David, en Old Trafford en el United-Real Sociedad de la Champions League de 2013. / dv

Obituario txuri-urdin

«A David siempre le recordaremos con una sonrisa»

Familiares y amigos de David Quintano, el socio y accionista txuri-urdin que mandó un emotivo audio a Imanol antes de fallecer, recuerdan a un «hombre encantador y con un corazón enorme»

Eneko P. Carrasco
ENEKO P. CARRASCO Donostia

En medio de la euforia generalizada por el histórico pase a los octavos de final de la Europa League, Imanol paró el espacio y el tiempo ante los periodistas para hablar sobre David Quintano, socio y accionista txuri-urdin que murió este martes tras sufrir un cáncer. Quintano se las ingenió en sus últimas semanas de vida para conseguir el teléfono del entrenador realista y mandarle un audio en el que agradecía a la plantilla el carácter con el que peleaban ante las adversidades. Quién y él, ¿verdad? Estaba orgulloso de su Real.

«Es que David... era así. Él lo daba todo en la vida, siempre le ponía muchísima pasión a todo», cuentan desde su entorno más cercano. La pérdida para sus familiares y sus amistades ha sido dolorosa y muy triste, pero todos insisten en que «es imposible pensar en él y no verle con una sonrisa. Así es como le vamos a recordar. Era el clásico tío que sabía sacar el lado bueno de cualquier situación. Una persona encantadora».

El maldito cáncer, diagnosticado hace dos meses, ha truncado la vida de un acérrimo seguidor de la Real Sociedad a los 45 años. David, donostiarra del barrio de Intxaurrondo y que ahora vivía en Astigarraga junto a su mujer, era socio y accionista txuri-urdin desde hace más de 30 años. Tras la reforma de Anoeta «se sentaba encima de la grada Aitor Zabaleta. Allí iba siempre con sus sobrinos, a los que pagaba el abono, y con sus amigos».

El mensaje de voz al que se refirió este jueves Imanol también lo oyeron sus propios amigos. «Cuando lo oí me temblaban las piernas... Nos tocó a todos la fibra sensible», recuerda uno de sus amigos. Lo que el técnico oriotarra no reveló fue que David recibió un vídeo como respuesta a ese mensaje, en el que Alguacil y la plantilla le daban las gracias por sus palabras y le mandaban ánimos.

Aquel partido de Anduva

45 años de vida fueron tiempo de sobra para que David protagonizase un sinfin de anécdotas, muchas de ellas en clave txuri-urdin. «Era un hombre de un carácter tan abierto y extrovertido que era capaz de ir a ver a la Real fuera él solo. Lo hizo en Anduva, en aquellas semifinales de Copa. Ninguno de nosotros podíamos ir y él decidió ir por su cuenta. 'No voy a estar solo, habrá gente de la Real', nos dijo», rememoran con nostalgia.

Y los derbis... cómo vivía los derbis. Hubo uno muy especial, el de Bilbao en 2013. «Consiguió entradas y tuvo la 'suerte' de que fueran en la zona de Herri Norte...», recuerdan entre risas sus amistades. «Ahí le tenías que ver, con su camiseta de la Real y rodeado de gente del Athletic. Tenemos una foto de ese día porque salió en la retransmisión de TV», apuntan. Ese partido, por cierto, lo ganó 1-3 la Real. «Esa casilla de la quiniela fijo que la acertó. David siempre, siempre ponía a la Real a ganar, jugase donde jugase», comentan. Participaba además en otras actividades relacionadas con la Real, como por ejemplo el suplemento especial que realizó DV en la previa de la final de la Copa que después ganó la Real al Athletic.

Arriba, en San Mamés en el derbi de 2013. Foto del medio, con sus amigos, todos realistas. Abajo, en el Brasileirao.

Como todos, tenía sus manías. «Le ponía de los nervios que un jugador no se vaciara en el campo, no le gustaban nada los que iban de estrellitas en la Real», afirman sus amigos, «y algo que tampoco le gustaba nada era que la Real saliera a lo 'amarrategi'. Ahí siempre decía: 'Que somos la Real'».

Un legado de vida

A David le encantaba el submarinismo, no en vano era el secretario de la sección subacuática de la Real Sociedad. También era el vicepresidente de la peña realista Txipiron Taldea y fue un rostro conocido en los campos de fútbol del territorio, en los que defendió los escudos del Kostkas, del Danak y del Miren Bihotza. «Buah, era un peleas. Un estilo parecido a lo que es ahora Carlos Fernández. Nunca daba un balón por perdido...», describen.

David Quintano, que ha seguido a la Real a Lyon, a Mánchester, a Salzburgo, a Getafe, a Barcelona, a Santander o a Vigo, ya no está entre nosotros, pero deja un legado de vida imborrable. «La dignidad y la firmeza con la que ha afrontado David su final es una lección vital para todos nosotros», concluyen. Goian bego, David.

David, con su hermano Javi y su sobrino Aimar.

Este domingo, homenaje en su otra casa, Anoeta

Los amigos de David han preparado un homenaje para este domingo en el encuentro ante el Valencia (16.15 horas) que se disputará en el Reale Arena. Habrá una ofrenda floral y colocarán una foto suya de gran tamaño en su asiento. También tienen la intención de que haya una especie de tifo en el que se vea su rostro acompañado del mensaje 'Beti egongo gara zurekin'.

Luisa Romero, viuda de David Quintano, estará en el estadio donostiarra tras haber sido invitada por la Real Sociedad para que pueda estar presente en el homenaje.

«El coraje que ha tenido y cómo se ha crecido ante la adversidad es algo que nos ha emocionado», confiesan sus amistades. David, recuerdan, les pidió en las últimas quedadas «que no lloráramos. Quería que estuviéramos todos juntos para recordar los grandes momentos y para reírnos».