Real Sociedad

Desde la decepción hasta el optimismo

Vídeo: Así fue la visita de los suscriptores a DV / Ainhoa Múgica / Mikel Fraile

Los columnistas de DV analizan a fondo la temporada y la actualidad de la Real junto a los suscriptores. El bajo rendimiento de algunos jugadores, la irrupción de canteranos, el lastre de las lesiones y la irregularidad del equipo, los puntos de acuerdo entre la cátedra

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Después de analizar cada partido de la Real Sociedad, llega la hora de hacer balance y los cuatro columnistas que han escrito semana a semana su opinión en EL DIARIO VASCO, participaron en los Encuentros Club DV para exponer su punto de vista sobre la temporada txuri-urdin y posicionarse en aquellas cuestiones planteadas por los suscriptores de El Diario Vasco on+ que se apuntaron a un encuentro en el que disfrutaron del diálogo con los exjugadores de la Real.

Alberto Górriz, Amets Aguayo, Gorka Larrea y Alberto López desmenuzaron las que, a su modo de ver, han sido las claves de la campaña de la Real Sociedad en una sesión dinamizada por el periodista Miguel González. Abordaron los debates que están en la calle, y afloraron aspectos tanto negativos como positivos del club. Todo ello, condimentado con anécdotas sobre experiencias propias y algún que otro consejo de cara al futuro.

La mesa redonda arranca con la mención al gran titular de la temporada realista: la Copa de la Reina. Amets Aguayo, por cuyas manos han pasado varias jugadoras del equipo campeón, sentencia que «las chicas han hecho una temporada apasionante. Con tan corto tránsito, ganar una Copa en quince años tiene mérito. Mucha gente ha invertido mucho tiempo. Además, la Copa ha llevado a que se conozca el fútbol femenino. Ha creado afición».

El resto de contertulios secunda sus palabras y Alberto Górriz tiende un puente entre el fútbol femenino y el masculino. «Creo que la Copa es una competición bonita que te da opciones. Y ahora hablo de los chicos. Lo que pasa es que tienes que estar bien y creértelo. Eso nos ha faltado en muchos años. Igual no nos lo hemos tomado con esa ambición. Las chicas han demostrado que es un camino que se puede recorrer. Una Liga es diferente, hay mucha diferencia económica con los equipos grandes. Pero la Copa me gusta y yo invitaría al equipo masculino a que la afronte con ambición». Su mensaje recoge el sentir de una afición ávida de ilusiones. Górriz confiesa que «a mí me ha decepcionado la temporada. No me he quedado a gusto y creo que si hacemos una encuesta en Anoeta, el 80% de los aficionados pensaría lo mismo».

En cambio, Alberto López, más frío, técnico, contemporiza y transmite que «he visto más cosas positivas que negativas». Expone los elementos de análisis. «Se quiso cambiar de entrenador cuando veníamos con un perfil muy marcado con Eusebio, donde destacaba el protagonismo con balón. Con Garitano se dio un giro, menos juego con balón, más directo... El equipo no estaba a gusto. Para colmo, el segundo entrenador se va. Y eso afecta».

Górriz invita a la Real a tomarse la Copa en serio y con ambición también en el equipo masculino

Para Alberto ha habido más cosas positivas que negativas y no es fácil saber «por dónde tirar ahora»

Pese a los cambios, para Alberto hay muchos aspectos a valorar. «Vino Imanol y lo ha hecho fenomenal. ¿Y los jugadores? Rulli empezó mal, pero a día de hoy nadie discute que ha terminado haciendo un buen año. ¿Zubeldia? Lo ha hecho bien. Tenemos gente en la selección. ¿Y los jóvenes? Han debutado muchos y con minutos de calidad. ¿Ahora qué? ¿Nos la jugamos con estos jóvenes? No es fácil saber por dónde tirar. Los gestores del club no lo tienen fácil al tomar decisiones. Porque no hay que olvidar que la última jornada peleábamos por Europa. Yo creo que está bien. Ha faltado regularidad, pero ha habido muchas cosas buenas». También se moja con las malas. «Yo creo que el equipo sufre cuando no tiene el balón. Y va a haber muchos minutos que no vas a tener el balón».

Valora el exguardameta de la Real que «es positivo tener para el año que viene el entrenador que ha terminado la temporada. Conoce el rendimiento de sus jugadores, la progresión de los jóvenes». No obstante, partiendo de esa base, considera que «este es un club que depende mucho de esos tres o cuatro jugadores que traes en verano. Si no aciertas, parece que el equipo se queda un poco cojo. También puede pasar que el fichaje tenga números, pero viene y no da su nivel. Es difícil».

El otro columnista condescendiente con el equipo es Gorka Larrea. Explica que «ha sido una temporada de muchas irregularidades con lesiones, cambio de entrenador, obras del campo... y aún así ha habido grandes partidos y se ha estado cerca de Europa. Lo que pasa es que nos ilusionamos y... ¡Pum! Ha faltado regularidad. La vida es una mezcla de buenos y malos momentos. La estabilidad en el fútbol no te la garantiza nadie. Ha habido mucho cambio de jugadores. Ha habido tantas cosas que la estabilidad ha sido más difícil de controlar. Pero hay cosas positivas a las que agarrarnos. Los chavales han demostrado qué capacidad tienen».

Tanta lesión llama la atención

¿Y ahora qué? Larrea señala que «ellos -por la dirección deportiva- harán su análisis, pero el puzzle que montaron a nivel de entrenadores se ha demostrado que no ha funcionado. Dicho esto, también es verdad que han reaccionado de manera muy rápida. La solución ha sido muy buena, porque el equipo ha recuperado rápidamente su identidad. Se vio ya en el Bernabéu, con el inicio del juego. Se recuperaron los mecanismos anteriores de manera muy rápida. Conclusión: ha habido errores, pero se ha reaccionado rápido».

Capítulo aparte ha suscitado el problema de las lesiones. Alberto reconoce que «sí que me ha llamado la atención, sobre todo en una temporada en la que no juegas en Europa, ni muchas rondas en Copa. Tanta lesión me da que pensar, pero estoy seguro de que le habrán dado mil vueltas. Para mí es más importante acertar en esto que en otras cosas».

Asombro también manifiesta Górriz por esta lacra. «No recuerdo nada parecido. En mi época no había tantos casos, ni nada que se le acercase. Es verdad que el fútbol ha cambiado, que ahora se juega a mucha velocidad y hay otra preparación. Seguro que lo están analizando. Pero nosotros no teníamos prácticamente lesiones. Y jugábamos siempre los mismos. ¡Hasta los amistosos! A Ochotorena, suplente de Luis Arconada, no le sacaba ni en los amistosos».

Llegados a este punto, desvela algo. «Yo no tuve nunca una lesión. Solo una herida de siete puntos en el empeine. Me la hizo Clos, delantero de Barcelona, a veinte minutos del final, y jugué todo el partido. Estaba Atocha llena de barro y, aunque me dolió en el momento, tiré. En el vestuario le dije a Iñaki Anza que tenía que tener algo allí. Me quitó la bota, todo el barro y allí estaba todo abierto. Duchar, limpiar y siete puntos me dieron allí mismo».

Al hilo de las lesiones, Amets Aguayo añade que «también inciden en el aspecto psicológico. Hay que valorar cómo queda el equipo cuando le faltan piezas importantes. Eso también ha afectado. Por ejemplo, que Illarramendi esté dos o tres meses de baja, afecta». Surge la pregunta. ¿Es un equipo psicológicamente débil? Para Aguayo «cada vez menos. Ahí están los coach. Ese aspecto está hoy más controlado, aunque luego va dentro de cada persona».

Y hablando de individualidades, Górriz dice sin ambages. «Algún jugador me ha decepcionado. Esperábamos más. Theo sobre todo. Le veo un potencial enorme. Algo le ha fallado. Otros tampoco han rendido. Sandro, por ejemplo, que igual no ha tenido fortuna. Willian José ha estado muy apagado en los últimos partidos. Son los que tienen que marcar la diferencia».

Y en eso que se citan las salidas de Juanmi, Theo, Sandro, y otras posibles -Héctor, Januzaj, Llorente...-, y Alberto dice que «veo más problema que Oyarzabal dure aquí. Está llamando la atención de equipos ingleses. Con esa edad, esa progresión, esa profesionalidad y calidad, me preocupa más eso que todo lo demás».

Los columnistas

Alberto Górriz (Irun, 1958)
Trayectoria: Jugador de la Real Sociedad entre 1979 y 1993. Títulos: Dos Ligas (1981-1982), una Supercopa (1982) y una Copa (1987). Récord: 599 partidos con la Real.
Alberto López (Irun, 1969)
Trayectoria: Portero del primer equipo de la Real entre 1993 y 2006 (377 partidos con la camiseta txuri-urdin). Otros equipos: Jugó en el Valladolid entre 2006 y 2009. Entrenador: Técnico de Real Unión B, Alavés y Valladolid. Distinciones: Trofeo Zamora al mejor portero de Segunda División en 2007
Gorka Larrea (Donostia, 1984)
Trayectoria: Juega de blanquiazul entre 2003 y 2006, además de la temporada 2007/08. Otros equipos: Jugó en el Almería (cedido), Levante, Numancia, Montreal Impact, Indy Eleven. Logros: Internacional en todas las categorías hasta la sub-21. Europeo sub-16 de Inglaterra, ascenso a Primera con el Almería (2006/07) y con el Levante (2009/10)
Amets Aguayo (Agurain, 1993)
Trayectoria: Entrenadora del Añorga y el Ostadar. Otros equipos: Segunda entrenadora de la selección de Euskadi femenina sub16. Ha dirigido esta temporada a la selección de Euskadi sub17 como primer técnico. Logros: Subcampeona de España en 2017 como segunda entrenadora.

«¿Oyarzabal o Illarramendi? En el campo tiene que haber más de un líder»

Uno de los suscriptores introduce el debate y los columnistas entran al trapo. «¿Quién debe liderar la Real? En mi opinión debería ser Illarramendi, pero no le veo con carácter?». A partir de ahí, hablan los expertos. Amets Aguayo responde directamente. «Para mí, el líder claro es Oyarzabal. Un líder se lo tiene que ganar. Él puede serlo viendo cómo con 22 años se echa el equipo a sus espaldas».

No ve problemas de duplicidades Górriz. «En el campo tiene que haber más de un líder: para presionar al árbitro, para levantar el ánimo, para tomar las riendas... En mi época había más de uno. Luis Arconada era especial, pero también estaba Inaxio Kortabarria. Me parece que Illarramendi tendría que tener ese papel de líder y asumir más responsabilidad dentro del campo. Pero tiene que haber alguno más».

Gorka Larrea invita a la reflexión sobre el liderazgo. Sostiene que «Illarramendi es un líder más silencioso. Como Xabi Prieto. De los de 'dame el balón'. Eso también es liderazgo. Oyarzabal es más líder de gestos y de escudo. Los hay por carácter, como podía ser Karpin, que para mí era muy impetuoso, y también otros, como Ballesteros en el Levante cuando jugaba yo allí, que igual no representa mis valores. Una vez en Anoeta le expulsaron y se metió con la grada, donde estaban mi familia y amigos. Tuve bronca con él. Era un liderazgo marrullero. Quiero decir que hay liderazgos más silenciosos. Illarra y Oyarzabal pueden asumirlo de manera natural».

Alberto va más allá. ¿Creéis que a Karpin el gran grupo le seguía? Era muy agresivo y hacía cosas con las que podías no estar de acuerdo. El líder no se elige. Hay jugadores que hasta pierden su nivel porque les cargas con una tarea para la cual no están hechos. Un equipo puede jugar fenomenal con diez líderes o sin ninguno. Hay gente que no quiere arrastrar a los demás. No está preparada».

Más