«Para una Copa que ganamos, la doblamos»

Carla Bautista, Ane Etxezarreta, Marta Cardona, Nahikari García, Leire Baños y Gonzalo Arconada muestran su felicidad sobre la antigua rotativa que preside la entrada de este periódico. / Mikel Fraile

Carla Bautista, Ane Etxezarreta, Marta Cardona, Nahikari García, Leire Baños y Gonzalo Arconada relatan cómo están viviendo la celebración de su título de Copa | Las jugadoras recorrieron la redacción y la rotativa, compartieron su gesta y anunciaron sus deseos para la próxima campaña

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA

«¡La copa está torcida!», observan las realistas al posar sobre una mesa el trofeo conquistado el sábado en el Nuevo Los Cármenes. «No me lo puedo creer, para una copa que ganamos, y la doblamos», se resigna Ane Etxezarreta, una de las cinco jabatas de Granada que este miércoles visitaron las instalaciones de este periódico acompañadas por su entrenador, Gonzalo Arconada. El galardón de la Copa de la Reina tiene su gracia con su leve semejanza a la Torre de Pisa. A fin de cuentas, esa inclinación es una cicatriz fruto del aluvión de celebraciones casi más intensas que la propia final frente al Atlético de Madrid.

Sergio Ramos ya destrozó una copa del Rey al dejarla caer bajo las ruedas del autobús en el que el Real Madrid festejaba aquel título de 2011. «A ellos luego les dieron otra, pero como nosotras rompamos la nuestra...». Casi sin querer, parecen aflorar las diferencias entre hombres y mujeres en el fútbol (y en casi todos los deportes). Pero ellas, Etxezarreta, Leire Baños, Carla Bautista, Marta Cardona y Nahikari García coinciden en un matiz que no resulta intrascendente. «Esta Copa de la Reina no sentimos que la hayamos ganado las chicas de la Real Sociedad, sino que la ha ganado el club, sin distinción de género. Así lo ha percibido la afición y así nos lo ha hecho sentir a nosotras».

«Soy blanquiazul del Zaragoza, pero con lo que he vivido aquí la Real me ha ganado para siempre» marta cardona, jugadora de la real sociedad

«Está siendo una pasada», conviene Arconada, media vida en banquillos masculinos. Lo que están gozando las jugadoras y cuerpo técnico estos días le recuerda a cuando en 2008 condujo al Numancia a Primera División, el último ascenso del equipo soriano, y «supera» la celebración cuando el Real Unión ascendió en los 90 a Segunda B en plenos sanmarciales. «Soria se volcó igual que lo ha hecho Gipuzkoa. Y ellas están alucinando. Alucinaron en Granada y lo siguieron haciendo al llegar a Zubieta. '¡Qué es esto!', repetían en el autobús. Toda la celebración ha sido inesperada», como quedó demostrado con la anécdota de la ausencia de champán en el vestuario de Los Cármenes, donde las futbolistas regaron a su entrenador con agua y cerveza. «Es que no habíamos preparado ninguna celebración. Todos nuestros planes iban dirigidos a ganar la final».

«Gipuzkoa es ejemplar»

Tras ser recibidas por el director de este periódico, José Gabriel Mujika, la primera parada en su visita es sobre la rotativa antigua que preside el jardín de la entrada a este periódico, para facilitar la fotografía que acompaña a estas líneas. «Aguantará nuestro peso, ¿no?», bromean.

Marta Cardona se pone seria para subrayar el calor que ha sentido por parte de la afición txuri-urdin y las instituciones. «Como soy de Zaragoza, mis colores siempre han sido el blanco y el azul. Y en la Real Sociedad desde que llegué el verano pasado me he sentido como en casa. Con lo que estamos viviendo estos días, me habéis ganado para siempre. Nunca había visto una celebración así. Gipuzkoa resulta ejemplar por la forma en la que vivís el fútbol femenino. Sois especiales», señala la extremo zaragozana que jugó siempre en el equipo maño hasta que el curso pasado fue al Levante.

