Si la defensa funciona...

La Real Sociedad tiene argumentos en los laterales y del centro del campo hacia arriba, pero le falta asentar su pareja de centrales

Si la defensa funciona...
Luis Michelena
Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

No tiene dudas Garitano sobre el camino recorrido por la Real Sociedad en pretemporada. Se le ve tranquilo ante el arranque liguero. Esa es la sensación que me quedó tras la charla mantenida hace seis días sobre el césped del Schwarzwald Stadion nada más terminar el último amistoso en Friburgo. Valora que las lesiones han respetado al grupo y que todos los jugadores hayan completado el trabajo previsto. Cree que es el objetivo del verano.

Se sorprende, eso sí, cuando se le pregunta por los resultados. «Ahora viene lo bueno», responde. Confiesa que hay jugadores que acabaron reventados el partido contra el Zaragoza por el calor y por haber entrenado duro aquella mañana en Zubieta. Dice que así es difícil extraer una lectura del juego. Pero como yo solo puedo analizar lo que veo y desconozco lo que pasa por su mente -tampoco lo pone fácil-, aquí les dejo mis inquietudes y mis certezas acerca de lo que hoy empieza.

Los viejos fantasmas en la zaga. Les decía el otro día que los resultados del verano no garantizan lo que pase a partir de ahora. Les recordaba el verano de 2000 en el que Clemente ganó todos los partidos ante el Lagun Onak, Colonia, Southampton, Bolonia, Sporting y Zaragoza, y en octubre el de Barakaldo estaba en la calle. Pero por detrás del marcador hay aspectos del juego y estos si son analizables, aunque la Liga se juegue bajo otros condicionantes.

Mi principal temor reside en la parte de atrás. La Real Sociedad ha sido incapaz de dejar la portería a cero en los ocho partidos disputados y eso es un problema. Especialmente grave ha sido la vulnerabilidad en los centros laterales, donde el rival se ha impuesto siempre en la zona débil de juego -la más alejada del balón-. Dos veces Kevin y otras dos Gorosabel fueron superados en su zona y ese es un mal que se arrastra del ejercicio pasado, con protagonistas diferentes. Eso es lo que preocupa.

En los laterales la Real Sociedad está bien cubierta con Zaldua y Theo, pero en el eje central hay más dudas que certezas. Navas arrancó tarde la pretemporada por unas molestias en la rodilla y siempre le cuesta más que al resto coger ritmo. De hecho no ha entrado en la lista por motivos médicos. Aritz nunca ha tenido continuidad ahí y se le ve más suelto en el carril. Llorente es un melón por abrir y Héctor Moreno ha brillado más en la fase ofensiva que en la defensiva. No quiero ser agorero pero, o se consolida esa zona, o será difícil coger altura de vuelo.

Un ataque solvente. Con balón tampoco es que la Real Sociedad haya brillado, pero aquí sí que comparto con Garitano que ha tenido mucho que ver la carga de entrenamientos y el césped excesivamente lento en el que se han jugado muchos de los amistosos. Dos circunstancias que condicionan cualquier análisis ofensivo. De hecho, solo ha marcado tres goles en los últimos cinco encuentros: los dos Juanmi a Zaragoza y Friburgo, y el de Sangalli al Alavés.

Pero hay tantos argumentos del centro del campo hacia adelante que no tengo dudas de que aportarán mucho con el inicio de la competición. Un equipo con Illarramendi, Zubeldia, Merino, Zurutuza, Oyarzabal, Januzaj, Juanmi o Willian José no debe tener problemas para crear juego y hacer goles. Ya sé que hace un año decíamos lo mismo, lo que ocurrió entonces es que el desequilibrio defensivo acabó por destruir todo lo bueno que se hacía con balón. Ahora parece que Garitano es consciente de que un buen equipo se hace desde atrás y está dispuesto a conseguirlo aunque sea a costa de sacrificar la brillantez en determinados momentos.

Sin un sistema fijo. Si Eusebio no se salía del guion de su 1-4-3-3, el de Bergara viene probando con distintos dibujos. Ha jugado 1-4-4-2 con Juanmi y Willian José arriba; con 1-4-2-3-1 con Zurutuza como segundo punta; con tres centrales para ganar amplitud en zona de iniciación y tener una salida más limpia de balón; con rombo en el centro del campo con Merino en el vértice izquierdo y Pardo en el adelantado... De muchas maneras,

Garitano asegura no creer en los sistemas sino en los jugadores y en cómo ocupan los espacios. También defiende que propondrá planes diferentes en función de cada partido. Entiende que esa riqueza de argumentos fortalecerá al equipo.

Como yo también creo en los jugadores se me hace la boca agua solo de pensar en un equipo compuesto por Rulli en la portería, Zaldua y Theo en los laterales, un centro del campo formando en un rombo con Illarramendi de cuatro, Zurutuza y Merino en los costados y Oyarzabal de enganche, más Juanmi y Willian José arriba. Les dejo a ustedes que escojan los centrales, aunque todo hace indicar que hoy estarán Llorente y Héctor Moreno. Me parece un equipo temible en el que, y no es baladí, todos jugarían en su posición natural. Pero ese es mi equipo y vista la pretemporada me da que tendré que esperar.

Brillan las tres 'zetas'. Estas seis semanas han dejado noticias agradables en el plano individual y tres empiezan por 'Z'. Y no, no está Zurutuza entre ellas. La primera es Zaldua. El de Aiete ha regresado como un tiro después de tener continuidad en el Leganés de la mano de Garitano. Zubeldia ya se convirtió en un hombre importante el curso pasado, superando los 2.000 minutos en competición oficial con 20 años. Juega de todo y siempre bien. De central, de último hombre en defensa de tres, de pivote, de volante... La competitividad es su mejor virtud. Con todos en condiciones tiene difícil estar en el once, pero a lo largo de una Liga se dan tantas circunstancias que seguro que será un hombre imprescindible.

No querría olvidarme de Andoni Zubiaurre, el portero del Sanse que ha dejado paradas brillantes ante el Eibar y el Friburgo. A sus 22 años, por fin parece que sale un portero de Zubieta. Tiene reflejos bajo palos, va bien en el juego aéreo, sobre todo en los centros laterales, y es decidido en el mano a mano. Le falta ser más regular con los pies. A las órdenes de un maestro como Llopis tiene que dar ese último paso que le falta para ser una alternativa a defender la portería de Anoeta a medio plazo. Hoy estará en el banquillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos