Afectuoso saludo entre Imanol e Iraola antes del partido de Copa entre la Real y el Mirandés en el Reale Arena. / FÉLIX MORQUECHO

Rayo - Real Sociedad

Cruce de caminos nacidos a las orillas del Oria

Imanol e Iraola se enfrentan el domingo en Vallecas como dos de los técnicos de mayor proyección de LaLiga después de dos trayectorias que partieron desde Orio y Usurbil

GAIZKA LASA

Nacieron y crecieron en el mismo entorno. Pueblo con pueblo. El fútbol les llevó a tomar diferentes direcciones pero su notoriedad como técnicos ha vuelto a provocar el cruce de caminos. Desde las alturas de la Primera División, Imanol Alguacil (Orio, 1971) y Andoni Iraola (Usurbil, 1982) dan lustre a la comarca del Oria, que este fin de semana llega hasta Vallecas.

Sus ilusiones de infancia viajaron por la N-634, dirección este. Imanol se movió entre Orio y Zubieta –de donde, por cierto, es natural la familia de Iraola– a partir de los 18 años. Solo unos meses más tarde empezó a circular por esa vía el usurbildarra, once años más joven, para formarse en el Antiguoko cuando tenía 9. La llamada del Athletic le llevó a dar el salto a la A-8 como juvenil. Para entonces, había acudido a Anoeta como socio realista a ver sobre el terreno de juego, entre otros, al propio Imanol.

Desde la misma cuenca del Oria ha conocido de primera mano sus trayectorias Mikel Etxarri, lasartearra que fuera secretario técnico de la Real y seleccionador de Euskadi. Empieza por lo primero. «Son dos chavales humildes cuyo comportamiento externo, lo que ves en la calle, transmiten también en el fútbol. Vienen de familias trabajadoras y sencillas, de pueblo, y eso se nota en su personalidad».

Sobre sus cualidades

«Los dos coincidían por su alta concentración sobre el verde y eso mismo han llevado a los banquillos»

Mikel Etxarri

Si el sello de dos familias de Orio y Usurbil forjó su identidad deportista, sus características como futbolistas parecieron emular el carácter escurridizo y de largo recorrido del Oria. Los dos se asentaron en Primera como laterales por banda derecha, regulares en defensa y con generoso caudal atacante.

Etxarri recuerda que «cogimos a Imanol para el combinado de Gipuzkoa que competía en el torneo de Semana Santa. Aún le veo jugando en Oñati contra el Torino. Después de aquello se quedó en la Real juvenil. Era físicamente muy fuerte y prestaba mucha antención al juego, por aquel entonces desde el centro del campo».

Quiso que la carrera de Iraola tomara el mismo cauce, pero no pudo ser. «Soy muy amigo de sus padres desde el colegio así que cuando el coordinador de la base de Zubieta, Juan Mari Lasa, me pidió que intermediara para traer a la Real tanto a Andoni como a Arruabarrena, con cuyo padre había jugado en el Tolosa, le dije que contara con los dos. Pero ocurrió que le había llamado el Athletic y se había comprometido. Como toda la familia, Andoni es humilde, discreto y muy cumplidor, en el fútbol y en la vida misma. Una pena, pero no pudo ser».

Técnicos de éxito

La Real se quedó sin un jugador que «compartía con Imanol su gran concentración en el juego en todo momento. Conocía muy bien sus características y así pasó de ser extremo en las categorías inferiores a reconvertirse en un gran lateral. Tengo la suerte de haberle tenido en la selección de Euskadi».

Sobre su personalidad

«Vienen de familias humildes y trabajadoras y eso se nota. No tienen prisa por ir a sitios mejores»

Mikel Etxarri

La trayectoria profesional de ambos, nacida en el mismo cruce de la N-634, ha desembocado en la dirección técnica de equipos de élite, un mar revuelto lleno de peces gordos donde, no obstante, han demostrado manejarse con maestría hasta el punto de convertirse en dos de los técnicos de mayor proyección de LaLiga. «Pero no están teniendo prisa, ni agobios, de momento, para ir a lugares más destacados de los que están. Viven como son, muy centrados en lo suyo», apuntala Etxarri.

El abrazo que en la previa del partido se den este domingo será el símbolo de la satisfacción del trabajo bien hecho. Iraola ha salvado prácticamente al Rayo Vallecano en su primer año en la máxima categoría –tras alcanzar la semifinal de la Copa– y la Real de Imanol va camino de Europa por tercer año consecutivo. Ambos lideran la consecución de los más altos objetivos que sus clubes establecen en base a los recursos disponibles.

Si sus inicios como chavales guardan paralelismos, sus incipientes pasos como entrenadores de plantillas profesionales también se asemejan. Para empezar, coinciden en el tiempo. En marzo de 2018 Imanol se hizo cargo del primer equipo de la Real hasta final de temporada, sustituyendo a Eusebio. Obtuvo 16 puntos en los 9 partidos que dirigió. En ese intervalo, en mayo, Iraola fue contratado por el AEK Larnaca de Chipre, firmando un contrato de dos temporadas. En sus primeros partidos logró clasificar al equipo para la fase de grupos de la Liga Europa 2018/19 al superar claramente las eliminatorias previas y el 29 de septiembre logró su primer título al vencer en la tanda de penaltis de la final de la Supercopa de Chipre al Apoel.

Imanol gana 3-0

El lema dice que lo difícil no es llegar sino mantenerse y tanto el oriotarra como el usurbildarra han confirmado con el tiempo sus aptitudes para sacar el máximo rendimiento a sus equipos. Imanol regresó al filial txuri-urdin tras su primera aventura en Primera, pero en diciembre de 2018, tras la destitución de Asier Garitano, volvió al máximo puesto de responsabilidad. Hasta hoy. «Ninguno pensábais que iba a durar tanto», bromeaba con los periodistas hace pocas semanas. En esa segunda parte de la temporada logró que el equipo llegara con opciones de clasificación europea hasta la última jornada. La siguiente campaña, la primera en la que hacía la pretemporada al frente de la nave, llegó el billete continental. Y la siguiente. ¡Y la Copa!

Imanol Alguacil

  • Nacido en Orio el 4 de julio de 1971.

  • Inicios. En el Orioko hasta juveniles, cuando pasa a la Real.

  • Futbolista profesional. En el primer equipo de la Real desde la 91/92 hasta la 97/98, Villarreal (98/99 y 99/00), Jaen (00/01), Cartagonova (01/02), Burgos (02/03).

  • Técnico. Orioko, Zarautz, Real juvenil, Sanse y Real Sociedad (desde diciembre de 2018).

Mientras tanto, Iraola, que fue destituido en Chipre en enero de 2019, firmó en julio de ese mismo año como nuevo entrenador del Mirandés, que acababa de ascender a Segunda. Con el equipo rojillo, consiguió llegar a las semifinales de Copa por segunda vez en su historia. Eliminó a tres clubes de Primera como Celta (2-1), Sevilla (3-1) y Villareal (4-2) hasta que fue eliminado por su colega Imanol, no sin plantarle cara (2-1 en Anoeta y 0-1 en Anduva). En julio de 2020 anunció que no continuaría en el club después de haber finalizado en undécima posición con 56 puntos y días más tarde se confirmó su fichaje como nuevo técnico del Rayo Vallecano. Ascendió al conjunto madrileño a Primera y está a punto de sellar la permancia cuando faltan cinco jornadas.

Como técnicos, Etxarri destaca de ellos que «mantienen en el banquillo esa concentración y atención máxima que tenían como futbolistas. Son sabedores de que hay muchas formas y estilos de jugar y las adaptan bien a sus equipos. Han conseguido uniformidad y regularidad en sus plantillas, dominan las características de cada partido y han construido conjuntos difíciles de ganar. Me encantó, por ejemplo, cómo jugó el Rayo en el partido de la primera vuelta en el Reale Arena. A la Real le costó mucho».

Andoni Iraola

  • Nacido en Usurbil el 22 de junio de 1982.

  • Inicios. En el Antiguoko hasta juveniles, cuando es fichado por el Athletic.

  • Futbolista profesional. En el primer equipo del Athletic desde la 03/04 hasta la 14/15, New York City 15/16.

  • Técnico. Juvenil del Antiguoko, AEK Larnaca, Mirandés y Rayo Vallecano (desde agosto de 2020).

El lasartearra, que les conoce desde críos, no se olvida de lo básico. «Siguen siendo tipos normales. Su comportamiento es digno de elogio: no hablan mal de nadie, ni critican. Ahora mismo, son dos chavales ejemplares. Quiero que gane la Real, por supuesto, pero también que después de este domingo le vaya todo bien a Iraola».

De momento, el resultado en sus enfrentamientos es contundente. Imanol gana 3-0. Batió al usurbildarra en los dos partidos de Copa con el Mirandés y también este curso al Rayo en liga. No se sabe hasta dónde llegarán, pero sí dónde empezaron.