Sus palabras las corrobora Carla Bautista, campeona de Liga y finalista de Copa la pasada campaña con el Atlético de Madrid, que la cedió a la Real Sociedad. «Nuestra celebración también fue espectacular, pero porque coincidió que los chicos festejaban la Europa League. Madrid, además, es enorme. No esperábamos tanta gente en Donostia», donde le «gustaría seguir» el próximo curso.

«No sabía ni cómo marqué el gol; he debido ver el vídeo del partido y aún se me pone piel de gallina» nahikari garcía, jugadora de la real sociedad

Ya en un despacho, José Gabriel Mujika les reconoció su «mérito» por haber hecho frente –y ganado– «a equipos a los que se supone con más argumentos que vosotras para optar a un título» que durante casi dos semanas las ha convertido «en las mejores embajadoras de la Real Sociedad». Con su hazaña, han brindado «una alegría que por aquí no se vivía desde hace muchos años, desde el ascenso de la Real», apostilló.

Ilusión para el futuro

El director de este periódico se mostró convencido de que el título de Copa «marcará un antes y un después» en la Real Sociedad y ha despertado una ilusión que confía en que «germine» desde el próximo curso.

Leire Baños es optimista al respecto. «Hemos visto a la afición muy animada, y confío en que la próxima temporada acuda más público a Zubieta. Cuando la gente nos ha visto jugar, se ha enganchado», apunta la centrocampista donostiarra.

Mikel Fraile

Todas comparten su ilusión por repetir una temporada de ensueño. «Mejorar es complicado, porque la Copa no se gana todos los años. Pero podemos estar más cerca de los grandes en la Liga». En su deseo, un compañero de redacción propone que la Real Sociedad destine «alguno de los 24 millones que recibirá por el traspaso de Griezmann al equipo femenino». Las futbolistas recogen el guante. «Si mantenemos el bloque, podemos hacer una gran temporada. Tenemos margen de progresión».

El sábado, póster con DV

A las realistas les entusiasmó el póster que les regaló el periódico y que recoge el momento en el que plantilla y técnicos posan con la copa sobre el césped granadino. Será regalado el sábado con la compra de un ejemplar de DV.

Tras mostrar gran interés en el funcionamiento de la rotativa y con el poso que da el paso del tiempo, las jugadoras revivieron dos instantes claves de la final: el 0-1 y el 2-1. En el primer gol, Etxezarreta es sorprendida por Esther. «Yo retrocedo y no me doy cuenta de que ella se para, y cuando le llega el balón intento tapar el hueco pero era tarde. Me dolió, porque era mi marca. Luego me rehice y la pude controlé».

«Cuando la afición nos ve jugar, se engancha al equipo; confío que vaya más gente a Zubieta» leire baños, jugadora de la real sociedad

El tanto del triunfo surgió de las botas de Kiana Palacios, con un balón aéreo remitido a Baños. «Si soy sincera, quería controlarlo pero como vi que no iba a llegar al balón, me centré en pegarle y ver si Nahikari lo metía. Cuando vi que el balón entraba... ¡buah! Qué maravilla. Qué subidón». La Copa era txuri-urdin.

Nahikari ha recurrido al vídeo para recordar su remate. «No sabía ni cómo le había pegado –admite la de Urnieta–. Solo que tiré y entró. Fue un momento único que nunca olvidaremos y en la portería donde estaba nuestra afición. He visto varias veces el partido y aún se me pone la piel de gallina». Y así siguen, vibrando y festejando un título que ha hecho historia en Gipuzkoa.

Para rematar, llamaron la atención las palabras de Cardona. «No quiero parecerme al fútbol masculino. Prefiero cobrar infinitamente menos y mantener nuestra naturalidad en el campo y la vida». Amén.