Real Sociedad

Siguen las negociaciones por Navas

Charla entre Alguacil y Navas al principio del entrenamiento./Unanue
Charla entre Alguacil y Navas al principio del entrenamiento. / Unanue

Real y Osasuna no arrojan la toalla mientras Imanol da cariño al jugador | El sevillano quiere jugar en el conjunto rojillo, que le garantiza dos temporadas de contrato más una adicional

JON MUNARRIZ

Real y Osasuna mantienen abiertas las negociaciones por Navas después de una semana en la que las conversaciones no han cristalizado en acuerdo alguno. El conjunto navarro quiere al central andaluz y éste ve con buenos ojos recalar en Pamplona, donde le ofrecen un contrato por dos temporadas más una tercera adicional. La situación puede desbloquearse con una pequeña cantidad de traspaso y una serie de variables por objetivos tales como la permanencia del equipo rojillo en Primera División.

Mientras tanto Imanol dio cariño a su jugador en el entrenamiento. El central se dirigió directamente hacia el técnico para fundirse en un abrazo antes de mantener una conversación con él, mientras sus pocos compañeros empezaban el entrenamiento. Una corta charla que duró cinco minutos pero que resultó significativa.

El entrenamiento estuvo marcado precisamente por las ausencias. En una mañana pasada por agua, solo diez jugadores de campo saltaron a las instalaciones del José Luis Orbegozo. El entrenador oriotarra quiso dar descanso a muchos de sus futbolistas tras los dos últimos partidos de pretemporada ante Osasuna y el Eibar en la Euskal Herria Txapelketa y citó en el entrenamiento a muchos de los jugadores a los que dio descanso para el partido del sábado contra el conjunto armero.

Oyarzabal, Gorosabel, Sangalli, Portu, Januzaj, Le Normand, Aihen y Merino, que descansaron el sábado en Tolosa, hicieron acto de presencia en Zubieta. Aun así, Imanol quiso que también estuvieran presentes Pardo y Navas, que sí disputaron algunos minutos en Tolosa.

Sesión de recuperación

En cuanto a lo deportivo, el entrenamiento no se caracterizó por un alto nivel de exigencia. El míster txuri-urdin y sus acompañantes planificaron una sesión de recuperación, sin mucho esfuerzo físico para los jugadores. Por primera vez en mucho tiempo, el balón no fue el principal protagonista, aunque siguió siendo el eje de centrar de la sesión de trabajo. Algunos rondos y vueltas al césped, pero sin una exigencia tan alta.

Sin embargo la portería ofreció un panorama distinto. Llopis preparó un entrenamiento mucho más intenso que el de los jugadores del campo. El preparador de porteros quiso fortalecer las salidas por alto de los guardametas, punto débil durante los partidos veraniegos, y el juego con los pies, cualidad importante para el proyecto futbolístico que propone Imanol. Coincidieron los cuatro porteros sobre el verde del José Luis Orbegozo: Remiro, Moyá, Zubiaurre y Rulli, a la espera de que se haga oficial la salida del arquero argentino.

También apareció por las instalaciones Aritz. El beasaindarra, lesionado desde hace unas semanas, visitó Zubieta para entrenarse a parte y en solitario en el campo Z2. A pesar de que el defensor no podrá estar para el primer partido de liga por acumulación de tarjetas.

La Real ya trabaja con la mira puesta en el debut liguero que le medirá al Valencia. Los jugadores descansarán este lunes, aunque volverán a Zubieta mañana a la mañana para llevar a cabo el último entrenamiento a puerta abierta de la semana a las 10.00 horas. Las sesiones del miércoles, jueves y viernes, previas al partido de liga serán a puerta cerrada. El viernes el conjunto blanquiazul pondrá dirección a Mestalla para el debut liguero el sábado a las 19 horas.