone una oportunidad. Los minutos hay que ganarlos. Hay que llamar a la puerta del entrenador, del primer equipo y aprovechar las oportunidades. Es muy importante poder aprovechar estos minutos que da el entrenador, porque igual no hay muchos más en el futuro.

La diferencia física se hizo palpable pasada la hora de juego. El Cazalegas empezó a bajar físicamente. Se veía que a sus jugadores se les subían los gemelos. Se les estaba haciendo muy largo. Imanol lo leyó muy bien y empezó a mover las piezas indicadas. Introdujo a Sorloth, Brais Méndez y Merino. El ritmo de juego que impuso la Real hizo decaer al cuadro toledano y ahí empezaron a llegar los goles sin parar.