Los jugadores de la Real celebran un gol. / manuel lorenzo

Real Sociedad

Las consecuencias para la Real Sociedad de la victoria del Betis en la Copa

El triunfo de los andaluces sobre el Valencia es, a priori, más beneficioso para los intereses de los realistas

Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA

¿Cómo afecta la victoria del Betis en la final de Copa ante el Valencia para los intereses de la Real Sociedad? Los aficionados realistas han seguido con un ojo este partido, que tan buenos recuerdos dejó tras la histórica victoria de hace un año ante el Athletic. En este caso, la Real ha seguido el encuentro desde el sofá pero sabiendo que la victoria de uno u otro tendría sus consecuencias.

Y es que el triunfo del Betis a los penaltis en la final de La Cartuja es, a priori, una mejor noticia para los realistas que si lo hubiera hecho el Valencia. ¿Cuál es la razón? El reparto de las plazas europeas. Ahora mismo, tal y como está el campeonato, restan cinco jornadas para el final. Los cuatro primeros clasificados acceden directamente a la Champions League, el quinto y el sexto a la Europa League, y el séptimo a la Conference League.

Como la victoria en la Copa asegura el pase a la Europa League, el Betis ya tiene su hueco garantizado. Con lo cual, siempre y cuando los de Manuel Pellegrini acaben entre los seis primeros clasificados, como están ahora, la Real necesitaría acabar entre los siete primeros para ir a Europa. Es decir, con la foto actual, la Real iría a la Europa League. Si acabara séptima, iría a la Conference. También puede suceder que el Betis no finalice entre los seis primeros, por lo que en ese caso el quinto iría a la Europa League, el sexto a la Conference y el cuadro andaluz ocuparía la otra plaza de la Europa League.

Al igual que sucedió la pasada temporada, si el Villarreal gana la Liga de Campeones y acaba séptimo en Liga habria cinco representantes en la máxima competición y dos en la Europa League (quinto y sexto). En este caso no habría representante español en la Conference.

Con todo, los realistas se jugarán el todo por el todo en esta recta final, que se presenta tan apasionante como exigente. Y es que el calendario es de armas tomar, con rivales imponentes pero también otros que se juegan la permanencia. Rayo Vallecano, Levante y Cádiz son ejemplos de esta necesidad por mantener la categoría, mientras que el Villarreal y el Atlético de Madrid son representantes de la nobleza.

Pese a acabar la Liga ante estos dos rivales tan formidables, también cabe la posibilidad de que ambos conjuntos ya estén clasificados o con poco en juego, por lo que podrían ser rivales algo más accesibles. Eso sí, la recta final será muy interesante. Y la Real ya sabe que debe acabar entre los siete primeros para jugar la temporada que viene en Europa.