Real Sociedad

Cita de estrellas en el adiós de Mikel Alonso

Periko Alonso, Jon Alonso, Mikel Alonso, con su hijo Adur en brazos, su pareja Enara Tejadas, Jon Alonso y Xabi Alonso, ayer en Berazubi. / REPORTAJE GRÁFICO DE IÑIGO ROYO Y USOZ
Periko Alonso, Jon Alonso, Mikel Alonso, con su hijo Adur en brazos, su pareja Enara Tejadas, Jon Alonso y Xabi Alonso, ayer en Berazubi. / REPORTAJE GRÁFICO DE IÑIGO ROYO Y USOZ

Su hermano Xabi, Prieto, Rekarte, Llorente y otros ilustres realistas hicieron las delicias en Berazubi | Los veteranos de la Real y del Antiguoko empatan a uno en un recinto tolosarra que presentó un lleno a rebosar

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Minuto 88. Se para el juego para que Mikel Alonso sea sustiuido. En ese momento se abraza con sus hermanos, Jon -que arbitró el partido- y Xabi, levanta la mirada para despedirse de la grada y dice adiós emocionado con la mano mientras se enfunda la sudadera en el banquillo. De esa manera tan sencilla pero emotiva ponía fin a una carrera de veinte años de futbolista profesional ante la mirada cercana de los suyos, sus aitas Periko e Isabel, su hijo Adur y su pareja Enara.

1 R. SOCIEDAD

Llorca; Rekarte, Gurrutxaga, Boris, Asorey; Xabi Alonso, Mikel Alonso; Prieto, Gari Uranga, Gabilondo; Llorente. Tras el descanso formaron Iker Álvarez; Rekarte, Zabala, Boris, Asorey; Aizpurua (Larrea), Urzelai (Gabilondo); Prieto, Brit, Zudaire; Loinaz.

1 ANTIGUOKO

Albéniz (Ezkurdia); Ríos, Alberdi, Larrainzar, Rafita; Larrea, Barandi; Bláquez, Asensio, San José; Braaten. Tras el descanso jugaron Vicente; Olondris, Fagoaga, Azpilikueta, Txoperena; Xabi Alonso, Mikel Alonso; Saizar, Altuna, Elgorriaga; Careaga. También partiparon Ayerbe, Egaña, Richi y Ona.

Goles:
1-0, min. 33: golazo de Xabi Prieto de vaselina al palo largo. 1-1, min. 57: remate de Altuna al larguero cuyo rechace aprovecha Careaga.
Árbitro:
Jon Alonso. Impecable labor. Señaló un claro penalti a favor de la Real por mano tras cabezazo de Loinaz.
Incidencias:
lleno en Berazubi.Xabi Prieto le hizo entrega de una camiseta con el número 22 a Mikel Alonso y el Antiguoko también le regaló otra celeste con el 8 que llevaba en su época juvenil. Los compañeros del División de Honor juvenil de entonces le obsequiaron con una txapela de recuerdo.

Un partido entre los veteranos de la Real y el Antiguoko, los dos clubes que han marcado su carrera, sirvió de despedida en Berazubi, el mismo campo en el que su aita Periko Alonso dijo adiós con un encuentro entre la Real y un combinado de jugadores de Primera División. «Puede parecer mentira, pero mi primer recuerdo de fútbol es de aquel partido. También di aquí mis primeras patadas a un balón con mi hermano Xabi. Y en este campo fue mi estreno profesional con el Sanse. Que haya podido despedirme en Tolosa, donde empezó todo, ha sido como cerrar el círculo para mí», reconocía embargado por la emoción.

En una familia con un aita bicampeón de Liga con la Real y un hermano ganador de un Mundial, hacerse un hueco en el fútbol no le habrá resultado fácil, pero el camino que ha recorrido ahí queda. Ha jugado 104 partidos con la Real en Primera División y otros 28 con el Tenerife, siendo subcampeón de Liga en 2003 con aquel equipo de Denoueix. Con el Bolton conoció la Premier y disputó la Europa League en 2007 con una inolvidable visita al Allianz Arena para medirse al Bayern de los Schweinsteiger, Ribery, Kroos y Podolski. En el Numancia firmó el gol del ascenso a Primera en 2004. Charlton Athletic y Real Unión también le tuvieron en sus filas. Batallitas suficientes para contarle un día a su hijo Adur, que nació el mes pasado y con el que posó en brazos en su despedida como en el pasado hizo su aita con él.

Pero el gran legado de Mikel Alonso en el fútbol ha sido el cariño que ha sabido granjearse entre sus compañeros y que ayer se sintió en Berazubi. Nadie quiso perderse un acontecimiento tan señalado, ni siquiera el internacional noruego Daniel Braaten, al que conoció en su etapa en el Bolton, que llegó desde Oslo para estar con su amigo. De su época de la Real no faltaron los Xabi Prieto, Rekarte, Gurrutxaga, Llorente, Gabilondo, Gorka Larrea, Gari Uranga o Boris, que vino desde Asturias, además de otros como Pablo Llorca o Asorey con los que coincidió en el Sanse.

El Antiguoko estuvo formado por compañeros que empezaron con él a los 11 años y que con el tiempo se transformaron en grandes amigos, casos de Jon Albéniz, Jokin Ayerbe, Joseba Barandiaran, Beñat San José -que acaba de ganar la Liga chilena entrenando al Universidad Católica-, David Asensio, Rafa Piñero, que llegó desde Barbastro... La despedida homenaje a Mikel permitió juntar al mejor equipo de la historia del Antiguoko, aquel que en 1999 estuvo a punto de jugar la final de la Copa del Rey juvenil y que estuvo representado por Javi Olondris, Jon Ríos, Iban Fagoaga, Ignacio Azpilikueta, Mikel Txoperena, Patxi Elgorriaga, Jon Altuna, Gaizka Saizar, David Careaga, Gorka Vicente, Xabi Ezkurdia, Unai Egaña, Jorge Pinto y Jon Ayerbe, que vino desde Alemania. Aritz Aduriz, que el lunes juega con el Athletic frente al Girona, no se vistió lógicamente de corto aunque acompañó a su amigo en un día tan especial. No pudo hacerlo Andoni Iraola, entrenador del AEK Larnaca chipriota.

En lo que respecta a lo sucedido sobre el césped, los aficionados disfrutaron con un partido que los contendientes se tomaron en serio. La Real se adelantó con un gol de Prieto, Gabilondo estrelló un balón en el larguero desde el centro del campo y Loinaz falló un penalti en la segunda parte. Todo ello sucedió antes de que David Careaga empatase tras aprovechar un remate de Altuna al larguero. Lo deportivo ayer quedó en un segundo plano.

Más

 

Fotos

Vídeos