Concentración total

Roberto López Ufarte
ROBERTO LÓPEZ UFARTE

Después de dos partidos con errores de bulto y grotescos, la Real debe recuperar la concentración durante los noventa minutos de juego. Debe ser total. El mismo Imanol comentó con acierto que al Getafe le regalamos dos goles con una mano innecesaria que provocó el gol de falta y la escasa contundencia en la marca del segundo, y más de lo mismo contra el Omonia. Los chipriotas pudieron salir goleados de Anoeta, pero una jugada desafortunada entre Aritz Elustondo y Remiro hizo que la afición se pusiera nerviosa y si continúan los errores pueden empezar a pasar cosas raras. Esos pequeños detalles pueden hacer que el equipo pierda confianza y, lo que puede ser peor, privarte de una temporada excelente, por lo que es clave volver a dejar la portería a cero.

Lo importante es que se ganó y nadie se acordará en un mes de si se jugó bien o mal ante un equipo tan débil como el Omonia. El Espanyol que nos visita esta tarde es un equipo irregular, capaz de lo mejor y de lo peor. Perdió contra el Rayo Vallecano en su primer partido en casa, luego ganó en San Mamés al Athletic y después ha caído de nuevo ante su afición contra el Sevilla. Cuentan con jugadores rápidos como Braithwaite; Joselu como goleador a la vieja usanza; y finos como Darder, que interviene mucho en el juego con su técnica y pases filtrados.

La Real debe seguir acumulando puntos para no distanciarse de los puestos de cabeza. El hecho de jugar el jueves no tiene que servir de excusa porque soy de los que piensa que Imanol cuenta con una buena plantilla, como se demostró con la inclusión de Guevara, Rico –con apenas un entrenamiento– y Karrikaburu en el once inicial, Jugadores importantes como Silva o Zubimendi tuvieron descanso y podrán dar el 100% tanto hoy como en los partidos en los que se les requiera.

Los recuerdos que tengo de mi época de jugador son que, antes de un parón de selecciones o de un descanso, siempre era muy importante para la moral ganar el partido e irte a los pocos días de fiesta que tendrán con buenas sensaciones. Si pierdes quieres jugar el siguiente partido cuanto antes y son dos semanas que se hacen interminables.