Real Sociedad

Cuatro alternativas para la pareja de centrales

Diego Llorente y Aritz Elustondo, en un entrenamiento este verano en Zubieta./JOSÉ MARI LÓPEZ
Diego Llorente y Aritz Elustondo, en un entrenamiento este verano en Zubieta. / JOSÉ MARI LÓPEZ

El cuerpo técnico txuri-urdin debe elegir entre Aritz, Llorente, Le Normand y Zubeldia una pareja que aporte seguridad a la zaga en Mallorca

Eneko Pérez
ENEKO PÉREZ

Una vez superado el agobio de afrontar la primera jornada liguera fuera de casa, en un estadio complicado, y con solo un central puro -Robin Le Normand, un recién llegado a Primera- disponible, a Imanol Alguacil se le presenta ahora otro rompecabezas. Después de haber cumplido el correspondiente partido de sanción que arrastraban desde la pasada temporada, Diego Llorente y Aritz Elustondo ya están a pleno rendimiento y a disposición del técnico oriotarra para ser convocados en una zaga que tiene a casi todos sus efectivos listos.

Sumando estas dos piezas a las de Le Normand e Igor Zubeldia -que agradó mucho en su primer encuentro oficial como central-, son cuatro para encajar en un puzle en el que solo caben dos, y eso que Modibo Sagnan, el único central zurdo de la primera plantilla, va a recibir el alta médica a mediados de septiembre si su recuperación marcha bien.

El buen partido que cuajaron haciendo dupla en la defensa el galo y el azkoitiarra frente a todo un Valencia supone 'otro dolor de cabeza' -como lo denominó Willian José la semana pasada en rueda de prensa- para Imanol a la hora de confeccionar el once del choque ante el Mallorca, porque ambos demostraron dar garantías en la zaga. El duelo ante el conjunto bermellón podría ser parecido al de Mestalla, ya que los automatismos del bloque de Vicente Moreno son parecidos a los utilizados por los hombres de Marcelino García Toral: ordenados atrás y rápidos en las transiciones.

La pareja que en teoría iba a arrancar como titular en el campeonato liguero era la formada por Aritz Elustondo y Diego Llorente, los más experimentados del vestuario en esas demarcaciones. Ambos dieron un buen nivel la campaña pasada. Con todo, el lío con la Federación y el Comité de Competición con esas sanciones que arrastraban desde la temporada pasada provocó que Imanol tuviese que improvisar una nueva dupla central, que le dio buen resultado en el encuentro de Mestalla.

El caso más peculiar es el de Zubeldia, al que Imanol ha utilizado en esa zona esta pretemporada, algo que también ocurrió con Eusebio y Garitano en los dos últimos veranos, a pesar de que él es centrocampista. Solo tiene 22 años, pero en este tiempo ya suma 73 partidos oficiales con la Real, entre ellos cinco de la Europa League hace dos temporadas. Vigente campeón de Europa con la sub-21, es uno de los futbolistas llamados a liderar la Real del futuro.

Respecto a su polivalencia en el campo, el canterano, natural de Azkoitia, comentaba el pasado miércoles por la noche en una entrevista en el programa 'Fuera de juego' de Radio Euskadi que «me siento más cómodo de pivote porque llevo toda la vida jugando ahí y tengo todos los automatismos asimilados, aunque yo estoy encantado de jugar donde sea. Imanol ya me ha dicho que puedo estar en las dos posiciones, y que esté preparado para actuar como central».

Ensayos en Zubieta

Ya en las últimas semanas se ha podido comprobar en Zubieta que el cuerpo técnico trabaja con dos parejas de centrales bien diferenciadas: Llorente y Elustondo por un lado, y Zubeldia y Le Normand por el otro. La ausencia por lesión de Sagnan y el buen desempeño del centrocampista azkoitiarra como central han abierto un nuevo escenario en la zaga txuri-urdin, en el que Imanol va a tener el bendito problema de elegir, entre estos cuatro jugadores, a los dos que mejor se compenetren dentro del campo.

Diego Llorente es, a priori, el central que más papeletas tiene para salir de inicio. En las sesiones de trabajo a puerta abierta de Zubieta, Imanol ha situado en las últimas semanas al zaguero de Leganés por la izquierda, teniendo a Aritz hombro con hombro a su derecha. Queda la duda de saber si el ex de Rayo Vallecano o Málaga va a jugar en un lado u otro, y no es un asunto baladí. Si jugase por la derecha, lo más probable sería verle acompañado por Igor Zubeldia en la izquierda, ya que el azkoitiarra tiene una salida de balón muy limpia desde atrás, y ese es un aspecto fundamental dentro del estilo de juego que propugna el cuadro realista, de toque y circulación de la pelota. Por contra, si el canterano del Real Madrid fuese el elegido para ocupar el puesto de la izquierda, el central que está más habituado a jugar por la derecha es Aritz Elustondo, con quien se entiende bien, ya que ha estado trabajando con él todo el verano haciendo pareja atrás.

En la recámara del cuerpo técnico está la bala de Le Normand, una opción interesante para jugar por la derecha -el año pasado disputó siete partidos entre Liga y Copa y rayó a buen nivel, como en Valencia-, y la de Modibo Sagnan. El joven defensor procedente del Lens, de solo 20 años, está pagando el peaje lógico de pasar de la Segunda División francesa -donde apenas ha jugado 14 partidos- a la máxima categoría del fútbol estatal. Se le ha visto tanto en Zubieta como en los amistosos de pretemporada algo dubitativo, sin confianza. El proceso de adaptación al vestuario, en su caso, dadas las barreras idiomáticas y su juventud, aún no se ha completado del todo, pero en el club creen en él y en el potencial que atesora, por eso abonaron por su fichaje en enero cuatro millones de euros y firmaron un contrato hasta 2024. No buscaban un rendimiento inmediato con él.

Los jóvenes al poder

Más allá de las dudas sobre quién va a jugar, es obvio que la retaguardia del conjunto realista ha sufrido este verano una metamorfosis. Con las salidas de Héctor Moreno al fútbol qatarí y Raúl Navas a Osasuna -ambos de 31 años-, se ha evidenciado la apuesta estratégica del club de rejuvenecer la defensa, donde se han incorporado recientemente jóvenes valores como Aihen Muñoz (1997), Robin Le Normand (1996), o Modibo Sagnan (1999), y ya están integrados otros que no superan los 27 años como Joseba Zaldua (1992), Diego Llorente (1993), Aritz Elustondo (1994) y Kevin Rodrigues (1994).

Robin Le Normand, a la izquierda, e Igor Zubeldia, a la derecha, hicieron un buen trabajo en Mestalla el sábado. :
Robin Le Normand, a la izquierda, e Igor Zubeldia, a la derecha, hicieron un buen trabajo en Mestalla el sábado. : / ACERO

Todos ellos conforman la defensa más joven de la Liga, donde tendrán que enfrentarse a atacantes del calibre de Messi, Griezmann, Morata, Joao Félix, Benzema, Hazard, Gameiro, Nabil Fekir, etc. Sin embargo, en el club se muestran tranquilos y confiados con la línea que han mantenido este verano de apostar por un equipo de talento en el que la juventud no sea vista como un problema sino como una oportunidad.

Un binomio inestable desde la campaña 16/17

La marcha de Iñigo Martínez al Athletic en enero de 2018 y los problemas físicos que ha arrastrado en las dos últimas temporadas como realista Navas disolvieron la pareja de centrales que maravilló en Liga en la campaña 16/17, cuando se alcanzó un notable sexto puesto y la Europa League con Eusebio en el banquillo. Desde el adiós del ondarrutarra, el más regular en ese puesto ha sido Diego Llorente, que ha estado acompañado en las tareas centrales por jugadores como Moreno, Aritz, Le Normand y el propio Navas, recientemente traspasado a Osasuna.