Brais Méndez trata de robar un balón a Lewandowski. / ARIZMENDI

Un cuadrado y tres defensas

El rombo de la Real pone en aprietos durante algo más de una hora a un Barça que jugó con defensa de tres y que fue más reactivo de lo habitual

Imanol Troyano
IMANOL TROYANO

Dos equipos acostumbrados a elaborar con paciencia y excesivo mimo su plan de juego, se abonaron ayer a la velocidad y a altas dosis de electricidad para descomponer al rival. Real y Barcelona llegaban al Reale Arena como firmes defensores del fútbol asociativo. De toque, de salón, compartiendo muchas características en torno a la posesión de b

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores