Real Sociedad

Cinco de aquellos jugadores, en las plantillas de Real Sociedad y Athletic

Iñaki Sena, director deportivo de la Federación Vasca, enseña la foto de Zubeldia con la copa./ARIZMENDI
Iñaki Sena, director deportivo de la Federación Vasca, enseña la foto de Zubeldia con la copa. / ARIZMENDI

Además de Zubeldia y Nolaskoain, también estaban en aquel equipo Mikel Oyarzabal, el meta rojiblanco Unai Simón y el central Unai Núñez

M.G.SAN SEBASTIÁN.

Euskadi ganó con autoridad aquel Campeonato Autonómico tras superar en la final por 3-0 a Madrid con un equipo que se sustentaba en un gran portero como Unai Simón, la pareja que formaban en el centro del campo Zubeldia y Nolaskoain, el desborde de Oyarzabal en zona de tres cuartos y los goles de Villalibre arriba. Sin embargo, en semifinales el duelo contra Baleares no fue nada sencillo y se tuvo que dilucidar en los penaltis.

Sena recuerda que «la actuación de Unai Simón fue determinante. En el partido ya detuvo un penalti pero es que la tanda decisiva paró otros dos lanzamientos. Fue clave para que jugásemos la final».

El actual inquilino de la portería de San Mamés, que llegó a Lezama procedente del Aurrera de Vitoria, era entonces «un guardameta muy completo. Lo tenía todo. Era muy serio en su comportamiento, lo que le permitía liderar a la defensa. Por arriba iba muy bien. Blocaba muy alto los balones y tenía un gran juego con el pie, lo que nos daba mucho en la iniciación del juego. Mi duda entonces era ver cómo iba a poder superar a tantos porteros como tenía por delante, con los Herrerín, Kepa, Remiro y demás. Pero se ha encontrado con esta oportunidad y la está aprovechando muy bien».

«Oyarzabal era el que más desborde tenía. En el fútbol moderno es una cualidad muy apreciada»

El director deportivo de la Federación Vasca destaca el trabajo que se está haciendo en Lezama con los guardametas. «El otro día me decía Miguel Ángel España, entrenador de porteros de la Federación Española, que el caso del Athletic en la formación de porteros es único en el mundo. Tiene a Herrerín, el Chelsea le ha pagado 80 millones por Kepa, está Remiro, Unai Simón... Pero que nadie olvide que por debajo vienen Hodei Oleaga y Christopher, que ya ha ido con la sub-20 de Camerún. En la Real no sé que pasa que no terminan de salir».

Así como Simón, Zubeldia y Nolaskoain están dando sus primeros pasos en la máxima categoría, en el caso del azkoitiarra como titular, Mikel Oyarzabal ya es todo un veterano. Cinco meses después de aquel torneo debutó en Primera con Moyes y ahora ya acumula 117 partidos con la Real, en los que ha marcado 24 goles y dado 20 asistencias. Ha heredado el '10' de Prieto y ha portado el brazalete de capitán. «Mikel era el jugador con más desborde de aquella selección y lo sigue teniendo. En el fútbol moderno es una cualidad muy apreciada, por eso su cotización es tan alta. Se iba con facilidad en el mano a mano, por habilidad y por potencia, y en defensa era muy trabajador. Solía jugar en la banda izquierda o de segundo delantero por detrás de Villalibre. Lo que está haciendo en la Real a su edad muy pocos lo han conseguido».

«Ya se veía que Simón era un gran portero. Gracias a él llegamos a la final, porque paró tres penaltis»

Unai Núñez completa el quinteto de jugadores que integran alguna de las dos plantillas profesionales. En este caso, el portugalujo no era titular en aquella selección, porque dos compañeros del Athletic estaban por delante, Baqué y Xiker, este ahora en el Sanse. Sena dice de él que «era el clásico central vasco de toda la vida. Era muy grande y en el juego aéreo se las llevaba todas. Uno de esos jugadores que ganan las disputas. Prefería jugar más en largo que en corto y nosotros buscábamos sacar el balón controlado desde atrás. Estaba en el Athletic juvenil y Baqué y Xiker ya lo hacían en el Basconia, un peldaño por encima. Por eso en la final no nos decantamos por él».

«Unai Núñez era el clásico central vasco de toda la vida. Se llevaba todos los balones por arriba»

Asier Villalibre, que ayer entrenó con el primer equipo en Lezama, era el delantero centro. Sena tiene muy buenas palabras para el de Gernika. «En aquella época nos aportaba muchos goles. Andaba muy bien y era de los que no teníamos dudas de que iba a llegar, aunque le está costando más que a otros. Recuerdo que un partido le dejamos en el banquillo y nos pusimos perdiendo 1-0. Entró en la segunda parte y en cinco minutos ya había marcado dos goles. En juveniles era un delantero que marcaba las diferencias».

 

Fotos

Vídeos